Compartir
Publicidad

Una receta para cada día de la semana: siete ideas para cenas fáciles y rápidas para niños

Una receta para cada día de la semana: siete ideas para cenas fáciles y rápidas para niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con niños en casa, cuando llegamos a la cena ya estamos a medio gas (en el mejor de los casos,) faltos de inspiración y con pocas ganas de meternos en la cocina.

Ya estemos de vacaciones o con los peques en casa, necesitamos ideas fáciles y rápidas que nos solucionen la cena con poquitos ingredientes y poco tiempo de cocina. Ahí van unas cuantas soluciones.

1. Tostas de mil sabores

Tostas

Un buen pan e ingredientes de calidad y ya podemos montarnos una cena completísima para comer con las manos, que es lo que pega en verano. La de la foto es de jamón serrano con queso brie y mermelada de tomate, pero las opciones son infinitas:

  • Con salmón ahumado: La versión básica puede ser con queso de untar y las lonchas de salmón encima y, si nuestros hijos no tienen miedo de experimentar, cortar chiquitito cebolla y alcaparras y mezclarlo con limón es el 'topping' ideal.
  • Con aguacate: Se trata de un ingrediente de moda porque es muy beneficioso para la salud y suele ser bien aceptado por los niños (qué pena que el precio lo convierta en artículo de lujo). Untando aguacate como si fuera mantequilla en el pan, cualquier complemento es bien recibido arriba: queso, huevos revueltos, embutidos, tomate natural y atún...
  • Con pisto: Colocando un poco de pisto (se puede comprar hecho) y encima trocitos de pescado en conserva o a la plancha, un huevo escalfado/ a la plancha/ cocido y cortado en rodajas... conseguimos una cena muy completa en un par de minutos.
  • A la carta: Llevar todos los ingredientes a la mesa y que cada uno se monte su propia receta: tomate rallado (se le puede añadir aceite y un poco de ajo) o en rodajas, un plato con embutidos, unos pimientos fritos, unas rodajas de lomo en aceite, mojama... Así puedes ir variando de sabores y los niños tal vez se animen a probar algo nuevo.

2. Tortillas con gracia

Tortilla

La tortilla francesa seguramente sea la receta más socorrida para las cenas de los niños. En esto no hay problemas intergeneracionales. Sin mucho más trabajo que el que da la clásica tortilla francesa (que, por cierto, se convierte en una tosta/bocata estupenda untando el pan con mayonesa y poniéndole rodajas de tomate natural encima), podemos conseguir recetas vistosas y "camuflar" ingredientes como la verdura en esta socorrida preparación:

  • De verduras: Están muy ricas salteando la verdura con un poco de aceite en la sartén antes de mezclarla con el huevo, pero si andamos mal de tiempo, ahí está nuestro amigo el microondas, que nos hace el trabajo en un momento (si no tenemos cacharros de esos de meter al vapor, un plato con papel film encima y unos cuantos agujeros hace la misma función). Aquí os dejamos una receta de tortillitas de calabacín, uno de los vegetales más agradecidos para hacer tortillas.
  • De pescado: La tortilla de bacalao es una auténtica exquisitez a la que incluso los niños menos pescaderos pueden resistirse. Para casos difíciles, se puede servir con un baño de salsa de tomate casera por encima que, además le da un toque de sabor buenísimo.
  • Rellenas: ¿Por qué limitarnos a los cuadritos de jamón y de queso de toda la vida? Prueba a saltear con mantequilla unos trocitos de manzana y añadir queso brie para un resultado increíble o tomate natural con albahaca para una tortilla extra-jugosa.

3. Humus

Humis

Es fácil, rápido, se hace con pocos ingredientes y encima estamos comiendo legumbres. Lo único es que hay que tener tahini sí o sí porque es lo que le da el saborcillo característico. En casa lo preparamos con un bote de medio kilo de garbanzos de bote, el zumo de un limón, una cucharada sopera de tahini, un diente de ajo y un buen chorreón de aceite de oliva. Yo no le pongo sal porque los garbanzos de bote ya llevan. Ponemos el bol en medio y todos vamos dippeando con diferentes tipo de pan (de pita, regañás, tostadas), o con verduras (zanahorias o apio cortadas en bastones, endivias...).

Conviene hacer de sobra porque esta pasta es un auténtico salvavidas. Nos sirve de snack saludable en cualquier momento del día y se puede utilizar para alegrar otros platos, por ejemplo untando la tortilla de nuestro wrap antes de añadir el resto de ingredientes o como acompañamiento de pescados y carnes.

4. Ensaladas con chicha

Tabule

Los mayores podemos pasar con una ensaladita light para la cena, pero cuando va a ser el plato único de los niños lo suyo es que lleve algo más para hacerlo más completo. Una ensalada muy socorrida es el Tabulé. La receta clásica lleva cus cus, pepino y tomate y cebolleta cortados chiquititos, perejil y hierbabuena fresca picada, limón exprimido y aceite.

Por supuesto, sobre esta base podemos jugar con todo tipo de ingredientes: atún, aguacate, frutos secos (no para los mejores de 5-6 años), aceitunas sin hueso (y cortadas a lo largo si hay niños pequeños), daditos de queso blanco, pasas, maíz, espinacas crudas, champiñones... (la clave es que vaya cortado todo muy chiquitito). También podemos jugar cambiando la base de la ensalada y sustituir el cus cus por quinoa o por bulgur, ambos cereales con muy buenas propiedades nutricionales.

5. Nuggets de pollo y avena

Nuggets

Aquí viene la versión sana (y con más sabor de los típicos filetes empanados). Y claro, con el atractivo de que se comen con los dedos y se puede mojar en salsita.

Hace falta pollo cortado en daditos, fingers o como más nos guste, pero siempre que queden más o menos del mismo tamaño para que tengan el mismo tiempo de cocción. Si tenemos tiempo, macerar los filetes en leche unas horas los dejará más suaves y jugosos. Después, se hace una mezcla con harina de avena, ajo en polvo, perejil, sal, pimienta y queso parmesano. Rebozar cada trocito y colocarlos en la bandeja del horno 20 minutos por cada lado.

Si nos curramos unas salsitas caseras ya es la monda y aquí van dos opciones super fáciles: * Salsa de yogurt: Batir yogurt natural con ajo, lima o limón, cualquier hierba, sal y pimienta al gusto. * Salsa barbacoa: La receta la tienes aquí. * Salsa de roquefort (o queso azul) fácil: Se pone en un cazo 400 gramos de nata para cocinar y 100 de queso, removemos hasta que se derrita y, si se quiere, añadimos pimienta y ya está lista.

6. Gazpacho customizado

Gazpacho

No se puede hacer una propuesta de menú veraniego sin incluir el gazpacho en alguna de sus variedades. Es comenzar el calor y estar presente al menos en una comida al día. No se si pasa en el resto de España, pero en muchas casas andaluzas se hace un gazpacho bastante aguado y toma muy frío como si fuera zumo en cualquier momento del día.

¿Por qué no atreverse a cambiar algunos de los ingredientes básicos o añadir otros para obtener combinaciones sorprendentes? Aquí te proponemos una receta de Borsch frío, una sopa de origen ucraniano que adaptamos para los calores de por aquí. Solo hay que batir dos remolachas de las que vienen envasadas, tres tomates, un cuarto de cebolla y un yogurt o crema agria y añadir aceite, vinagre y sal para tener una sopa a tope de sabor. Aquí, más recetas de cremas frías.

7. Mini hamburguesas

Hamburguesas

Otro formato salvavidas para los padres porque les encantan, se pueden hacer muchas y congelar y, además, son perfectas para "camuflar" sabores para niños tiquismiquis con la comida. Solo con añadir a la carne picada cebolla frita, miga de pan, un huevo y alguna especia (como clavo o comino), obtendremos unas hamburguesas extra sabrosas. También se pueden rehogar todo tipo de verduras cortadas en trozos chiquititos y añadirlas a la masa (las de espinacas con pollo están buenísimas).

Añadirles queso es una maravilla porque se va derritiendo a la vez que se hace la carne y aporta una jugosidad extra. ¿Y por qué limitarnos a un tipo de carne? Las mezclas de vacuno con cerdo o pollo funcionan muy bien. Si tenemos picadora o un carnicero con tiempo, se pueden hacer combinaciones más osadas como añadir un poco de bacon, jamón o chorizo a la carne picada. Por supuesto, las hamburguesas de pescado o vegetarianas también son una magnífica opción. Ahora solo hace falta meterlas en sus mini panes y servirlas.

Más recetas veraniegas

Pizzas individuales de sobrasada, miel, nueces y piñones

Pastelitos de patata y atún. Receta fácil para la cena

Pizza casera de choribacon, receta fácil para las cenas familiares

Fingers de rape con mayonesa de lima. Receta para disfrutar en familia

Verano y niños: 13 recetas fresquitas para sobrellevar mejor el calor

13 recetas refrescantes con sandía para los más pequeños

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos