Publicidad

11 ideas sencillas y prácticas para que las comidas no se coman nuestro tiempo, nuestra salud y nuestras vacaciones
Nutrición Infantil

11 ideas sencillas y prácticas para que las comidas no se coman nuestro tiempo, nuestra salud y nuestras vacaciones

Publicidad

Publicidad

Dicen que un hábito se convierte en una rutina cuando hemos conseguido repetirlo durante 21 días, no sé si es verdad, no he llegado a comprobarlo pero quizás el verano y las vacaciones puedan ser el momento perfecto para conseguirlo.

¿Nos proponemos que lo del menú en casa se convierta en algo sencillo en lo que participemos todos?

Hoy os traemos 11 ideas o tips (como se dice ahora…) para que el tiempo que no tenemos no se convierta en un problema a la hora de alimentarnos, para que las comidas no se coman nuestro tiempo, nuestra salud y nuestras vacaciones.

Sí, 11 ideas sencillas y fáciles si todos nos encargamos que se supone que esto de las vacaciones es para todos y no sólo para algunos en la familia, ya me entendéis.

¿Recuerdas cuando no tenías niños en casa y tenías tiempo de preparar deliciosas recetas? Bueno, pues ahora con niños es algo más complicado pero no imposible además, antes cocinábamos un poco más por placer y ahora por necesidad, de comer, de alimentarnos y de estar saludables ¿no son motivos más que suficientes como para adoptar estas ideas? …o al menos alguna de ellas.

Sinceramente: la falta de tiempo es mala excusa

180215697 Edited

Vamos a poner las cartas sobre la mesa ¿cuánto tiempo se tarda en hacer unos huevos fritos, en preparar una ensalada y romperlos encima?¿cuánto se tarda en preparar unos huevos revueltos y emplatarlos sobre una rebanada de pan con aceite de oliva y ponerles unos tomates por encima?

Lo que se tarda por ejemplo en preparar un salmorejo no supera los treinta minutos y tienes un primer plato redondo para una cena de verano, por ejemplo.

Así que lo primero: la falta de tiempo no es excusa, digo que no tengo tiempo pero realmente quiero decir otra cosa…

Cocinemos un poco más de lo que vayamos a consumir

Y después distribuyamos las raciones que hemos cocinado de más en recipientes distintos, unos irán a la nevera para consumirlos en un par de días o tres como mucho, el resto al congelador y ya tenemos preparada alguna comida del mes próximo, por ejemplo.

De hecho, se puede hacer una primera preparación para comer ese mismo día y después ir reinventándola para recetas posteriores a partir de esa base.

Las enchiladas o los burritos de pollo, por ejemplo, son una solución para aprovechar las pechugas que quedaron del día anterior pero sin que se note que son las del día anterior. El camuflaje en la cocina es toda una técnica y no, no es tan complicado.

Planificación

494414531

A ver, nos ponemos después del desayuno o de la cena, cuando estemos todos juntos y dejamos que los niños también participen en la planificación de los menús de la semana. Es la mejor forma de conseguir que sean más o menos al gusto de toda la familia y a la vez lo suficientemente equilibrados para todos.

Misión: hacer la compra

Sí, normalmente lo de la compra lo hacemos cuando tenemos un hueco o bien mamá o papá pero, estamos de vacaciones así que podemos plantearnos que ir a hacer la compra una vez por semana puede ser una “misión” en la que participe el conjunto de la familia.

Planificar lo que vamos a comprar en base a los menús que ya hemos previsto con anterioridad nos ayuda a no desperdiciar tanta comida, a no gastar en exceso y a emplear el tiempo de una forma más productiva.

Niños ¡a la cocina!

Cocinando

Sí, aprovechemos que están en casa y hagamos que cocinar forme parte de sus rutinas como ir a la piscina o jugar a la consola. Con ayuda y tutela de un adulto pueden perfectamente participar en numerosos procesos como lavar el producto, emplatarlo o incluso en algunos casos y dependiendo de la edad, pueden incluso utilizar el fuego y los cuchillos.

Hay padres y madres que aprovechando las vacaciones se toman su tiempo para enseñar a sus hijos a utilizar los cuchillos y evitar posibles accidentes. Hay platos que les encantará preparar sobre todo aquellos que tengan alguna masa en su elaboración como las pizzas o las focaccias, preparar pasta fresca con los niños puede ser deliciosamente divertido y no, no es complicado en absoluto.

La olla a presión

Vamos a ver, si tenemos poco tiempo es la herramienta perfecta para preparar la comida principal del día, por ejemplo. Y podemos seguir la misma máxima mencionada antes, una misma preparación nos puede servir para varias comidas o cenas a lo largo de la semana.

La olla de cocción lenta

Son muy útiles en general y más en verano porque son un sustituto perfecto para el horno, por ejemplo y así evitamos recalentar más la casa y sobre todo la cocina que a veces se nos quitan las ganas de cocinar precisamente por el calor ¿a vosotros no os pasa?

Algunas de las recetas que se elaboran con este tipo de herramientas no es que requieran de una preparación especialmente complicada más allá de poner todos los ingredientes al mismo tiempo y cerrar la olla. Ni sofritos ni rehogados ¿no hablábamos antes de dejar cocinar también a los niños?

Una sola vez para toda la semana

Comidas Papas

A ver que ha salido un día nublado y lo vamos a aprovechar en la cocina porque no apetece bajar a la playa o ir a la piscina todo el día.

Ese día se pueden elaborar distintas recetas y organizar su consumo durante el resto de la semana, volvemos a apoyarnos en la planificación de la que habíamos hablado antes.

La batidora es nuestra amiga

Y de toda la familia. La batidora, la de vaso sobre todo si la tenemos o sino la de brazo de toda la vida, nos puede proporcionar unos deliciosos smoothies (como se llama ahora a los batidos sin lácteos) de frutas y verduras o unos tradicionales batidos para merendar, para desayunar o para acompañar a la cena que son tan deliciosos, refrescantes y sanos que casi no nos lo podemos ni creer.

¿No estáis siempre pensando en cómo hacer para que los niños coman más fruta y verdura? ¡Pues aquí tenéis a una estupenda aliada para conseguirlo!

Preparando la comida para la playa

Playa Ninos 1

A ver que no todo tienen que ser tristes sándwiches para ir a la playa, que podemos preparar unos deliciosos menús con un poco de imaginación y un toque de ganas. ¿Habéis probado a preparar deliciosas ensaladas en tarros de cristal y meterlas en la nevera de la playa? Sí, puede ser un plato completo y delicioso, sólo hay que tener la precaución de llevarlos siempre de pie y claro que los niños pueden elegir los ingredientes de la suya, por ejemplo.

La idea es barata, respetuosa con el medio ambiente porque el cristal es reciclable y siempre tenemos frascos chulos en casa y además, es una propuesta apetecible para pasar un día enterito de la playa.

Al chiringuito sin remordimientos

A ver que si un día hay que comer fuera de casa ¡pues se come!

Ni nos vamos a sentir culpables ni nada por el estilo que a fin de cuentas estamos de vacaciones pero tampoco deberíamos ignorar lo que pedimos sobre todo si vamos con los niños, un poco de manga ancha sí pero descontrol desmedido quizás no sea lo más acertado ¿no os parece?

Vía | npr.org
Fotos | iStockphoto
En Bebés y más | Una alimentación sana y una buena hidratación: así combaten los más pequeños el calor | Comer y cocinar, la salud que ponemos en el plato cada días ¿has pensado cómo comes? | Los comedores escolares ya han cerrado y ahora ¿qué pasa con los niños que sólo comían cuando iban al colegio?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir