Compartir
Publicidad

Potitos o purés: salud y economía

Potitos o purés: salud y economía
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Yo lo tengo claro. Mejor los purés. O en cuanto el bebé pueda comer, alimentos naturales muy blanditos pero sin ser necesario triturar. Las papillas y purés deben ser una fase breve en la alimentación del bebé. Luego, respetando las indicaciones sobre pautas de introducción de nuevos alimentos, se incluye al niño en la alimentación normal.

Una papilla de verdura y carne solamente llevará lo que le pongamos nosotros, pudiendo personalmente escoger los mejores materiales y no añadiendo nada que no sea lo que queremos exactamente poner. Este puré no lleva conservantes, colorantes, no está envasado sino que está recién hecho, con todas sus vitaminas y minerales. Y no lleva ni azucar, ni sal ni almidones que lo hagan engordar. Pura salud.

La diferencia es como comer una fabada hecha en casa o una de lata. La de lata puede estar rica y ser una opción de emergencia, pero ninguno de nosotros nos alimentaríamos de latas a diario. Los bebés tampoco tienen que hacerlo. El precio, comprando al peso, ronda entre los 50 centimos y el euro, dependiendo de donde compremos y que usemos verduras de temporada frescas. Si en vez de hacerlo para el niño lo comemos todos, aprovecharemos mejor nuestro tiempo y el calor de la cocción. También podemos hacer para varios dias y congelar. Un potito de 250 gramos cuesta aproximadamente 1 euro. No sólo lleva verduras y carne o pescado. En su composición suele haber almidones que hacen su textura mas homogenea.

Pongamos un ejemplo. Un plato de puré de verduras y carne, de unos 250 gramos, nos puede salir sale por unos 50 céntimos , incluida un trozo de patata, un tercio de zanahoria, una judia verde y un poco de puerro más unos 25 gramos de carne de primera calidad, de pollo o de pescado. Podemos cambiar estas verduras por calabacín, batata, nabo, acelga…. cualquiera de ellas. Un chorrito de aceite virgen extra. Nada de sal ni azucar. Nada de nada más.

El ahorro no es enorme, pero en términos de calidad es mucho mayor. La alimentación sana se basa en productos no elaborados y frescos, que contienen mejor calidad de nutrientes. Para mi, no hay comparación más clara que esta.

En Bebés y más | Alimentación complementaria: los cereales, Consejos de alimentación para el otoño, Consejos de alimentación para los padres

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos