Compartir
Publicidad

Los niños que tienen una alimentación saludable sacan mejores notas, según un nuevo estudio

Los niños que tienen una alimentación saludable sacan mejores notas, según un nuevo estudio
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es sabido que cuidar la alimentación de los más pequeños es crucial para establecer buenos hábitos y protegerles de la obesidad y otros problemas de salud en el futuro. Ahora, un nuevo estudio ha relacionado la alimentación con el rendimiento escolar.

Los resultados del V Observatorio Nestlé sobre hábitos nutricionales y estilos de vida de las familias arrojan el resultado de que un 32% de los niños españoles saca sobresaliente en lenguas y/o ciencias, mientras que esta cifra asciende al 46% entre los que siguen una dieta saludable. Según estos datos, los niños que tienen una alimentación saludable, sacan mejores notas.

Más sobresalientes

El estudio, realizado analizando los resultados de 1.038 entrevistas online y de un diario de consumo a familias con hijos de 3 a 12 años españolas, revela un aumento significativo de altas calificaciones entre los niños que se alimentan bien.

Hay que tener en cuenta el criterio que se ha utilizado para decidir qué es una buena alimentación. En este sentido, se ha considerado que un niño come de forma saludable cuando su dieta diaria incluye fruta natural y verduras frescas y, al menos una vez a la semana, legumbres, pescados y frutos secos, incluyendo el aceite de oliva como aliño habitual y el agua como bebida principal.

Más motivación para ir al cole

Los resultados del Observatorio también muestran relación entre la alimentación y las actitud de los pequeños hacia el colegio: los niños con una dieta saludable son los que están más satisfechos con su rendimiento escolar (6 de cada 10 frente a 4 de cada 10 del grupo de los que no llevan una alimentación saludable). Además, al 84% de los alumnos que come de forma equilibrada no les cuesta ir a clase.

Por otra parte, sólo el 28% de los niños está muy contento con sus tareas escolares, mientras que el porcentaje llega al 42% entre aquellos que siguen una dieta equilibrada, grupo en el que también aumenta la percepción de que tienen tiempo suficiente para hacer los deberes.

Resultados en su contexto

Cuando se hacen este tipo de estudios, cabe preguntarse si se pueden aislar los resultados en un contexto tan complejo como es la familia. Los padres que se preocupan por que su hijo lleve una alimentación sana podrían prestar también especial atención en los resultados escolares de su hijo. “Los alumnos que obtienen mejores notas son los niños que además de seguir una alimentación equilibrada, suelen hacer actividad física regularmente, tienen unas buenas rutinas de descanso, mejor actitud, etc. En definitiva, un estilo de vida saludable se corresponde con un bienestar físico, social e intelectual” se señala en el texto.

El doctor Rafael Casas, psiquiatra y experto en promoción de hábitos de salud y en obesidad infantil, añade:

"Un adecuado desarrollo cognitivo influye favorablemente en el aprendizaje. Independientemente de otros factores que inciden en este desarrollo como la genética o el ámbito socioeconómico, es muy importante que, además del bienestar emocional, el niño disponga de una dieta saludable con todos los nutrientes que contribuyen a este proceso cognitivo que determina la capacidad de concentración, atención o memoria y el aprendizaje”.

Frutas y verduras, la asignatura pendiente

Otro dato relevante es que tan solo un 10% de las familias encuestadas sigue una alimentación equilibrada. El 69% de los padres sabe que hay que ofrecer diariamente a los pequeños tres raciones de fruta pero parece que, aunque nos sabemos la teoría, nos cuesta llevarla a la práctica, ya que solo el 17% lo hace.

También comen menos verdura de la recomendada ya que, aunque el 66% de las familias es consciente de que debería dar a sus hijos dos raciones de verdura al día, solo el 54% lo cumple. En este aspecto, es fundamental dar ejemplo. Prácticamente desde el año los niños pueden comer casi de todo y no tiene por qué haber en casa "comidas de mayores y comidas de niños". La mejor manera de asegurarnos de que nuestros hijos coman fruta y verdura es que nos vean hacerlo a nosotros. Merece la pena hacer el esfuerzo a la vista de que **los niños que llevan una alimentación saludable sacan mejores notas. **

En Bebés y más Cinco raciones de fruta y verdura al día, ¡es posible!, Errores más frecuentes en la alimentación infantil

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos