Compartir
Publicidad
Publicidad

Mantequilla casera, nutrición y diversión

Mantequilla casera, nutrición y diversión
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Experimentar con los alimentos es un modo creativo y vivencial de acercar a los niños a la cocina, la nutrición y también las ciencias naturales. Hacer mantequilla casera es una actividad que podemos realizar con ellos y que nos reportará un rato estupendo y una merienda deliciosa, nutrición y diversión todo en uno.

Para hacer la mantequilla casera no necesitamos más que nata, un bote que cierre herméticamente y ganas de hacer ejercicio con los brazos.

Hay que poner la nata en el bote y agitar durante al menos 20 minutos con energia. El resultado es francamente delicioso, mucho mejor que la mantequilla que compramos habitualmente y me ha recordado aquellas maravillosas tostadas que preparaba cuando era niña en el pueblo, con la mantequilla recién hecha que preparaban en la vaquería y que me regalaban cuando pasaba la tarde ayudando a ordeñar, que era algo que me encantaba.

Una vez hecha podemos añadirle azucar o sal, o mezclarla con mermelada, si es casera, pues mejor. La verdad es que no se si ha sido mi hijo o he sido yo quien mejor lo ha pasado, pero desde luego he gastado tanta energía que no me ha preocupado tomar unas cuantas calorias extra.

Despues de preparar los ingredientes nos hemos puesto música para bailar mientras reproducíamos la forma en la que se preparaban los alimentos cuando no existían tantos productos industriales y de paso hemos hablado, mientras nos la comíamos, de la vida de los granjeros antiguos.

Preparar mantequilla casera ha sido toda una experiencia cultural, deportiva que hemos disfrutado como "gourmets".

Via | Kireei Más información | Oishiieats

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos