Compartir
Publicidad
Publicidad

Los niños desayunan peor si lo hacen en solitario

Los niños desayunan peor si lo hacen en solitario
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como sabemos, el desayuno es una de las comidas más importantes del día y especialmente para los niños en etapa de pleno crecimiento. Gracias a un buen desayuno, sano y equilibrado, tendrán la energía suficiente para afrontar el día. Sin embargo, si los adultos no prestamos atención a esta comida, es difícil que nos preocupemos de que nuestros hijos desayunen correctamente.

Lo que ya me parece el colmo de la despreocupación es dejar que los niños desayunen solos. Afortunadamente (eso espero) los niños más pequeños no desayunan solos, pero según un estudio el 30% de los niños españoles de primaria desayunan solos y peor que quienes lo hacen acompañados.

Incluso hay datos peores: más de un 7% de niños no desayuna (y doy fe de que estas cifras aumentan considerablemente en niños mayores). Ya podemos imaginar cómo llegan al cole estos pequeños y cómo pasan la mañana. Sobre todo si el almuerzo posterior es en forma de bollo.

Todo me lleva a preguntarme, ¿es ése el futuro de las mañanas de nuestros hijos? Mi hija mayor empezará en septiembre el colegio, y no sé aún cómo nos organizaremos, pero lo que tengo claro es que tendremos que acoplarnos para que, aunque vaya al colegio, sea mayor o más pequeña, no desayune cambiando los hábitos que ahora tiene de un desayuno equilibrado, libre de bollería y, por supuesto, acompañada.

Y eso implica dedicarle un buen tiempo al desayuno... Está claro que las prisas no son buenas compañeras para nadie a la hora de alimentarse correctamente, y recordemos que para desayunar con los hijos, hay que dedicar al menos 20 minutos. Eso en el mejor de los casos, porque no sé a vosotros, pero a mí me lleva un buen rato más, favorecido, claro está, porque no tenemos que salir de casa con prisas.

Volviendo al estudio, los niños que desayunan solos lo hacen mucho más frecuentemente comiendo bollería industrial, algo que parece lo más cómodo, pues es mucho más fácil comerse un donuts que prepararse una tostada con queso y jamón cocido y pelarse una naranja, por poner un ejemplo.

Sólo el 3,18% de los niños consultados ingiere un desayuno completo, que incluya leche o productos lácteos, cereales y frutas. El 43% toma lácteos y el 38% lácteos y cereales. Pero se me ocurren algunas fórmulas más sanas (aunque más incómodas para los padres) para evitar que esto suceda: levantarse antes y dejar un desayuno sano preparado.

Ya sabemos, la bollería industrial es perjudicial para la salud si se toma habitualmente, hay alternativas sanas y naturales que, eso sí, necesitan un poco más de tiempo pero, viendo el lado positivo, son más baratas y además si no se dan en solitario se convierten el desayuno en una comida familiar más en la que disfrutar de la compañía de nuestros hijos.

Vía | Directo al paladar
Foto | eyeliam Flickr-CC
Más información | El Mundo
En Bebés y más | El buen desayuno, Cereales de desayuno para niños, no tan saludables, La importancia de los desayunos para el rendimiento físico e intelectual infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos