Compartir
Publicidad

Los niños capaces de resistirse a un dulce tienen menos riesgo de obesidad en la adultez

Los niños capaces de resistirse a un dulce tienen menos riesgo de obesidad en la adultez
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La capacidad que tiene un niño para controlar el impulso de comerse una golosina puede predecir en cierta forma su carácter y su manera de ser en la edad adulta. En ese mismo sentido, un estudio reciente señala que los niños capaces de resistirse a un dulce tienen menos riesgo de obesidad en la adultez.

La investigación está basada en el conocido como test de las golosinas realizado por el psicólogo Walter Mischel en la década de los sesenta para medir el control de los impulsos en niños de cuatro años. Consistía en dejarle a un niño una gominola sobre una mesa, prometerle que si no la comía, a su regreso en 20 minutos le daría dos gominolas y abandonar la habitación.

Es difícil saber qué hubiésemos hecho nosotros mismos con cuatro años frente a esa situación, o nuestros hijos, pero está claro que para un niño pequeño es muy difícil manejar el autocontrol.

Según los resultados de aquel estudio, los niños que eran capaces de esperar la recompensa resultaron ser en la adolescencia personas más competentes, responsables, seguros de sí mismos, sociables y más preparados para afrontar las frustraciones de la vida.

En cambio los que no habían podido controlar el impulso y se comieron la gominola antes de tiempo, eran, generalmente más problemáticos, indecisos, inseguros y menos capaces para gestionar situaciones difíciles.

Ahora bien, trasladando el experimento a las probabilidades que tiene una persona de padecer obesidad, científicos de la Universidad de Wiscosin se enfocaron en el aumento de peso en la adultez.

Al cumplir aquellos niños participantes del estudio los 30 años, los investigadores observaron su índice de masa corporal (IMC) y encontraron que por cada minuto que los niños pudieron retrasar la gratificación de sus deseos, se correspondía con una reducción de 0,2 puntos en su IMC en la edad adulta.

Es evidente que los niños capaces de resistirse a un dulce, es decir con mayor capacidad de autocontrol de sus impulsos, tienen menos riesgos de padecer obesidad en la adultez pues están más preparados para manejar sus propias tentaciones.

Lo interesantes es que, como conclusión, ayudar a los niños a mejorar su autocontrol, podría contribuir a reducir el riesgo de sobrepeso, así como a convertirse en personas más resueltas, seguras de sí mismas, y en definitiva, más felices (aunque no creo que siempre el autoncontrol sea sinónimo de felicidad).

Vía | The Journal of Pediatrics Foto | barockschloss en Flickr En Bebés y más | Los niños que podían esperar a recibir la golosina más grande (o casi), Ayudarles a autorregular lo que comen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos