Compartir
Publicidad
El uso del tupper en los comedores escolares, ¿debería permitirse en todos los colegios?
Nutrición Infantil

El uso del tupper en los comedores escolares, ¿debería permitirse en todos los colegios?

Publicidad
Publicidad

Hace unos años saltó el debate en nuestro país sobre el uso del tupper en el comedor escolar. Algunas Comunidades Autónomas apostaron por esta medida como una forma de ayudar a las familias con problemas económicos, mientras que otras ni siquiera se llegaron a plantear la cuestión.

Hoy en día hay varios colegios, tanto públicos como privados y concertados, que ofrecen esta modalidad a sus alumnos. Los padres que se benefician de este servicio alegan estar satisfechos por el ahorro y la calidad del almuerzo que toman sus hijos. Sin embargo, para los nutricionistas los niños de tupper podrían tener carencias importantes en su dieta.

Cuando llega la hora del almuerzo, es habitual en otros países que los niños saquen sus propias tarteras de comida y degusten el menú casero que les han preparado sus padres antes de ir a la escuela.

Aunque en nuestro país, el tupper casero está permitido en algunos centros, lo normal sigue siendo que que la mayoría de los niños coman la comida del colegio, si bien a mi parecer, debería ser una opción de libre elección en todos los colegios.

A favor del tupper

De niña, estudié en un colegio donde permitían a los alumnos llevar la comida de casa. El comedor disponía de un área habilitada para "los alumnos de cesta", como se nos denominaba, donde comíamos llegada la hora del almuerzo. En mi mochila llevaba siempre dos termos con un primer y segundo plato calientes, y una pieza de fruta. También debía llevar mis propios cubiertos y servilleta, y el comedor nos ofrecía pan y agua.

Con el tiempo, como madre de un niño alérgico alimentario y de una niña de tres años a la que le cuesta muchísimo comer, creo que el tupper casero nos habría ahorrado muchos disgustos. Sin embargo, en el colegio donde estudian mis hijos no se contempla esta opción.

almuerzo escolar

Con tristeza y resignación leo cada tarde el informe que elabora la monitora del comedor de mi hija, y raro es el día que me dice que ha comido bien (¡o al menos regular!). Cada mañana, mi niña lloriquea pensando en el momento del comedor y me suplica poder comer en casa.

Y es que en contra de lo que me decía mucha gente cuando comenzó el comedor escolar, mi hija no ha mejorado al ver a otros amiguitos comer. Más bien al contrario: se pone nerviosa y sufre cuando todos a su alrededor van acabando sus platos y ella continúa dando vueltas a una comida que además, le desagrada por completo. Por eso, estoy convencida de que en estos casos, la opción del tupper, con "comida conocida y de mamá" sería muy beneficiosa.

Por otro lado, tengo la mala experiencia de mi hijo mayor (alérgico a las proteínas de leche de vaca) en el comedor de su anterior colegio, donde a pesar de cuidar y atender de forma especial a los alumnos alérgicos, sufrió las consecuencias de una contaminación cruzada.

Aunque desgraciadamente los accidentes pueden ocurrir, las familias de niños alérgicos estamos muy concienciadas e involucradas con la alimentación de nuestros hijos. Además, el hecho de conocer de primera mano la comida que están consumiendo, así como los ingredientes de la receta y el control que ha existido durante su elaboración, nos aporta una gran tranquildad.

Sin embargo, el tema de las alergias alimentarias también es utilizado por los profesionales como un argumento en contra del tupper, pues alegan que la integración del colectivo alérgico conseguida a lo largo de los últimos años, se ve de nuevo comprometida al escoger esta modalidad.

Y un último argumento a favor del tupper sería el ahorro económico que supone a las familias, pues la cuota a pagar por utilizar las instalaciones del comedor (espacio para comer, nevera para guardar la comida, microondas para calentar...), en la mayoría de los casos, dista mucho del coste mensual que deben pagar los usuarios del comedor escolar.

En contra del tupper

Esta medida entró en vigor en 2012 en algunas Comunidades Autónomas. Las primeras en sumarse fueron Cataluña, la Comunidad Valenciana, Galicia y Madrid, donde los gobiernos regionales apostaron por el uso de las tarteras en las escuelas públicas como una forma de ayudar a las familias con problemas económicos.

Sin embargo, algunas Asociaciones de Padres alertaron de que precisamente esta opción podría marcar a ciertos alumnos: de un lado, quienes hacen uso del comedor escolar porque económicamente sus familias se lo pueden permitir, y de otro quienes deben recurrir al tupper casero por lo contrario.

Menu Del Comedor

También los propios centros manifestaron en su momento dudas al respecto, planteando interrogantes sobre las infraestructuras necesarias para conservar la comida con seguridad, la forma de ubicar a estos alumnos en el comedor y cómo proceder con su vigilancia.

En el caso de la seguridad alimentaria, por ejemplo, se hace imprescindible disponer de neveras donde los niños puedan guardar sus tuppers y que aseguren el correcto mantenimiento de la comida, especialmente en épocas de calor. Igualmente, los comedores también deben contar con microondas y personal que vigile a estos alumnos.

Por su parte, los nutricionistas se muestran totalmente contrarios a esta medida y alertan de los posibles déficits nutricionales que pueden presentar los alumnos de tupper. Y es que, según explican, hay riesgo de que los menús de estos niños no sean equilibrados y variados, como lo son actualmente los menús de los comedores escolares, que siguen rigurosos criterios de calidad.

De este modo, temen que el hecho de que los padres llenen el tupper de sus hijos de alimentos de fácil conservación (por miedo a que la comida se eche a perder), rápida elaboración (sin atender las necesidades nutricionales de los niños en crecimiento), o incluso de un único alimento, lejos de beneficiarles perjudique seriamente la salud de los niños. Pero está en nuestras manos apostar por menús nutritivos, sanos y equilibrados.

Las normas de los colegios donde se permite el tupper

La primera palabra a la hora de autorizar el tupper en los comedores escolares la tienen las Comunidades Autónomas, si bien son los propios centros educativos quienes deciden finalmente que hacer.

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, cuando se aprobó esta medida fueron 791 los centros públicos de Infantil y Primaria que se acogieron a ella, sumádonse a otros colegios privados que también contemplaron esta opción, o bien la habían instaurado hacía tiempo.

Entre estos colegios se encuentra el Centro Escolar Amanecer, de Alcorcón, que permite el uso de tupper desde Tercero de Primaria, siempre y cuando se lleve la comida caliente en un recipiente hermético y el menú casero de los alumnos se ajuste al que ofrece el comedor.

En el colego concertado Solc, de Barcelona, se lleva ofertando esta modalidad desde hace más de 30 años, pero en los últimos años el número de alumnos con tupper se ha disparado. En cambio en otros centros, como el colegio Giovanni Antonio Farina de Azuqueca de Henares, en Castilla la Mancha, sólo permite comida casera cuando hay alergias alimentarias.

Por su parte, el Colegio Nuestra Señora de Begoña Ikastetxea de los Jesuitas, en Bilbao, introdujo esta medida en el año 2013, si bien los alumnos que optan por llevar la comida desde casa deben cumplir una serie de condiciones, como el uso de termos y neveras portátiles y aislantes, la correcta identificación de todos los materiales, y la absoluta responsabilidad higiénico-sanitaria en la elaboración y transporte de la comida.

En resumen, parece que aunque en algunos centros esta medida lleve años implementada, aún sigue generando cierta controversia entre padres y profesionales. ¿A favor o en contra del uso de tuppers en los colegios?

Fotos | iStock

Más información | El Mundo

En Directo al Paladar | ¿Es correcto que te cobren por llevar tu propia comida al colegio?, ¿Qué le pongo a mi hijo en la tartera para comer en el colegio?

En Bebés y Más | Comedor escolar, Nueve consejos para afrontar la vuelta al cole cuando hay alergias alimentarias, Comer en el colegio: ¿qué deberíamos esperar de los comedores escolares?, Alergias alimentarias, También habrá que pagar los tuppers para el comedor del colegio, ¿y las becas qué?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos