Compartir
Publicidad

Alergia a los frutos secos: atención a las etiquetas de los alimentos

Alergia a los frutos secos: atención a las etiquetas de los alimentos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los frutos secos son uno de los alimentos más alergénicos, por eso los especialistas en salud infantil no recomiendan su introducción en la dieta infantil hasta los dos años, es incluso después si no están molidos, por el riesgo de atragantamiento.

Es fácil evitar los frutos secos "enteros" y visibles, pero existen muchos preparados alimenticios que contienen como ingredientes frutos secos, de modo que es importante asegurarse de que no se encuentra entre ellos ningún fruto seco, especialmente si el niño es pequeño o ya hemos comprobado que sufre alergia.

Con el fin de evitar los alimentos que contengan frutos secos, es importante leer las etiquetas de los alimentos y evitar los que contengan cualquiera de los siguientes ingredientes, algunos de los cuales se emplean muy frecuentemente en España y otros países:

  • Arachis, cacahuetes o maní
  • Almendras (uno de los que más problemas alérgicos causa en España)
  • Nueces del Brasil
  • Anacardos
  • Avellanas (es el fruto seco que más problemas alérgicos ocasiona en Europa)
  • Pipas de girasol
  • Pistachos
  • Fruto seco del pino (piñón)
  • Castañas
  • Nueces (junto a la almendra, es el fruto que más alergias provoca en España)
  • Nuez pacana
  • Nuez dura americana
  • Nuez macadamia
  • Mazapán/pasta de almendra
  • Turrones y bombones (suelen emplear almendras, avellanas...)
  • Frutos secos artificiales Nu-Nuts (son cacahuetes a los que se les ha quitado el sabor y se les añade el sabor de un fruto seco como la pacana o la nuez).
  • Pasta y cremas que contengan frutos secos (pasta de almendra, crema de cacao)
  • Mantequilla de frutos secos (de anacardo, de almendra, de cacahuete o maníes)
  • Aceite de frutos secos (aceite de girasol)
  • Atención a las denominaciones como "emulsified" (emulsionado) o "satay" (salsa de cacahuete lo cual podría indicar que el alimento fue espesado con cacahuetes o maníes)
  • Alimentos que utilicen extractos a los que se les ha añadido sabor artificial o imitación
  • Productos de repostería y panadería (bizcochos, panes de semillas, etc.) que contengan frutos secos
  • Proteína vegetal hidrolizada (incluida en algunos cereales)
  • Los alimentos étnicos, productos horneados preparados comercialmente, y los dulces pueden estar contaminados con frutos secos puesto que los frutos secos se utilizan frecuentemente en estos tipos de alimentos
  • Los frutos secos se añaden a una variedad cada vez mayor de alimentos tales como las salsas de barbacoa, salsa pesto, salsa inglesas, los cereales, las galletas saladas y los helados.

Muchas etiquetas de alimentos ya indican si el producto se ha elaborado en un lugar que procesa frutos secos y puede contener trazos de los mismos. Prestaremos especial atención a los productos que no están etiquetados (por ejemplo, comidas caseras que se venden en ferias, mercadillos...) o a aquellos cuyo etiquetado nos resulte dudoso.

Comprar en un supermercado al uso puede resultar complicado para las familias con algún alérgico, por eso muchas recurren a las tiendas especializadas. Pero, en definitiva, en el caso de alergia a los frutos secos hay que asegurarse de leer bien las etiquetas de los alimentos para comprobar que no suponen ningún riesgo para la salud de los pequeños.

Vía | Aepnaa Foto | hermenpaca en Flickr-CC En Bebés y más | Alergias alimentarias en los bebés, Prevenir la alergia a los frutos secos, Los frutos secos en la alimentación infantil, ¿Por qué los frutos secos son peligrosos para los niños?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos