Compartir
Publicidad

"Mirai, mi hermana pequeña", los celos y el amor entre hermanos como argumento de esta preciosa película nominada al Oscar

"Mirai, mi hermana pequeña", los celos y el amor entre hermanos como argumento de esta preciosa película nominada al Oscar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ir al cine en familia es un plan que nunca falla. Nos ayuda a desconectar, a pasar un momento divertido con nuestros hijos, y si la película tiene un buen argumento, nuestros peques podrán además aprender grandes lecciones.

Ayer se estrenó la película de animación "Mirai, mi hermana pequeña", un precioso largometraje de dibujos animados que ha emocionado a la crítica. Si no tenéis plan para este fin de semana os la recomendamos, especialmente si tenéis niños mayores a los que les está costando adaptarse a la llegada de un nuevo hermanito.

Una historia de amor y relaciones familiares

La película está protagonizada por Kun, un niño de cuatro años que siente que sus padres se han olvidado de él cuando nace su hermana, Mirai. El pequeño se siente especialmente frustrado, enfadado y muy triste, y no entiende por qué han cambiado tanto las cosas en casa.

Pero su vida dará un cambio radical cuando encuentra un jardín mágico a través del cual viaja en el tiempo, conociendo la versión de su hermana adolescente y viviendo junto a ella un sinfín de aventuras.

La película es de origen asiático y ha sido dirigida por Mamoru Hosoda, uno de los directores asiáticos de animación más aclamados de los últimos tiempos. La crítica que ha recibido ha sido excelente, y su sencillez, ternura y mezcla de fantasía y realismo le han valido la nominación como mejor película de animación para los próximos Premios Oscar.

Las reflexiones que nos deja la película

Como decíamos al inicio, la película es perfecta para pasar un rato en familia, pues son muchos los valores que transmite y la reflexión que nos deja. Pero resulta especialmente adecuada para ver con aquellos peques que, como el protagonista, no estén llevando bien la llegada de un hermanito.

Viendo la película desde la perspectiva de un niño de cuatro años, los adultos nos daremos cuenta de lo mucho que cambia el mundo para ellos cuando nace un nuevo miembro en la familia, por lo que no es difícil entender sus sentimientos, pensamientos y formas de reaccionar.

Y aunque haya momentos en los que los padres nos sintamos desbordados y nos cueste mantener la paciencia (momentos con los que también nos identificaremos a lo largo de la cinta), es importante recordar que los celos entre hermanos son normales y naturales, y que pueden surgir en cualquier momento.

Disfrutar junto a nuestros hijos de "Mirai, mi hermana pequeña" puede ser la excusa perfecta para hablar después de los sentimientos que nos ha provocado. Anímales a expresar sus sentimientos, y acompaña y respeta sus emociones en esta fase tan importante de sus vidas.

Y es que a pesar del maremoto de emociones que puede suscitar en los hermanos mayores la llegada de un bebé, al igual que Kun y Mirai, con el tiempo acabarán convirtiéndose en los mejores compañeros de juegos y aventuras.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio