Publicidad

Cómo tratar los celos entre hermanos desde una crianza positiva, una experta nos da las claves

Cómo tratar los celos entre hermanos desde una crianza positiva, una experta nos da las claves
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es uno de los mayores miedos de las parejas cuando llega el segundo embarazo: ¿Qué pasará con el niño mayor? ¿Cómo recibirá al nuevo bebé? ¿Tendrá celos de su hermano? ¿Nos lo echará en cara?

Según Almudena Palacios, maestra, educadora en Disciplina Positiva y experta en el método Montessori, los celos son algo natural que antes o después acaban aflorando, por lo que es importante que los padres sepamos tratar la situación de forma respetuosa y acompañemos al niño en su sentimiento. Estas son las claves que nos ofrece la experta.

"Los celos son naturales"

Cuando llega un bebé a una familia en la que ya hay un hermano o hermanos mayores, todos deben encontrar de nuevo su sitio, pues el hijo único pasa a convertirse en hermano mayor, y en caso de haber más de un hijo, el pequeño hasta la fecha pasará a ocupar una posición más central.

La estructura familiar, tal y como se conocía hasta el momento, cambia y es normal que los hijos se muestren inseguros y/o compitan por el amor y la atención de sus padres ante la llegada de un nuevo miembro.

"Es imposible evitar los celos entre hermanos. Los celos son naturales, y antes o después saldrán. Lo que debemos hacer es saber llevarlos de la forma más respetuosa para los niños y para los padres y resto de la familia" - nos explica la educadora en Disciplina Positiva.

Pero debemos tener en cuenta que para un niño pequeño no siempre es fácil poner palabras a muchos de los sentimientos que experimenta, y en el caso de los celos, es más que probable que no encuentre la forma de hacerlo.

Esto puede provocar que estalle en rabietas, llantos, regresiones, exigencias... y quizá todo ello pueda llegar a alterar nuestra paciencia o a frustrarnos. Pero la experta insiste en la importancia de mantener la calma, y actuar desde el respeto, la tolerancia, la empatía y el amor.

Cómo preparar al hermano mayor para la llegada del bebé

hermanos

Como decíamos al inicio, el tema de los celos entre hermanos suele generar mucha ansiedad a los padres, porque todos deseamos que la situación marche sobre ruedas, que nuestro hijo se adapte sin problemas al nuevo bebé y que su relación sea siempre maravillosa.

A nuestro favor tenemos el hecho de que el embarazo es una etapa larga que podemos aprovechar para preparar al hermano mayor para la llegada del pequeño, siguiendo estos consejos que la experta nos recomienda:

  • Apoyarnos en libros o cuentos que traten la llegada de un nuevo bebé a la familia, los sentimientos que esto puede generar entre sus miembros, cómo enfocarlo y gestionarlo...

  • Implicar al hijo mayor en la llegada del bebé, pidiendo que nos acompañe a las visitas médicas y las ecografías.

  • Hacer partícipe a nuestro hijo de todos los preparativos relativos al bebé, desde compras o decoración de su habitación, hasta la elección del nombre, por ejemplo.

  • Hablar con nuestro hijo con total transparencia y naturalidad acerca de la llegada de su hermanito. Es importante explicarle las cosas según su nivel de entendimiento y responder siempre a todas sus dudas.

  • Tener paciencia, respetar y validar los sentimientos que nos exprese nuestro hijo, sean cuales sean. Por lo general, la mayor preocupación que los niños suelen mostrar es el miedo a perder el amor de sus padres, y por eso, Almudena nos recomienda realizar con ellos esta sencilla actividad que les hará descubrir que el amor no se divide, sino que se multiplica:

"El vínculo entre hermanos no aparece nada más nacer o verse, sino que se va construyendo con el paso del tiempo y en función de las características personales de cada niño"

Consejos para afrontar los celos entre hermanos

hermanos

Si los celos entre hermanos han aparecido, Almudena nos da las siguientes claves para afrontarlos, desde una crianza positiva:

  • No juzgar el comportamiento del hermano mayor, y tratar de ver la situación en su conjunto, sin centrarnos en exclusiva en la protección del pequeño

  • Olvidarnos de las etiquetas y las comparaciones entre hermanos, que tanto daño hacen a la autoestima del niño. Cada hijo es único, y si les etiquetamos y comparamos entre sí, acabarán creciendo con esas etiquetas fuertemente interiorizadas.

  • Ante un conflicto entre hermanos, no conviene intervenir siempre de forma inmediata. Es preferible darles las herramientas oportunas para que ellos mismos resuelvan sus conflictos.

  • Ante una pelea o discusión, no recurrir a los castigos, premios o chantajes, pues los niños se sentirán peor emocionalmente.

  • Confiar en nuestros hijos, y centrarnos en destacar todo lo bueno que hacen cuando están juntos.

  • Compartir nuestros sentimientos y emociones con ellos, sean los que sean. De esta forma, el niño verá que los adultos también podemos sentirnos enfadados, tristes, cansados, felices... y que nada de eso tiene por qué tener relación con su hermano.

Aunque en un primer momento la situación nos resulte compleja, seguro que con estas claves, poco a poco se irá tornando fácil y natural. Y antes de que queramos darnos cuenta, nuestro hijo mayor habrá incorporado a su hermanito a sus actividades cotidianas y juntos protagonizarán momentos maravillosos.

Foto | iStock, Pixabay

Agradecimientos | Almudena Palacios, autora de Viviendo Montessori

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir