Publicidad

Uno en 10 millones: padres de mellizos y trillizos de forma natural, la increíble y emotiva historia de Dalit y Carlos
Ser Padres

Uno en 10 millones: padres de mellizos y trillizos de forma natural, la increíble y emotiva historia de Dalit y Carlos

Publicidad

Publicidad

La probabilidad de tener múltiples de forma natural depende de varios factores, como la edad de la madre o los antecedentes familiares, y no es algo que suceda de forma tan frecuente. Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad, la posibilidad de tener mellizos es de uno entre 90 y de trillizos de uno entre 8.100.

¿Y la posibilidad de que sucedan ambos embarazos múltiples en una misma pareja? De acuerdo con los médicos: uno en 10 millones. Te compartimos la increíble y emotiva historia de Dalit y Carlos, quienes tras cinco pérdidas, ahora son padres de cinco niños menores de cinco años, al tener mellizos y trillizos de forma natural.

¿Podrías contarnos un poco acerca de su historia?

Soy Carlos, tengo 38 años y soy de la Ciudad de México, mi esposa es Dalit, de 35 años y originaria de Monterrey. Llevamos juntos 14 años -lo acabo de confirmar en una llamada con ella- y 9 años de casados. Por ahí de los dos años de matrimonio decidimos tratar de tener hijos. Fuimos con la ginecóloga de ese entonces de mi esposa, nos hicimos pruebas genéticas ya que los dos somos judíos de ascendencia Ashkenazi, y existe una mutación que solo afecta a este grupo de la población mundial que afecta el embarazo. Todo salió bien, no había nada de qué preocuparnos. Pero en cuestión de 3 años, tuvimos 3 pérdidas.

Las primeras dos fueron las más difíciles ya que no había explicación médica del por qué. El problema no era quedar embarazados, sino mantener el embrión. Esos 3 años fueron muy difíciles emocional y físicamente para los dos. Fue difícil en nuestra relación y en nuestras esperanzas de convertirnos en papás. Mi esposa cambió de ginecólogo dos veces, nos hicimos más pruebas, pero nada, no había ninguna respuesta médica del por qué seguíamos teniendo esas pérdidas. En palabras de los doctores, solo era “mala suerte” y no había nada más que hacer.

Un especialista de fertilidad le ofreció a mi esposa una pastilla para ovular más, pero ese no era el problema, no queríamos la oportunidad de tener múltiples, solo queríamos que el embarazo progresara saludablemente. Mi esposa empezó a ir con un quiropráctico alternativo que le ajustaba la espalda, le mandaba suplementos raros y recetas de comida. La cuarta fue la vencida, y la noche del Superbowl XLIX (2015), celebramos concibiendo a los gemelos.

¿Cómo fue la llegada de los mellizos?

La noticia fue una locura. Estuvimos en shock varios días, ya que no hay gemelos, ni múltiples en ninguna de nuestras familias. Me acuerdo que fuimos al ginecólogo, y por ser la cuarta vez, él era muy reservado y fuimos bastante temprano en el embarazo. Le estaba haciendo la ecografía a mi esposa, y de repente el doctor nos dijo que tenía buenas noticias.

Volteó la pantalla y dijo “creo nunca he llorado con una paciente”. Nos enseñó: “aquí pueden ver la pared del útero, y aquí hay un bebé” dijo. Mi esposa y yo nos emocionamos mucho y segundos después el doctor movió un poquito el transductor de la ecografía y dijo “y aquí hay otro bebé”. "¡¿Qué?!". No lo podíamos creer. Los tres empezamos a llorar, nos pasamos los pañuelos y no lo podíamos creer. Nos dijo si teníamos preguntas, pero no sabíamos ni qué decir. Fue lo mismo decirle a nuestros papás y hermanos. Shock en réplicas.

Estuvimos en shock varios días, ya que no hay mellizos, ni múltiples en ninguna de nuestras familias.

El embarazo fue bastante bueno para mi esposa. Tuvo mucha náusea, pero con pastillas lo controlaron. Pero en general, lo gozó mucho y se sintió muy muy bien. No tuvo que estar en reposo, y trabajó hasta dos semanas antes de dar a luz (semanas 34 con 6 días).

El día que nacieron estuvo irreal. Yo estaba en el trabajo, cuando mi esposa me marcó que se le había roto la fuente. Que estaba en el baño y de repente sintió un chorro de agua caer. Un amigo me llevó a mi casa, mi esposa se acababa de bañar y nos fuimos al hospital. Unas 3 horas después nacieron los mellizos. Niña y niño. Ya sabíamos. Fue increíble ver a dos personitas salir al mundo. Fueron un poquito prematuros y pasaron unos 10 días en el hospital antes de ir a casa.

¿Tenían planeado tener más hijos después de los mellizos?

Sí, mi esposa siempre quería tener 4 hijos y yo 3. Aunque fue y sigue siendo un reto increíble criar gemelos, como que se sentía era uno solo. Como los dos pasan por las mismas etapas al mismo tiempo no se siente tan pesado, sales de una cosa y acabas juntos. Queríamos ir por el tercero. Uno más. Nada más.

¿Cómo fue recibir la noticia de que tendrían trillizos?

Uff... Fue una locura total. Después de las otras dos pérdidas tras tener a los mellizos, fuimos al ginecólogo a la semana 6. Ya teníamos una prueba positiva, y mi esposa tenía síntomas de náusea igual o más fuertes que con los mellizos. Me decía que estaba segura eran otra vez mellizos. En el doctor hizo la ecografía y nos dijo que tenía “dos buenas noticias. ¡Madre! ¡¿Dos?!

Nos enseñó la pantalla y vimos dos corazoncitos latir, luego movió el transductor de la ecografía y nos dijo que había una tercera bolsa, pero que no veía nada. Nos dijo que igual y progresaba igual y no, que si hubiéramos ido un día después igual y sabríamos que eran tres, o no. Nos dijo que por ahora seguro eran gemelos y que regresáramos en dos semanas para confirmarlo. Sacamos cita para una semana después.

Esos 7 días fueron como vivir en la dimensión desconocida. ¿Mellizos o trillizos? ¿Mellizos o trillizos? Regresamos una semana después, y había tres. Eran trillizos. Lo primero que me vino a la mente, después del shock mezclado con felicidad fue “¿Cómo le vamos a hacer? ¿Cómo vamos a criar y tener dinero para cinco hijos?”. Las desveladas y la friega no me daban miedo, me daba pánico lo financiero.

El embarazo fue muy diferente al de los mellizos. Mi esposa tuvo mucha náusea en general, tenía mucha menos energía y fuerzas, tuvo una cirugía para quitarle la vesícula biliar en la semana 16, y fue internada en el hospital para estar en reposo estricto en la semana 31. Los trillizos nacieron en la semana 33 y esas últimas dos fueron muy pesadas pero bendecidas para llegar a ese punto.

Mellizos Y Trillizos

¿Qué les dicen los doctores acerca de su caso? 

Todos los doctores, enfermeras, especialistas y demás no lo pueden creer. Los que no saben nuestra historia asumen que hicimos algún tipo de tratamiento y cuando les decimos que no, que nada, se quedan con la boca abierta y no lo creen.

El ginecólogo de mi esposa nos han dicho que somos uno en 10 millones. Somos el primer caso de gemelos y trillizos (con o sin tratamiento) en su carrera profesional y es todavía más emocionante al saber por lo que hemos pasado para estar aquí.

Obviamente también nos dicen que ya le paremos, que si continuamos así lo que sigue son cuatrillizos. Obvio, ya acabamos.

Los que no saben nuestra historia asumen que hicimos algún tipo de tratamiento y cuando les decimos que no, que nada, se quedan con la boca abierta y no lo creen.

¿Cómo se sienten ahora que son padres de cinco niños menores de cinco años? ¿Qué tanto ha cambiado la dinámica familiar en casa?

Estamos como locos. No paramos. Tenemos los brazos llenos, hay pañales por todas partes, comidas que preparar, niños y bebés que bañar. Está pesado pero aunque los trillizos todavía están muy chiquitos, es increíble ver el amor y las ganas que tienen los mellizos de jugar y estar con sus hermanitos.

Ya la atención a los mellizos se dividió un poco, pero estamos con ellos siempre que no tenemos bebé que alimentar, cambiar o arrullar. La planeación de desayunos y comidas ya no existe mucho, lo hacemos en el momento y con poco sueño. Estamos en modo de supervivencia estos días.

205am mood. When one baby starts to cry you take turns with your wife to check on herhim. You get out of bed with a gentle yet obvious flip of the bed sheets. When two babies start to cry you have no choice and both of you get off and grab a baby. But when the third baby doesnt want to be left out, you start looking around for another adult in the room while bursting in laughter, but find no one around. You are left with no other choice than to hand over the bunch of babies to your wife and call it a night . Status de las 205am. Cuando un bebé empieza a llorar, tomas turnos con tu esposa para ver qué está pasando. Te levantas aventando suavemente la colcha a tu pareja, para llegar al bebé y que te empuje el chupón con su lengua y te regale su mejor cara de asco. Cuando dos bebés empiezan a llorar, tu esposa y tú se levantan, dividen y conquistan y le dicen adiós al sueño. Pero cuando el tercer bebé quiere ser parte de la after party, volteas a tu alrededor buscando otro adulto en el cuarto mientras ya te cagas de la risa con tu esposa. Finalmente le haces entrega del racimo de bebés y te les unes. Buenas noches . . . #triplets #trillizos #lifewithtriplets #tripletdad #tripletmom #boygirltwins #dadofmultiples #papabloguero #dadlife #multiplespregnancy #tripletsofinstagram #twinlife #momlife #dadsofinstagram

¿Qué consejo darías a quienes esperan múltiples?

Que estén tranquilos, sí se puede, sí van a poder. ¿Va a estar difícil? ¡Obvio! Son dos o más bebés, pero así como va a ser de difícil, así va a ser de increíble. Lo más difícil son los primeros meses, el primer año de no dormir, ya luego se pone mucho mejor. Cada año se pone mejor.

Mantengan horario estricto. Con los mellizos, y ahora los trillizos, mantenemos el horario del hospital y ponemos alarmas cada 3 horas (al principio) y 4 o más después según nos va indicando el pediatra, para darles de comer. Aunque estén dormidos a media noche, los despertamos para darles de comer. Así todos comen a la misma hora y al menos tienes un ratito de sueño. Si esperas que cada uno coma cuando quiera, van a estar despiertos toda la noche y van a acabar llorando junto con los bebés.

Trabajen en equipo. Si eres mamá o papá soltero, igual se puede, pide ayuda. Si están juntos, en equipo es mejor. Apóyense en todo, y ténganse mucha paciencia. Van a pasar los dos por emociones fuertes y mucho estrés, pero solo juntos van a poder hacerlo.

Y por último, acepten toda la ayuda que les ofrezcan, que nos les dé vergüenza. Si alguien se ofrece a algo, digan sí. Lo que sea. Cargar un bebé, llevarles comida, un café, darles 5 minutos para dormir. Dejen ayudarse.

Agradecemos a Carlos y Dalit por dedicarnos un poco de su tiempo para contarnos su experiencia con cinco niños menores de cinco años en casa. Puedes leer más de las aventuras de estos padres de mellizos y trillizos de forma natural en el blog de Carlos: Historias de un papá.

Más información | Historias de un papá
Fotos | Carlos Wollenstein

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir