Publicidad

Si no eres cariñoso, ¿cómo va a saber tu hijo que lo quieres?

Si no eres cariñoso, ¿cómo va a saber tu hijo que lo quieres?
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

La importancia de que los padres sean cariñosos con los hijos no se valorará nunca lo suficiente. Por mucho que los amemos, si no sabemos decírselo o transmitirlo crecen sin esa sensación tan importante. Y es que una parte importante de ser buen padre es ser cariñoso.

El cariño físico y el calor de los abrazos son el nutriente fundamental de la vida de un niño y del desarrollo de su cerebro. Ya lo demostró el experimento de Harlow cuando dejó que los monitos eligieran entre un aparato que deba leche y un peluche calentito.

Y es que, si no eres cariñoso, ¿cómo va a saber tu hijo lo mucho que lo quieres?

Dicen que "obras son amores", y claro que lo son. No es que los padres poco cariñosos no quieran a sus hijos, sino que no saben hacer que los niños lo sientan antes de ser lo bastante maduros como para percibir los matices. Mejor que exigirles que nos entiendan o que luego nos perdonen por ser fríos, ¿no será mejor aprender a amar, abrazar, dar besos y ser expresivos?

Los padres que son capaces de reflexionar y darse cuenta de que no son bastante cariñosos suelen encontrar útil apuntar las veces al día en las que abrazan, besan (sin que sea un premio o un chantaje), sonríen o les dicen a sus hijos lo mucho, mucho, mucho, que los aman.

Si créis que podéis ser padres más cariñosos os animo a hacerlo. ¿Cuantas veces hacéis gestos o decís palabras de amor y admiración a vuestros hijos al día?, y, por el contrario, ¿cuantas veces les regañáis, los rechazáis, les metéis prisa o les hacéis sentir que os decepcionan?

Muchas veces, simplemente dándonos cuenta de lo que estamos transmitiendo vamos a ser capaces de mejorar y ser mejores padres. Y, como es de esperar, los niños que reciben amor y refuerzo se sentirán más seguros, más tranquilos y más deseosos de cooperar en la familia. Todos ganamos cuando los padres son cariñosos.

En Bebés y más | A muchos nos gustaría que nuestros padres nos pidieran perdón, Curso de maternidad y paternidad: el concepto de indefensión aprendida, Frases que no hay que decir: "Me vas a volver loco", Curso de maternidad y paternidad: ¿estás desbordado?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios