Compartir
Publicidad
Publicidad

Niños tiranos

Niños tiranos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer presencié una escena abrumadora: en un semáforo dos chicos (18 y 16 años aproximadamente) se pasaron un semáforo en rojo y casi atropellan a un anciano que cruzaba el paso de cebra ayudado con un bastón. El anciano del susto y del disgusto ha alzado el bastón y ha golpeado el techo del coche. Se ha bajado el acompañante del coche y se ha “cuadrado” para darle un puñetazo al anciano. Los demás peatones se lo han impedido. Alboroto e indignación.

Y casualmente ayer escuchaba en el telediario a un psicólogo hablar acerca del fenómeno de los niños tiranos Hijos que maltratan a sus padres, un fenómeno que va en aumento. La permisividad, el poco tiempo que se pasa con los hijos, la abundancia de bienes materiales, la educación en los derechos por encima de los deberes, la complacencia que los hace incapaces de tolerar la frustración, son algunos motivos que los psicólogos alegan para explicar esté comportamiento. Un comportamiento que se va gestando en la niñez y que si no se ponen límites, cuando se conviertan en adolescentes será demasiado tarde o más difícil de corregir.

En un artículo publicado en Zona Pediátrica, las autoras definen al niño tirano como “Inteligente, rápido y contestatario, no acepta el límite de su autonomía y estalla escandalosamente ante la menor frustración. Padres dedicados y afectuosos, hiperatentos, le hablan como iguales, explicando y justificando cualquier decisión que tomen y consultando democráticamente su joven voluntad”.

Los especialistas coinciden en la importancia de poner límites desde que son pequeñitos, establecer lo que se puede hacer, dando siempre razones coherentes que puedan comprender. Límites fijos y que exista consenso entre los padres, aspecto muy importante ya que estos niños saben dividir a los padres para reinar, porque conocen sus puntos débiles frutos de las contradicciones en la manera de ejercer la disciplina.

Estos pequeños al ser el centro de atención de la familia y también de la sociedad de consumo, les conducen a no aceptar que los demás tienen sus derechos.

La solución está en los padres, el darse cuenta de tener un pequeño tirano en casa, en saber poner límites, en educarlos con valores y en no sentirse culpables y frustrados como padres. Y si se está un poco desorientado es aconsejable buscar ayuda con un orientador familiar o un psicólogo infantil.

Más información | Europa Sur En bebés y más | Las rabietas | La rebeldía de los dos años | Un valioso regalo: dedicar un tiempo sólo para nuestros hijos Para leer | Prado, Evelyn. Padres obedientes, hijos tiranos | ISBN: 8466539743 | 270 págs | 11 euros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos