Publicidad

Meghan Markle sufrió un aborto en julio: en una sincera carta visibiliza el dolor de muchas mujeres tras una pérdida gestacional

Meghan Markle sufrió un aborto en julio: en una sincera carta visibiliza el dolor de muchas mujeres tras una pérdida gestacional
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Pocas personas famosas levantaron tanto revuelo y captaron tanto la atención de la opinión pública, como la actriz norteamericana Meghan Markle al anunciar su relación con el príncipe británico Harry. Su compromiso, boda, embarazo y nacimiento de su primer hijo Archie en mayo de 2019, fueron seguidos por millones de personas en todo el mundo.

Y, aunque ella y su marido renunciaron a las obligaciones de la realeza, su segundo embarazo hubiera sido otra noticia bomba. Por desgracia, no ha sido así y nos hemos enterado de él ahora, cuando la duquesa de Sussex ha publicado una carta abierta en el periódico New York Times, explicando que sufrió un aborto espontáneo en julio, mientras jugaba con su hijo mayor. Sus emocionantes y sinceras palabras visibilizan el dolor que sienten muchas mujeres tras pasar por una pérdida gestacional.

"Traté de imaginarme cómo nos curaríamos"

“Fue una mañana de julio que empezaba tan ordinariamente como cualquier otro día: Preparo el desayuno. Doy de comer a los perros. Tomo vitaminas. Encuentro el calcetín que falta. Recojo el lápiz rebelde que había rodado debajo de la mesa. Me recojo el pelo en una coleta antes de sacar a mi hijo de su cuna”.

Así empieza el relato de Meghan Markle sobre la mañana que sufrió un aborto espontáneo y que forma parte de la carta abierta publicada hoy 25 de noviembre en el diario New York Times. La actriz firma aún como duquesa de Sussex, un título nobiliario que están a punto de perder ella y su marido, tras decidir alejarse de los compromisos como miembros de la familia real británica y mudarse a vivir a Estados Unidos.

La pareja no hizo público este segundo embarazo, así que las palabras de Meghan son la primera noticia que se tiene sobre el tema, por lo que, el detalle de los acontecimientos, impactan aún más:

“Después de cambiarle el pañal, sentí un fuerte calambre. Me dejé caer al suelo con él en mis brazos, tarareando una canción de cuna para mantenernos a los dos tranquilos, la alegre melodía contrastaba con mi sensación de que algo no estaba bien”.

"Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo".

Sigue explicando la mujer del príncipe Harry que “horas después, yacía en una cama de hospital, sosteniendo la mano de mi esposo. Sentí la humedad de su palma y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas. Traté de imaginarme cómo nos curaríamos”.

Nunca se sabe bien cómo, pero la mayoría de las mujeres que han sufrido una pérdida gestacional, y más si ya han experimentado la maternidad, logran encontrar un recuerdo que les permite superar el trance más duro por el que tiene que pasar una madre. Y así lo hace también Meghan, consciente de que lo que diga puede ayudar a otras mujeres anónimas.

En su caso, un viaje a Sudáfrica mientras daba el pecho a Archie e intentaba dar una imagen fuerte ante la opinión pública, aunque estaba exhausta:

“’¿Estas bien?’ me preguntó un periodista. Le respondí con sinceridad, sin saber que mis palabras tendrían repercusión en tantas nuevas mamás y cualquiera que, a su manera, hubiera estado sufriendo en silencio. Mi respuesta espontánea parecía dar permiso a las personas para decir su verdad. Pero no fue responder honestamente lo que más me ayudó, fue la pregunta en sí".

"Una pena casi insoportable, de la que pocos hablan"

Meghan Harry

Así explica la duquesa de Sussex lo que significa la pérdida de un hijo y cómo la vivieron ella y el príncipe Harry:

"En el dolor de nuestra pérdida, mi marido y yo descubrimos que en una habitación de 100 mujeres, entre 10 y 20 habían sufrido un aborto. Sin embargo, a pesar de la asombrosa coincidencia de este dolor, la conversación seguía siendo un tabú, plagado de vergüenza (injustificada), y perpetúa un ciclo de luto solitario".

Entonces, “sentada en una cama del hospital, viendo cómo se rompía el corazón de mi marido mientras trataba de sostener los pedazos rotos del mío, me di cuenta de que la única forma de comenzar a sanar es primero preguntar: ‘¿Estás bien?'".

Y, partir de ahí, decidió dar un paso adelante y hacer público su aborto, dirigiéndose a todas esas mujeres que han pasado por una pérdida gestacional porque "al ser invitados a compartir nuestro dolor, juntos damos los primeros pasos hacia la curación".

“Perder un hijo significa cargar con un dolor casi insoportable, experimentado por muchos, pero del que pocos hablan”

Vía | New York Times

Imágenes | Gtres

En Bebés y Más | Meghan Markle y el príncipe Harry comparten un tierno vídeo por el primer cumpleaños de su bebé Archie, El emotivo proyecto que sensibiliza y hace visibles las pérdidas gestacionales y neonatales

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio