Compartir
Publicidad
Publicidad

La autoexpresión de los niños: reforzando sus capacidades

La autoexpresión de los niños: reforzando sus capacidades
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La capacidad de expresar la propia individualidad, los deseos y opiniones, sin temor a ser juzgado o rechazado por ello es fundamental para el desarrollo emocional sano de los niños y es la base de una buena autoestima. Ahora, y dentro de nuestro Curso de Maternidad y Paternidad, vamos a ofreceros más consejos al respecto y especialmente sobre forma de fomentar la autoexpresión de los niños que es reforzar sus capacidades.

Hemos hablado de la posibilidad de dejarles decidir sobre su aspecto y su ropa para reforzar esa capacidad de autoexpresarse, pero, por supuesto, la individualidad es mucho más que la imagen personal.

Las palabras habladas

Los niños aprenden a hablar pero no es lo mismo hablar que ser capaz de dar nombre, entener y verbalizar sus sentimientos. Las palabras y su manejo serán la herramienta fundamental de la autoexpresión de los niños.

Un trabajo que compete fundamentalmente a los padres es ese de ayudarles a dar forma mediante el lenguaje interno y su expresión verbal a sus pensamientos, sus emociones y sus deseos, sin arrebatarse cuando existan tensiones o situaciones desagradables, pero sin negarles el derecho a sentirse mal o vivir cosas negativas.

Podemos ayudarles a dar forma a sus palabras, acompañándoles en el proceso, siendo nosotros mismos muy comunicativos y, sin imponer, guiándolos para que consigan expresarse conscientemente. Y sobre todo, hablarles sin juzgarlos ni presionarlos.

Los cuentos, narrados o leídos, las historias de nuestro pasado o de su primera infancia, las anécdotas familiares y la propia Historia o las leyendas van a ayudarles a enfrentarse a nuevas construcciones y a aprender mediante el ejemplo.

Hablarles y contarles cosas, siendo sinceros y cercanos, les ayudará muchísimo en su desarrollo.

Las palabras escritas

Si los niños inventan cuentos o historias ellos mismos podemos animarles a escribirlos, primero haciéndolo nosotros mismos a su dictado y luego proponiéndoles que ellos mismos lo hagan en un cuaderno o en un blog.

Y, como los niños aprenden sobre todo con el ejemplo, no estaría de más que nosotros mismos escribamos los cuentos que les contamos inventados, para que aprecien la palabra escrita, su belleza, su capacidad de dar expresión a lo interno que nos sucede y su permanencia.

Además, podréis releerlos siempre que queráis y les encantará cuando vayan creciendo que esas historias de su infancia no se pierdan.Cuando los niños comiencen a escribir y, solamente si ellos lo desean, podemos proponerles que lleven su propio diario, ya que ese esfuerzo creativo y no dirigido formará parte de su propia construcción y su historia como ser humano. Pero insisto, nunca hay que obligarles, solo proponérselo, ya bastante les obligan a escribir cosas en la escuela.

Otra forma de fomentar su capacidad de expresión es, a medida que crecen y siempre con supervisión, ayudarles a encontrar un entorno virtual seguro en el que puedan comunicarse por escrito con otros niños con intereses parecidos, sean estos los dinosaurios, los zoos, los juegos de ordenador infantiles, los deportes o la música. También pueden crear un blog personal donde vayan subiendo cosas que les interesen.

No hay mejor impulso para expresarse por escrito que querer hablar con alguien de algo que ambos les apasiona.

La expresión visual y artística

Os propongo una cosa, dejad pintar o modelar a vuestros hijos sin interferir con indicaciones o juicios, sin decirles como deben hacer las cosas y sin señalar si está bien o mal su trabajo, valorando sencillamente su placer al hacer arte y la expresión que han encontrado. Es maravilloso verlos crear y solamente ofrecer ayuda si la piden.

Otra idea para fomentar su capacidad de expresión mediante la pintura y otras artes visuales es enseñarle a usar una cámara de fotos y acompañarle mientras fotografía a su familia, sus mascotas, sus amigos y su entorno, de nuevo, permitiéndole que sea él mismo quien decida lo que desea fotografiar.

Además, con fotos ya hechas o con recortes de revistas del tipo que él prefiera, y añadiéndo color y texturas variadas, proponerle hacer collages y póster que luego puedan adornar la casa es otra forma de fomentar su capacidad de autoexpresión.

Decorar la casa con flores u objetos, pintar un mural sobre la pared, pegar carteles o fotos y hasta poner pegadas en una pared conchas, mosaicos, cuentas de colores y piedras puede hacer que toda vuestra casa se llene de belleza sencilla y alegre, representando un espacio vivo donde los niños puedan autoexpresarse.

En Bebés y más | Autoestima: valorar los talentos y el esfuerzo, La primera piedra para construir la autoestima de los niños, Curso de maternidad y paternidad: consejos para hablar con nuestros hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos