Compartir
Publicidad
Publicidad

Estos son los lugares donde podemos mantener relaciones sexuales si colechamos con el bebé

Estos son los lugares donde podemos mantener relaciones sexuales si colechamos con el bebé
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dormir con el bebé en la misma cama, lo que conocemos coloquialmente como "colechar", es una posibilidad que muchos padres consideran desde antes de que el bebé nazca, normalmente porque se han informado previamente y han descubierto que, aunque en los primeros tres meses se considera relativamente preligroso, a partir de ese momento es muy recomendable para mantener la lactancia y recomendable para el desarrollo del bebé.

Otros no se han informado y, aunque creen que es algo que hará que su hijo se transforme en el mismísimo pupilo de Satanás, acaban durmiendo con el bebé porque ven que es la única manera de dormir todos un poco.

Sea cual sea la manera de llegar a la práctica, hay detractores que argumentan, entre otras cosas, que no es nada recomendable porque la relación de pareja se va a resentir: ¿Si dormís con el bebé, dónde queda vuestra intimidad, dónde vais a hablar de las cosas importantes, dónde vais a mantener relaciones sexuales? Pues hoy, con un plano de una casa cualquiera, respondemos a esta pregunta: estos son los lugares donde podemos mantener relaciones sexuales si colechamos con el bebé.

Es más rápido decir cuáles son los lugares donde no podéis

Planocolechorojo

Iba a colorear de verde todas las zonas donde la pareja puede estar junta y hablar de cosas importantes, de cosas no tan importantes, hacer eso que llaman "seguir manteniendo la llama del amor de pareja" y eso que llaman "mantener relaciones sexuales", pero me he dado cuenta de que iba a tardar bastante y he preferido simplemente marcar en rojo las zonas donde, en caso de que el bebé esté en nuestra cama, no podéis hacer todo eso. Allá van:

  • En el rellano, fuera del piso: bueno, poder podéis, pero os exponéis a que se os cierre la puerta y el bebé se quede dentro y vosotros fuera, así que si eso salid con las llaves en la mano. Os exponéis también a que entre o salga algún vecino, o que os vean por la mirilla, y no creo que os apetezca ser observados o recibir una visita de la policía, así que creo que en rojo está bien.
  • En los fogones: al menos si son fogones porque os podéis destrozar el culo o la espalda... vamos, es el lugar menos erotizante de la casa, la verdad. Si tenéis vitrocerámica salváis el tema del dolor, pero aseguraos de que esté bloqueada, no sea que se encienda sin querer y os dejéis un trozo de piel ahí. Si es de inducción tranquilos, vía libre. Otra cosa es que os guste hacer cosas allí donde hacéis de comer. Hay un dicho que dice "donde tengas la olla, no metas la p*lla", que si bien no tiene esa intención (donde te ganes el pan, no te líes con nadie), parece aplicable.
  • En la pica o fregadero: no sé cómo se llama en otras zonas, pero donde yo vivo lo llamamos pica, pila o fregadero. Donde se lavan los platos, vamos. Si uno se sienta dentro la posición parece complicar bastante cualquier intento de penetración. Besitos y caricias sí, pero vamos, habiendo otros lugares, ya son ganas de irte de la cama para tener relaciones y acabar metida en el fregadero.
  • En la nevera: en verano es muy tentador, porque te refrescas, pero la verdad, no veo cómo. Como no sea en plan "cariño, llevo un rato con la cabeza metida aquí dentro y no encuentro el queso" y que él llegue y haga algo por detrás... tampoco es lo que se dice muy romántico, pero es que no se me ocurre otra opción.
  • En el retrete, el bidé o el lavabo: creo que son lo suficientemente pequeños y duros como para considerar que no son el lugar idóneo. Quizás el lavabo si te apoyas de espaldas, en plan "llevo media hora lavándome las manos y se me están arrugando, o vienes o me quedo manca", pero vamos, tanto hacerlo de pie os vais a poner muy fuertes, y no sé si están las fuerzas para tanto equilibrio. No sé, no veo que tampoco sean zonas muy erotizantes.

De las zonas que veis que no están rojas, el plato de ducha lo pondría en naranja, por aquello de que como esté mojado os podéis abrir la cabeza en un resbalón. La bañera parece más amigable en este sentido, porque seguro que os sentaréis o tumbaréis. La cocina, pues ya la veis, la encimera da juego y es resistente (un poco fría y dura) y la mesa del comedor parece lo suficientemente grande.

Más zonas donde sí podéis sin problema

Planocolechogood

Aquí tenéis el resto de la casa. Excepto encima de los armarios, que creo que se entiende que no es un lugar al que intentaríais acceder y por eso no lo he puesto en rojo, el resto son zonas totalmente factibles. Tenéis el sofá, zonas amplias de suelo donde una manta hace maravillas, otra u otras habitaciones, quizás con cama, alguna que otra mesa y ¿la cama?.

Sí, he puesto un interrogante y no la he puesto en rojo porque si os fijáis un momento, unos segundos, unos minutos en el bebé, veréis que no se mueve.

Ya, sí, el de la foto claro que no se mueve. ¡Me refiero al vuestro! Respira tranquilamente, plácidamente, está en otro plano astral. Puede caerse el techo, haber un terremoto, un maremoto, un huracán o lo que se os ocurra, que seguirá durmiendo. ¿O quizás no? Pues por eso el interrogante.

Si el vuestro es de los que duermen como si no hubiera un mañana, y aunque se despiertan más o menos veces cuando duermen desaparecen del mundo, hay espacio suficiente para hacerlo en la cama. Si es de los que se despertarían, o si os corta el rollo hacerlo con el bebé ahí de cuerpo presente, pues entonces no, a otro lugar.

Vamos, concluyendo, si eres de los que consideran que dormir con el bebé está mal porque la relación de pareja se puede resentir y ya no habrá lugar posible donde mantener la intimidad y hacer el amor, ya ves. Con un poco de imaginación (o sin ella, que alejarte unos metros del bebé no tiene tanto misterio ni requiere de grandes dotes de creatividad) se puede seguir manteniendo encendida la llama del amor y la pasión.

Foto | Inmobiliaria For-Cot
En Bebés y más | He dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja, Colecho con el bebé: dormir juntos para mejorar la relación, Ocho problemas de pareja a la hora de hacer el amor (cuando tienes hijos)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos