Compartir
Publicidad
Publicidad
He dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja
Ser Padres

He dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja

Publicidad
Publicidad

¿Dónde deben dormir los hijos, con los padres o solos en su habitación? Es la eterna pregunta cuya respuesta, bajo mi punto de vista, es tan simple como "allí donde el bebé esté tranquilo y duerma bien". Si utilizamos este argumento lo más habitual es que los bebés duerman junto a los padres, porque es allí donde duermen mejor (no todos, que hay algunos que prefieren estar solos o que, simplemente, les da igual), pero esto del colecho, de compartir cama con los hijos hasta al menos los tres años como recomienda Nils Bergman o hasta al menos los cinco como recomienda Margot Sunderland topa de frente con el argumento de "me preocupa mi relación de pareja".

Siempre que hablo de colecho, siempre que escribo sobre ello, siempre que leo algún artículo al respecto, alguien dice que "no, no duermo con mis hijos porque me preocupa mi relación de pareja". Y yo, a modo de respuesta, ofrezco hoy esta entrada en la que digo lo mismo, aunque un poco diferente: he dormido con mis 3 hijos en nuestra cama porque me preocupaba mucho mi relación de pareja.

"La pareja sigue siendo importante"

Como digo, siempre, cuando se habla de hijos, se sigue diciendo que la pareja es importante. Obviamente, la unión entre el padre y la madre, que ha sido intensa (supongo) hasta el momento de ser padres debe seguir existiendo y ambos deben seguir relacionándose como hacían antes. Esto es hablando, riendo, compartiendo tiempo juntos, besándose, manteniendo relaciones, siempre según las ganas que tengan, el tiempo, etc.

¿Quiero decir con esto que hay que dejar al bebé de lado? No, yo no he dicho eso. Mucha gente me dice que se va de fin de semana y dejan al bebé con la abuela porque tienen que seguir haciendo vida de pareja, o que dejan al niño solo en la habitación, aunque llora un poco, porque tienen que seguir haciendo vida de pareja. Cada cual en su casa que haga lo que quiera, por supuesto, pero yo no concibo dejar a mi hijo sin padres un fin de semana para descansar de la paternidad y volver a ser padres sin hijos, de igual modo que no concibo dejar a mi hijo llorando un poco (o un mucho) porque queremos estar solos.

No concibo lo primero porque si he querido ser padre, si he querido tener un hijo es con todas las consecuencias, es decir, vivir con él todos los días de la semana y disfrutar de su presencia, darle cariño y recibirlo, amarle... y de las personas que amas no necesitas separarte para descansar o para amar a las otras, ¿no?

No concibo lo segundo porque como padre tengo el deber y las ganas de cuidarle de día, pero también de noche, y oírle llorar en su habitación para que aprenda a estar solo porque prefiero fortalecer el vínculo con mi pareja no me cuadra. Prefiero fortalecer el vínculo que aún no tengo con mi bebé que entiende menos la separación que mi mujer, y eso que ni siquiera la dejo sola, que todo cuestión de no ser dos, sino tres en la habitación.

Además, ¿acaso no podemos estar juntos cuando el bebé duerme y hacer todas esas cosas que una pareja hace?

Dormir con ellos para que funcione la relación de pareja

Igual estáis pensando que no estoy bien de la cabeza, que lo lógico es lo contrario, estar los dos juntitos, papá y mamá, y solos, para que ambos funcionemos como pareja y como padres. Pero no, yo lo veo al revés. Cuando somos padres pasamos de ser una pareja a ser una familia y de igual modo que amamos con locura a nuestra pareja empezamos a amar con locura a nuestro bebé. Como he dicho, no concibo dejar llorar a mis hijos cuando podría estar atendiéndoles, así que si mi mujer sugiriera dejar al bebé solo para estar los dos juntos tendríamos un problema, una discusión derivada de la diferencia a la hora de cuidar al bebé: ella que sería capaz de dejarle solo y yo que no, así que tendría que intentar encontrar una solución, un punto común.

En mi caso, siempre ha sido ella la que me ha dicho que ni loca iba a dejar a sus hijos solos en una habitación llorando o despertándose por no tenernos cerca, así que, para que mi relación de pareja vaya bien, yo he consentido eso y hemos dormido todos juntos. Lo bueno por mi parte es que siempre he estado de acuerdo con ello, como ya he explicado.

Por otra parte, mis hijos no son de los que si los dejabas solos se dormían. Había que dormirles con la teta, con los brazos o con un bailecito, como a la gran mayoría de bebés, y sufrían el llamado síndrome de la cuna con pinchos (que en cuanto los sueltas lloran) y esto hacía que lo más recomendable fuera que durmieran con nosotros. Nos tocaban, nos sentían, nos oían, compartían espacio y se despertaban mucho menos.

¿Quieres un bebé que duerma un poco mal o uno que duerma muy mal? Porque yo prefiero al que duerme un poco mal, que será aquel que nos deje dormir un poco más, descansar un poco más y por el día tener un humor un poco mejor que el que no te deja dormir nada de nada porque lo tienes separado y se despierta cada dos por tres.

Istock 000055520476 Small

La razón es clara, si cada noche duermes fatal a la que pasen varios días tendrás un humor de perros y entonces es cuando uno (o una) está más susceptible y cuando aparecen discusiones acaloradas por cosas que no surgirían si durmierais mejor: que si ahora te toca a ti dormirlo, que yo he dormido 10 minutos menos que tú, que has estornudado y vas a despertar al niño, que no me da la gana ir a casa de tu madre, que piensas más en ti que en mí, que me ves fea, que no valoras lo que hago, que no te quejes que otros estarían en el bar y yo vengo corriendo para estar por el bebé, que...

Y todo porque ni el padre ni la madre descansan lo suficiente y así pasan los días y cada vez se tiran más trastos a la cabeza. ¿Es esto cuidar de una relación de pareja? No, porque así ni sois pareja, ni sois padres ni sabéis muy bien qué sois ni qué queda de aquellos que sonríen en la foto de aquel viaje tan chulo que hicisteis cuando aún no teníais al bebé.

¿No dicen que para cuidar bien a un bebé sus padres deben estar bien? Pues dormid con él si así duerme mejor, que estaréis más descansados, de mejor humor, reforzaréis vuestro papel de padres y pareja responsable capaz de cuidar juntos a un bebé y por el día le cuidaréis mejor como consecuencia.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Colecho con el bebé: por qué dormir juntos es beneficioso, Colecho con el bebé: dormir juntos para mejorar la relación, Si tu bebé no te ve, no te huele, no te oye y no te siente no sabe que existes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos