Compartir
Publicidad
Publicidad

Dormir lejos del bebé disminuye la producción de leche materna

Dormir lejos del bebé disminuye la producción de leche materna
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante esta semana, la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la OMS ha ofrecido información y algunos consejos, recordando cuáles son las recomendaciones oficiales que, desde hace más de diez años, aún no han variado.

La recomendación, lo que la naturaleza tiene previsto para un bebé, es que tome leche materna de manera exclusiva durante 6 meses, como alimento principal, pero acompañada de otros alimentos hasta los 12 meses y como un alimento más hasta al menos los dos años.

Pero esto no es todo, porque este año han querido ir más allá y han explicado que cuando la madre duerme lejos del bebé, cuando se separan por la razón que sea, la producción de leche materna disminuye.

Esto, obviamente, es poner una pequeña traba a la lactancia materna, cuyo éxito depende de muchos factores.

La lactancia materna puede ser exitosa, pero no soporta muchas trabas

¿Que a qué me refiero con esto de las trabas? Pues a que una lactancia puede funcionar bien desde el principio, pero puede acabar fracasando si poco a poco se van añadiendo factores que la hagan peligrar. Si todo va bien y la madre duerme separada del bebé cabe la posibilidad de que siga yendo bien.

Pero si al dormir separada de su bebé le añadimos que alguien por el día le da un biberón, que la madre se separa del bebé porque trabaja ocho horas, que desde el principio han intentado que el bebé mame según unos horarios o que se limita el rato que está al pecho, por poner algunos ejemplos, es más posible que la lactancia acabe fracasando y no se lleguen ni a los primeros seis meses de lactancia exclusiva.

¿Dormir separada del bebé?

Así es. Creo que no es la norma, creo que la mayoría de padres duerme con sus bebés al menos hasta los seis meses (o más), con un moisés al lado de la cama, una cuna o durmiendo en la misma cama que los padres. Sin embargo, y aún me sorprende, de vez en cuando se oyen casos de padres que aplican el método Estivill a bebés de menos de un mes, de parejas que dejan llorar al bebé en su habitación hasta que cae rendido o simplemente, de bebés que se quedan en otra habitación para que aprenda cuanto antes a estar solo y luego no quiera pasar las noches con los padres (que parece estar visto como un sacrilegio y un error para la correcta maduración de un individuo).

El problema es que cuando te separas del bebé las tomas son menos frecuentes. El bebé está más lejos de la madre, la huele menos y en consecuencia demanda menos tomas. Además, cuando llora un poquito, cuando pide pecho, muchas veces recibe un chupete y caricias para que siga durmiendo cuanto antes o, en el peor de los casos, un "espera un poco, no vayas todavía, a ver si se duerme y la cosa no va a más". Si el bebé tiene muchas ganas de comer, llorará cada vez más. Si tiene tanto hambre como sueño, o más sueño que hambre, cabe la posibilidad de que se quede dormido sin haber comido, y ahí el bebé habrá perdido una toma, y el pecho de su madre también.

Y ya se sabe, la leche materna funciona según la demanda. A más demanda, más oferta. Además, se sabe que por la noche las mujeres segregan más prolactina, que es la hormona encargada de fabricar leche. A más prolactina, más leche. Y en consecuencia, a más tomas nocturnas, más prolactina y más leche. Es decir, los bebés tienen que mamar por la noche para asegurarse el alimento del día siguiente (y de los días siguientes), y de hecho lo hacen, o lo piden. Otra cosa es que se les amamante.

Por eso la recomendación es dar el pecho a demanda, sin horarios, también de noche, cuando el bebé lo pide, y por eso de vez en cuando se nos recuerda qué es la demanda, para explicar que si el bebé está llorando, llegas tarde.

Y para evitar que llegue a llorar, para estar atenta a los primeros gemidos, para que mame cuando lo necesite, para que se coja al pecho cuanto antes y, en consecuencia, se duerma cuanto antes, lo lógico y recomendable es que madre y bebé duerman cerca. Lo de separarse es un consejo moderno de occidente, consecuencia de una sociedad cada vez más individualista, competitiva y egoísta, en la que parece que tienes más futuro viviendo solo y sin lazos emocionales que generen la mínima dependencia.

Vía | El Economista
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Los bebés que duermen con sus padres son amamantados durante más tiempo, dice un nuevo estudio, Pregunta a la matrona: ¿Es perjudicial la lactancia prolongada unida al colecho?, Divertido cómic sobre la lactancia materna y el colecho, Mi experiencia con los pediatras poco amigos del colecho y la lactancia (I) y (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos