Compartir
Publicidad

Cuando el papá participa activamente en la crianza la relación de pareja se resiente

Cuando el papá participa activamente en la crianza la relación de pareja se resiente
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los tiempos han cambiado mucho y los papás participan de un modo mucho más activo en la crianza de sus hijos, hecho que provoca, al parecer, que las parejas tengan más desacuerdos y problemas que aquellas en que la madre es la cuidadora principal.

A esta conclusión han llegado investigadores de la Universidad estatal de Ohio tras realizar un estudio a 112 parejas que tenían un niño de cuatro años. Estas parejas rellenaron unos cuestionaros en los que se les preguntaba con qué frecuencia jugaba el padre con el hijo y con qué frecuencia participaba en actividades de cuidado, como bañarlo, vestirlo, etc.

Además de valorar los cuestionarios los investigadores observaron a cada pareja durante cerca de veinte minutos para ver cómo ayudaban al pequeño a hacer dos tareas, hacer un dibujo de su familia y utilizar fichas de construcción para hacer una casa.

Se observó que las parejas tenían una relación de pareja más sólida y de más apoyo cuando el padre pasaba más tiempo jugando con el niño, pero participando menos en el cuidado de su hijo. Sin embargo, las parejas tenían más problemas y más diferencias cuando el padre participaba más en la crianza de su hijo.

Estos resultados sorprendieron a los investigadores, que declararon que el estudio podría desilusionar a quienes creen que tanto la madre como el padre deben compartir equitativamente el cuidado de los hijos.

A mí este estudio, que aparece publicado en la edición de enero de la revista Developmental Psychology, no me sorprende lo más mínimo. Viene a decir que cuando el padre no toma decisiones en la crianza del hijo, pero juega mucho con él, la relación de pareja funciona mejor que cuando el padre participa activamente en el cuidado del niño. Esto es lógico, ya que lo normal es que allí donde las decisiones las tome una sola persona habrá menos conflicto que aquellas situaciones en que ambas deben tomar decisiones y deben llegar a un consenso.

Recuerdo un estudio del que hablamos hace un tiempo que decía que cuando los padres participaban más en la crianza de los hijos, éstos crecían más estables emocionalmente hablando. Ahora sabemos que el beneficio para el niño puede suponer un perjuicio para la pareja (o no). En cualquier caso, como digo, cada pareja debe elegir a quién prefiere beneficiar (si a la pareja evitando discusiones o al hijo) o, simplemente, tratar de buscar un equilibrio tal que la familia pueda vivir feliz.

Vía | Healthfinder
Foto | Childrens Book Review en Flickr
En Bebés y más | La implicación de los papás es clave en el desarrollo de los niños, Todo lo que les puede dar papá, Los sentimientos de los hijos ante las discusiones de pareja, Ser papá: cuando tener un hijo destapa la caja de los truenos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos