Compartir
Publicidad

La implicación de los papás es clave en el desarrollo de los niños

La implicación de los papás es clave en el desarrollo de los niños
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Caixa presentó ayer los resultados del estudio "Infancia y futuro: nuevas realidades, nuevos retos" en el que se observa que una familia igualitaria contribuye al bienestar de los niños y, por contrapartida, que en aquellos hogares en los que los padres (papás) se implican poco o nada en la crianza de los hijos, los niños tienen más probabilidades de presentar baja competencia emocional, falta de afecto hacia la familia e incluso tasas más elevadas de obesidad.

Observando los datos de dicho estudio vemos que más de la mitad (el 51%) de los papás con niños de entre 5 y 10 años están muy implicados en la crianza de sus hijos, aunque tan solo el 7% podría equipararse al nivel de las madres. Dicho de otro modo, el 93% de los papás participan en la crianza de los hijos menos de lo que lo hacen las madres.

También se observa en el estudio que en la actualidad se tiene una visión de la familia más igualitaria que hace dos décadas (1990), cuando era un 42% de los padres de niños pequeños los que expresaban que lo ideal era que el padre y la madre pudieran participar por igual en el cuidado de los hijos, frente al 69% actual.

Este 69% parece que va bien encaminado, ya que se observa que los hijos de las parejas en las que ambos padres se implican en la crianza de los hijos tienen mejores resultados en los estudios y sufren menos tensiones en el hogar (que suelen ocasionarse cuando las cargas de trabajo están mal distribuidas).

Las mujeres cambian más de situación laboral

El 23% de las mujeres que tienen hijos menores de cinco años han dejado el trabajo para ocuparse de ellos, frente al 4,8% de los padres que han optado por esta vía.

La causa es doble. Por un lado las familias tienden a seguir la inercia de la baja maternal, cuando el padre trabaja y la madre se ocupa del bebé y por otro lado los padres tenemos una desventaja a la hora de cuidar a los bebés, y es que no somos mamás.

papa-e-hijo2.jpg

Por más que queramos, no nos hemos embarazado, no hemos parido y no tenemos dos pechos que amamantan, por lo que no somos madres. El vínculo que un bebé crea con su madre los primeros meses suele ser más sólido que el que crea con papá y lo más fácil para los bebés suele ser quedarse con la persona cuya relación es más estrecha, que la mayoría de las veces es la madre.

Cada vez más niños en la guardería

Otro de los aspectos que ha valorado el estudio es el del cuidado de los hijos cuando la madre sigue trabajando. El 21% de los hogares cuentan con la ayuda de la abuela a diario y el 43% optan por dejarlos en la guardería o en ludotecas, cifra que ha aumentado con respecto a hace 20 años, lógico si tenemos en cuenta que ahora más madres trabajan.

La implicación de los papás es clave en el desarrollo de los niños

Volviendo al tema que encabeza esta entrada, se hace especial hincapié en la importancia de estimular a los hijos, de pasar tiempo con ellos y por eso es clave la implicación de los papás. Dice el refrán que "cuatro ojos ven más que dos" y, cuando hablamos de hijos, aportan más estímulos y contacto dos padres que uno.

Se sobreentiende al realizar dicha afirmación que las madres ya proporcionan cuidados y estimulación a sus hijos, pero se observa que en los hogares en que los padres están muy implicados en la crianza de sus hijos, los niños tienen una mejor salud emocional y social.

Vía | La voz de Galicia Fotos | Darin Barry, krasi en Flickr En Bebés y más | Todo lo que les puede dar papá, ¿No tenemos tiempo para los hijos?, Más tiempo con los hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos