El cambio de rutina de las fiestas navideñas puede afectar al comportamiento de tu hijo: cómo ayudarle

El cambio de rutina de las fiestas navideñas puede afectar al comportamiento de tu hijo: cómo ayudarle
Sin comentarios

Las fiestas navideñas traen mucha alegría e ilusión para todos, especialmente para los niños.

Sin embargo, también conllevan cierto ajetreo, ya que los horarios y las rutinas cambian drásticamente con las vacaciones, las fiestas son movidas a nivel físico, familiar y logístico... y esto influye en los niños.

Además, si existen ciertas dificultades previas (por ejemplo, en el lenguaje), como tartamudez, dislalias... estas pueden acentuarse con el cambio de rutinas. Por otro lado, es importante destacar que estos cambios son más evidentes en bebés y niños pequeños.

T

¿Notas a tu hijo más nervioso o ansioso estos días? ¿Está quizás más movido? ¿Le cuesta dormir? Si has notado algunos de estos cambios en el comportamiento de tu hijo, o en su estado de ánimo, no te pierdas este artículo, donde abordamos todas estas cuestiones.

También podrás conocer algunas ideas clave para evitar esta interferencia en tus hijos y ayudarlos a estar más tranquilos, que pueden servirte para estos días que aún quedan de fiestas. Pero antes, conozcamos qué implica la rutina y cuáles son sus efectos positivos.

La rutina y sus efectos positivos

Las rutinas se definen como costumbres o hábitos adquiridos de hacer las cosas de una determinada manera; esta manera de hacer las cosas implica la no necesidad de reflexionar o decidir sobre ello (es decir, son actos que se dan de forma automática).

En nuestro día a día (sobre todo, con hijos), necesitamos la rutina, porque esta nos permite organizar nuestro día y planificar y combinar todo lo que debemos hacer: trabajo, escuela, comidas, etc.

Así, la rutina puede ser muy beneficiosa para niños y adultos. Pero, ¿qué proporciona exactamente?

  • Sensación de seguridad.
  • La posibilidad de ahorrar energía física y mental.
  • Aprendizajes y disciplina.
  • Optimización del día y del tiempo en general.
  • Comodidad.
  • La posibilidad de planificarse.

Las fiestas y el cambio de rutina

Aunque estos días de fiesta son de celebración y alegría, y también para descansar, lo cierto es que pueden tener un impacto no tan positivo en la conducta y/o el estado de ánimo de algunos niños.

Sobre todo, en aquellos que necesitan mucha rutina y sensación de seguridad, o a los que no les gustan tanto los cambios, la espontaneidad o la incertidumbre.

Y es que, la llegada de las fiestas también conlleva un cambio de horarios y de rutinas importante, ya que los niños no van al cole, surgen (o se planifican) muchas comidas y cenas familiares, etc. Pero, ¿qué impacto puede tener un cambio de rutinas en los niños? ¿Cómo afecta esto a nivel psicológico?

El impacto de los cambios de rutina en el comportamiento

E

Como hemos visto, la rutina proporciona ciertas ventajas a los niños. Esto hace que, cuando esa rutina que tienen marcada desaparece, puedan aparecer dificultades o una interferencia en su comportamiento, aunque sea leve.

Así, ¿de qué forma interfiere un cambio de rutinas en los niños?

  • Puede aparecer sensación de confusión.
  • Mayor nerviosismo o ansiedad.
  • Alteraciones del sueño (como por ejemplo, dificultades para conciliarlo).
  • Irritabilidad.
  • Cambios en el comportamiento (o trastornos del comportamiento).
  • Acentuación de dificultades previas (por ejemplo, en el lenguaje).
  • Problemas de atención o concentración.

¿Cómo mantener la rutina sin dejar de disfrutar de las fiestas?

Lo cierto es que, mantener ciertas rutinas puede beneficiar a los niños, aunque estemos en Navidad y en época de Reyes Magos.

Y es que, no se trata tanto de ser rígidos con la planificación y los horarios, sino de, a partir de un mínimo de flexibilidad, poder adaptar los horarios y la rutina familiar a los nuevos eventos que conllevan las fiestas.

Es decir, mantener un mínimo de rutina sin dejar de disfrutar de las fiestas navideñas. ¿Por qué? Porque esto permitirá a los niños seguir disfrutando de cierta sensación de seguridad, evitando que se pongan nerviosos ante cambios inesperados.

Pero, ¿cómo lo hacemos? Algunas ideas para empezar:

  • Intenta mantener los horarios de comidas y cenas.
  • Mantén las rutinas que sabes que benefician a tus hijos (por ejemplo, levantarse a X hora).
  • Anticipa los cambios y los eventos del día que se salen de la normalidad (por ejemplo, una comida familiar).
  • Mantén un horario fijo a la hora de irse a la cama, aunque este pueda ser flexible en los días festivos.
  • Sé flexible (y promueve la flexibilidad en ellos).
  • ¡No olvides disfrutar en familia!

Consejos para promover la calma y un estado de ánimo adecuado

Como hemos visto, el hecho de mantener un mínimo de rutinas, aún sabiendo que estamos en una época movida de compromisos familiares y sociales, puede ayudar a que nuestros hijos se sientan más tranquilos y seguros estos días.

R

Por otro lado, también pueden beneficiar a nuestros hijos ciertas prácticas que les ayuden a promover la calma y la tranquilidad, así como un estado de ánimo positivo. Algunas de ellas son:

  • Técnicas de relajación y respiración adaptadas a los niños.
  • Yoga infantil.
  • Descargar la energía a través del ejercicio físico, jugando en el parque, etc.
  • Hacer manualidades, dibujar, mandalas, etc.
  • Escribir un diario de emociones para facilitar la expresión emocional (también puede ser hecho con fotos, dibujos, etc.).
  • Dedicar la última hora del día a actividades más tranquilas.
  • Mantener pautas de higiene del sueño para favorecer un descanso adecuado.
Pexels Photo 5622345

Y tú, ¿has notado un cambio en el comportamiento de tu hijo estos días? ¿O en su estado de ánimo? ¿Se han acentuado ciertas dificultades o los has notado más sensibles de lo normal?

Si es así, puede que el cambio de rutinas que conllevan las fiestas de Navidad hayan tenido su efecto, así que, no temas.

En este caso, te animamos a poner en práctica algunos de nuestros consejos, y sobre todo, pedir ayuda especializada si notas que las dificultades persisten más allá de la Navidad.

Fotos | Portada (pexels), Imagen 1 (pexels), Imagen 2 (pexels), Imagen 3 (pexels), Imagen 4 (pexels)

Bebés y más | Adaptarse en las vacaciones con los niños: aprender a ser flexibles para que todos los miembros de la familia disfruten, ¿Navidades con niños pequeños?: rebaja las expectativas y disfrutad juntos de estas fiestas

Temas
Inicio