Compartir
Publicidad
Publicidad

1.600 euros de multa por hablar mal de la profesora en el grupo de WhatsApp de la clase

1.600 euros de multa por hablar mal de la profesora en el grupo de WhatsApp de la clase
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya ni siquiera los grupos privados de WhatsApp son privados, así que a la hora de comunicarnos debemos tener mucho cuidado con lo que se dice y con cómo se dice. La fiebre de los grupos de WhatsApp de madres y padres de los colegios, de los que los profesores no forman parte, pueden llevar en algunos momentos a discusiones, debates o críticas, que no siempre quedan indemnes.

Al menos es lo que se puede concluir después de ver que la Fiscalía pide 1.600 euros de multa a la madre de un niño que cursa quinto de infantil en Vigo, que habló de una profesora en el grupo, alertando a otras madres.

Las palabras de la madre

Según leemos en el Faro de Vigo, la madre dijo esto en el grupo de la clase:

Os voy a decir lo que está sufriendo mi hijo. La profesora G.H. se dedica a zarandearlo de malas formas, a tirarle del brazo, se burla de él, le come el bocadillo...Con esto quiero decir que controléis a vuestros hijos y les preguntéis por esta individua.

Las palabras salieron del grupo y llegaron a la dirección del colegio, de manera que la profesora se enteró de ello y decidió denunciar. Así, la madre acabó en el banquillo del Juzgado de lo Penal 3 de Vigo, acusada de cometer un delito de injurias contra su persona y multada a pagar 1.600 euros por escribir "descalificativos al buen nombre y decencia de la ofendida", según el fiscal.

Sólo quería avisar y saber si pasaba con otros niños

La madre, en el juicio, reconoció ser la autora del whatsapp y explicó que no lo hizo con "ánimo de ofender", sino con la intención de saber si también pasaba con otros alumnos, pues era eso lo que su hijo le había contado.

Al crearse revuelo a raíz del mensaje, la madre se disculpó tanto personalmente como a través del grupo, pero la profesora no consideró que la disculpa fuera suficiente: "Ella se disculpó en el WhatsApp por poner ese mensaje, pero no por el contenido. Este comentario ha supuesto un agravio a mi credibilidad, he perdido peso y ha generado comentarios de padres contra mi persona que no son ciertos". Además, contó que por culpa del suceso se había "roto la magia" con los alumnos de esa clase.

¿Se comía su bocadillo?

La profesora trabaja en el centro desde 1985, y al parecer no ha tenido nunca problemas similares (al menos según relatan la jefa de estudios y el inspector de Educación). En referencia a si se comía el bocadillo, la profesora explicó esto:

Me gusta despertar en ellos la creatividad y jugar con los sentidos. Por ello jugamos con la comida, la palpamos antes, la olemos, a mí los alumnos me ven y me dicen monstruo del chorizo, y por eso el niño puede decir que me como su bocadillo, pero solo estamos jugando. No quiero que esto se convierta en un problema pero tampoco quiero pasar de puntillas.

Faltan muchos datos

Yo no me atrevo a decir quién tiene razón de los dos, ni soy nadie para opinar, precisamente porque faltan muchos datos. Sólo sabemos lo que dijo la madre, en base a las palabras del niño, y de los dos afectados, el niño y la profesora, sólo tenemos la versión de ella.

La madre quiso poner en pre-aviso al resto de padres, buscando además su opinión, por si a alguien más le había pasado, y lo que sucedió fue que algunos de los padres se pusieron en alerta, se generó el debate y así llegó todo a la dirección.

¿Qué habría sido lo más sensato? Que la madre se dirigiera directamente a la profesora o a la dirección del colegio para preguntar sobre ello, en base a las palabras del niño. De confirmarse la culpabilidad de la profesora, entonces sí podría darse el aviso, o pedir medidas para que no se repitiera. Pero esto es algo que se suele considerar a posteriori... lo habitual es que los padres preguntemos a otros padres si les pasa lo mismo, para poder confirmar de algún modo la versión del hijo, y entonces actuar.

Pero repito, hablo sin saber porque faltan datos. Lo importante de esta publicación es hacer llegar a madres y padres que lo que decimos en los grupos de WhatsApp puede llegar a los juzgados.

Foto | iStock
En Bebés y más | Los grupos de Whatsapp de madres y padres son lo peor que ha ocurrido a los colegios en años, Los grupos de Whatsapp de madres y padres son lo mejor que ha ocurrido a los colegios en años, Este sí es un uso interesante de WhatsApp: diagnosticar complicaciones en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos