Publicidad

Tres hermanos son diagnosticados con retinoblastoma, un raro cáncer infantil ocular

Tres hermanos son diagnosticados con retinoblastoma, un raro cáncer infantil ocular
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Que un hijo sea diagnosticado de cáncer es devastador, y no podemos imaginar lo que debe ser que tus tres hijos tengan que luchar contra esta enfermedad. Tristen, de 5 años, Caison, de 3 años y Carter, de 7 meses, y todos han sido diagnosticados con retinoblastoma, un tipo de cáncer infantil poco frecuente que se desarrolla en la primera infancia.

Se trata de un tumor canceroso en la retina, una capa de tejido nervioso de la parte posterior del ojo que detecta la luz y envía imágenes al cerebro. Puede ocurrir en uno o ambos ojos y es la forma más común de cáncer ocular en niños.

Heredado de la madre

La madre tuvo el mismo cáncer de pequeña, y conocía que existía un 50 por ciento de posibilidades de transmitirlo a sus hijos, pero nunca imaginó que sus tres hijos la heredarían. 


Al mayor, Tristen, le fue diagnosticado cuando tenía cuatro semanas; al segundo al nacer, y el más pequeño, Carter, nació libre de cáncer, pero a los seis meses le descubrieron dos tumores, uno en cada uno de sus ojos. Comenzó tratamientos de quimioterapia el mes pasado.

Tras recibir quimioterapia y tratamientos con láser para eliminarlos, los dos mayores están libres de tumores desde que cumplieron un año, pero continúan con revisiones periódicas.

Cómo se detecta el retinoblastoma

retinoblastoma

El flash de la cámara de fotos es una herramienta que puede ayudar a detectar un retinoblastoma.

Si al hacerle una foto con flash a tu hijo detectas que sus pupilas aparecen blancuzcas, es un signo de alerta para acudir al oftalmólogo. No se trata de ir flasheando a los hijos a diestra y siniestra, aunque ya solemos hacerlo sin fines médicos, ni confundirlo con el típico "ojo rojo", pero sí que es forma sencilla y casera de detectar cualquier anomalía.

Síntomas de retinoblastoma

retinoblastoma

El retinoblastoma se descubre a menudo cuando causa ciertos signos o síntomas:

  • Ojo vago o perezoso: los ojos apuntan en direcciones diferentes (estrabismo).
  • La pupila se ve blanca o rosada en lugar de verse roja en las imágenes o cuando se ilumina la luz
  • Problemas de visión
  • Dolor de ojo
  • Enrojecimiento en la parte blanca del ojo
  • Sangrado en la parte frontal del ojo
  • Ojo protruido (que sobresale)
  • Una pupila que no se reduce en tamaño en respuesta a la luz brillante
  • Un color diferente en cada iris

Si se diagnostica un retinoblastoma, el oncólogo pediátrico hará más pruebas para saber si el cáncer se encuentra también en alguna otra parte del cuerpo del niño.

  • Si el retinoblastoma está dentro del ojo se llama intraocular.
  • Si el retinoblastoma se ha extendido desde el ojo al tejido que hay alrededor del ojo o a otras partes del cuerpo se llama extraocular. Este último tipo de cáncer es muy poco frecuente, pero puede afectar al cerebro, la médula espinal, la médula ósea o los ganglios linfáticos. Puede requerir diferentes tipos de tratamientos, como la radioterapia, la quimioterapia, y el trasplante de médula ósea.

La familia Rush está luchando contra el retinoblastoma de sus tres hijos, algo que supone un gran desembolso económico debido a que tiene que hacer frente a estudios y tratamientos que no están cubiertos. Para ello, piden ayuda en GoFundMe donde llevan recaudados más de 73 mil dólares (de su objetivo de 75 mil) tras aparecer en televisión la semana pasada.

Vía CNN 

En Bebés y más | Una madre detecta un cáncer en el ojo a su bebé gracias a las fotos con flash del móvil

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios