Compartir
Publicidad

Soplar las velas de una tarta de cumpleaños aumenta en un 1.400 por ciento la cantidad de bacterias

Soplar las velas de una tarta de cumpleaños aumenta en un 1.400 por ciento la cantidad de bacterias
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Soplar las velas de la tarta es una de las cosas que más ilusión les hace a los peques que cumplen años. Con ese soplido que sale desde lo más profundo de su ser sienten que ya son un año mayores. Pero un estudio reciente realizado por científicos de Estados Unidos nos brinda un detalle que no conocíamos de este momento tan importante para nuestros pequeños, y viene a arruinarnos un poco la fiesta.

Según investigadores de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur, la saliva que llega a la tarta de cumpleaños al soplar las velas aumenta en un 1.400 por ciento la transmisión de bacterias, haciendo muy posible "la transferencia de bacterias y otros microorganismos presentes en el tracto respiratorio de una persona a otra”.

El doctor Paul Dawson, profesor de seguridad alimentaria a cargo de la investigación, realizó un experimento con su equipo para comprobarlo. Colocaron sobre un papel de aluminio un glaseado que simulaba una tarta al que le colocaron unas cuantas velas.

Tras comer pizza para estimular las glándulas salivales (y simular un fiesta de cumpleaños real), soplaron las velas de la tarta, como suelen hacer los niños (y no tan niños) en su cumpleaños.

Luego diluyeron el glaseado con agua estéril y notaron que había un gran cantidad de bacterias en la superficie. En promedio observaron que había 14 veces más bacterias que las que habría si no se soplaran las velas. También observaron que cada soplido había producido diferentes tipos de bacterias y que algunas personas transferían mayor cantidad de bacterias que otras.

"Algunas personas soplan en la tarta y no transfieren ninguna bacteria, mientras que tal vez una o dos personas, por cualquier razón, pueden transferir un montón de bacterias ", dice Dawson.

Aún así, los autores del estudio creen que este dato no debe arruinarnos las fiestas de nuestros peques. No lo consideran un problema de salud alimentaria, puesto que si esta práctica contribuyeran significativamente a la propagación de enfermedades se llamaría la atención acerca de ello.

De todos modos, recomiendan algo que es puro sentido común: que los niños o las personas que estén enfermas se abstengan de soplar las velas de la tarta que luego comerán los demás invitados.

Vía | The Atlantic
En Bebés y más | Diez ideas básicas para hacer la fiesta de cumpleaños perfecta, Cumpleaños infantiles, ¿nos hemos vuelto locos?, Porque nadie querría que le pasara a su hijo, no olvides confirmar asistencia a las fiestas de cumpleaños

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos