Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué críticas pueden llegar a hacer los médicos y ginecólogos hacia la lactancia prolongada? (I)

¿Qué críticas pueden llegar a hacer los médicos y ginecólogos hacia la lactancia prolongada? (I)
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante varias entradas hemos ido explicando qué tipos de críticas o qué informaciones erróneas pueden llegar a recibir algunas madres por parte de los profesionales de salud. Hemos hablado de pediatras y enfermeras y quedaba pendiente hacerlo de los médicos de familia y los ginecólogos, que en una encuesta realizada a 155 madres que daban el pecho de manera prolongada, formaban parte de un mismo grupo “crítico”.

Como ya he dicho en otras ocasiones, el objetivo de estas entradas no es molestar a nadie, sino mostrar una realidad que existe y que muchos otros profesionales de la salud estamos tratando de solventar. A la vez, al responder a las frases de los médicos, las madres y lectoras pueden recibir información actualizada acerca de la lactancia y de este modo tener más recursos si, en alguna ocasión, se topa con algún comentario similar a los comentados. Vamos a ello:

No me recetó medicamentos compatibles con la lactancia

Siete de las madres encuestadas explicaron que sus médicos de familia no les recetaron medicamentos por estar lactando, que sí eran compatibles con la lactancia.

Es tal el desconocimiento sobre la leche materna y la medicación que muchos médicos se niegan a recetar algunos fármacos que la madre podría tomar sin problemas, quedando la madre sin tratar (hay patologías leves que quizás cursen con síntomas soportables, sin embargo hay otras que molestan más y las madres no tienen por qué vivir una situación de discriminación, pues las mujeres no lactantes sí podrían tratarse), por dar el pecho, si el medicamento es compatible.

Muchas madres lactantes conocen la página www.e-lactancia.org, en la que se pueden consultar los fármacos y el nivel de compatibilidad. Es habitual que, incluso cuando se les receta algo, miren después en casa la página para asegurarse de que lo pueden tomar y, de igual modo, consulten después de la visita con el médico cuando éste se niega a recetar algo porque cree que hay riesgo para el bebé.

“Desteta, que tu niño ya es grande”

criticas-med3.jpg

Esto lo dijo un médico a la madre de un niño de 14 meses. No hay mucho que comentar que no haya dicho ya en otras entradas con frases similares. “Desteta, que tu niño ya es grande” es la opinión del médico, ni más, ni menos. Como dudo que la madre le preguntara “¿usted qué opina, lo ve grande para mamar?”, habría sido más ético callarse, más respetuoso y habría demostrado estar un poco actualizado.

Un dentista me hizo un empaste sin anestesia

Una madre que fue al dentista se llevó, al decir que amamantaba, un empaste sin anestesia (tiene que doler…). Imaginad la cara de la madre al darse cuenta, tiempo después, que una anestesia localizada como la que utilizan los dentistas es totalmente compatible con la lactancia materna.

Probablemente pensaréis que es normal, que es el dentista y que no tiene por qué saberlo, sin embargo él es el responsable de la anestesia que utiliza y debe saber en qué situaciones puede utilizarse y en qué situaciones no puede hacerlo. No sé si hay muchas madres que amamantan con caries, pero teniendo en cuenta que cada vez más madres dan el pecho, los dentistas tendrán que reciclarse para tener claro que no hay por qué hacer sufrir a las mujeres sin necesidad.

“Que, ¿tu madre te piensa dar el pecho hasta que vayas a la universidad?

Esto se lo dijo un médico de familia a una mamá cuyo hijo tenía entonces 8 meses. Una vez más, un médico demuestra no tener ni idea de las recomendaciones acerca de la lactancia materna y una vez más un médico traspasa la barrera del respeto hacia los pacientes y hacia las personas. ¿A qué viene hablar de la universidad?

Es más, en esta ocasión la crítica es aún más punzante, ya que se utiliza la técnica del “se lo digo al bebé, que no se entera, y la madre lo escucha”, que personalmente detesto. De hecho, recuerdo que una madre de las que respondió la encuesta dijo que intentaba no dar el pecho a su hijo de más de un año en público porque en una ocasión un hombre se dirigió al niño para soltar su crítica ante tal conducta (“¿no crees que eres un poco mayor?”) y no quería que se repitiera. Como veis se trata de una manera de hablar en la que una persona dice lo que piensa sin decirlo directamente a la persona responsable, sino haciéndolo a modo de gracieta dirigiéndose al niño.

“Ya es suficiente, ya no le alimenta nada, dar hasta los 6 meses es de antiguas”

Esta frase la podemos dividir en dos secciones, la del “ya no le alimenta nada” y la del “dar hasta los 6 meses es de antiguas”.

criticas-med2.jpg

Sinceramente, no sé a qué vienen ninguno de los dos comentarios. El primero es fruto de una increíble falta de información y de sentido común. Durante miles de años los niños han vivido gracias a la leche materna. Si a los 5-6 meses ésta dejara de alimentar, dudo que la mayoría de nosotros estuviéramos vivos ahora mismo.

El segundo es de una falta de respeto alarmante, porque oye, si una quiere ser antigua pues lo es y punto. Nadie tiene derecho, y menos un desconocido, a opinar despectivamente sobre ello. Si además no tiene razón, el susodicho queda aún más en evidencia, ya que dar hasta los 6 meses es lo deseable, de inicio, y dar hasta los 2 años, lo recomendable.

Por otro lado, queda la duda del qué habrá vivido esa madre para llegar hasta los seis meses de lactancia. Muchas mujeres tienen problemas para dar el pecho a sus hijos, muchas pasan auténticos calvarios hasta que consiguen que la lactancia sea satisfactoria para sus bebés y para ellas y muchas llegan a los 4-6 meses, casi sin querer echar la vista atrás, pero felices de empezar a disfrutar dando el pecho.

Imaginad a una madre en ese momento, recibiendo semejante frase de un médico: “Ya es suficiente, ya no le alimenta nada, dar hasta los 6 meses es de antiguas”. No sé a vosotras, pero a mí me entrarían ganas de comérmelo con patatas.

“¿Aún notas que tienes leche?”

Esto se lo dijo un ginecólogo (según dijo la madre “uno de los ginecólogos de más renombre en mi ciudad”) cuando su hija tenía 12 meses. La pregunta no tiene mala intención, es simplemente interrogativa, sin embargo es extraña si se tiene en cuenta que la niña estaba mamando en el momento en que el profesional entró a la consulta.

Ya sabéis, porque lo hemos dicho varias veces, que mientras haya succión, habrá leche. Al parecer este ginecólogo no tenía muy claro que la succión de la niña fuera efectiva y que la madre siguiera produciendo leche.

Continuará

Dentro de unos días podréis leer la segunda parte de esta entrada, con más errores de información y más críticas irrespetuosas a las madres que amamantan a sus hijos.

Fotos | Flickr – moppet65535, Daquella manera, c r z
En Bebés y más | ¿Qué críticas pueden llegar a hacer los pediatras hacia la lactancia prolongada? (I) y (II), ¿Qué críticas pueden llegar a hacer las enfermeras hacia la lactancia prolongada? (I), (II) y (III)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos