Compartir
Publicidad

Una madre alerta del "síndrome del torniquete" en el pene por el uso de bañadores con rejilla: en qué consiste y cómo actuar

Una madre alerta del "síndrome del torniquete" en el pene por el uso de bañadores con rejilla: en qué consiste y cómo actuar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de los bañadores que utilizan los niños tienen una rejilla o redeceilla interna que soporta los genitales. Este forro interior está realizado en tejido transpirable microperforado, y aunque para los adultos es una parte de la prenda importante y necesaria, en el caso de los niños podría acarrear serios problemas.

Precisamente esto es lo que le ocurrió a Juan, un niño de siete años que sufrió importantes heridas en el pene por culpa de la redecilla de su bañador. Su madre, la bloguera Clara Castro, ha querido dar difusión a lo ocurrido para alertar a otros padres y prevenir este tipo de incidentes.

Un perfecto día de playa que acabó en urgencias

Era un perfecto y relajado día de playa. Los niños se divertían y jugaban despreocupados en el mar hasta que el pequeño Juan comenzó a quejarse de dolor en la zona genital. Cuando sus padres le bajaron el bañador para comprobar lo que pasaba, vieron que parte de la piel del prepucio había quedado estrangulada en los orificios de la redecilla, siendo imposible retirárselo de manera manual.

Aunque el padre del niño intentó cortar la red del bañador con unas tijeras, no consiguió liberar el torniquete que se había formado, y el dolor comenzó a aumentar. Clara explica en un vídeo difundido en Youtube cómo el aspecto del pene empeoraba por momentos, pudiéndose apreciar pequeñas burbujas de piel amorotadas y ensangrentadas atrapadas en los agujeros de la tela.

Rápidamente acudieron a urgencias, y tras vivir unos angustiosos momentos, los médicos pudieron finalmente liberar el pene del niño de la redecilla del bañador, momento en el cual el edema comenzó a remitir.

El pequeño Juan tuvo suerte, pues a pesar del terrible dolor y la herida que este hecho le provocó, los médicos pudieron retirar la tela sin necesidad de pasar por quirófano. Pero en casos más graves en donde no es posible aliviar el torniquete y hay riesgo de que el pene se necrose, podría ser necesario practicar una circuncisión de urgencia.

Por desgracia, el caso de este niño no es un hecho aislado, pues como bien explica Clara en su vídeo los médicos alertan de este fenómeno todos los veranos:

"Es más habitual de lo que creemos. La piel del prepucio de los niños es muy finita, y con el movimiento es fácil que me meta un pellizquito entre los agujeros de la red. Al ser una zona tan sensible se inflama rápidamente, pero cuanto más se inflama, más estrangula el hilo" - explica la bloguera en su vídeo.

¿Qué hacer ante este tipo de situaciones?

bañador

Lo que le ocurrió a Juan se denomina "síndrome del torniquete", y en Bebés y Más hemos hablado de ello en varias ocasiones. Este fenómeno sucede cuando un hilo o un pelo largo se enreda y estrangula alguno de los dedos del pie o de la mano del niño, o como ha ocurrido en este caso, el pene.

El estrangulamiento afecta a la circulación del miembro produciendo un edema y enrojecimiento, que cuando menos tiempo lleve más fácil será de tratar. En el peor de los casos puede llegar a producirse una necrosis, teniendo que operar al niño para quitarle el pelo o el hilo que causan el torniquete y evaluar el estado en que ha quedado el miembro.

Hay niños que enseguida verbalizan molestias y es fácil actuar con rapidez, pero otros pueden tardar más en quejarse o incluso ser tan pequeños que no sepan expresarlo con palabras, con la gravedad que esto puede suponer si no descubrimos a tiempo lo que le ocurre.

Por eso, si estamos en la playa o la piscina con nuestro hijo y de pronto comienza a quejarse de dolor en la zona genital o a llorar sin motivo aparente, actuaremos de la siguiente manera:

  • Le desnudaremos muy lentamente para revisarle, sin tirar del bañador hacia abajo con brusquedad, pues en caso de que el prepucio estuviera pillado por la redecilla podríamos agravar la lesión.

  • Si se ha producido un estrangulamiento del pene por este motivo, es importante avisar a los servicios de emergencia de inmediato, y no tratar de retirarlo nosotros mismos a no ser que lo veamos muy fácil. Recuerda que cuanto más tiempo pase, más crecerá la inflamación, multiplicándose el dolor y los riesgos asociados.

En cualquier caso, si tienes opción es preferible comprar a tu peque bañadores que no incluyan este tipo de red en la zona genital, como los clásicos slip o bóxers ajustados. Pero si en su armario solo hay bañadores de bermuda con rejilla interior, córtala con unas tijeras para evitar riesgos innecesarios.

Yo lo hago siempre con los bañadores de mis hijos, aunque nunca lo había hecho para prevenir el síndrome del torniquete, pues era algo que desconocía completamente, sino porque la tela de rejilla les irrita mucho la piel, provocándoles eccemas en el área genital. Pero ahora, con más motivo optaré por otro tipo de bañadores.

Fotos | iStock

Vía | Saquito de Canela

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio