Compartir
Publicidad

Una madre alerta sobre el "síndrome de torniquete" después que su bebé estuviera a punto de perder los dedos del pie

Una madre alerta sobre el "síndrome de torniquete" después que su bebé estuviera a punto de perder los dedos del pie
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando un bebé llora, usualmente se debe a que está comunicándonos una de sus necesidades, como alimento, cariño o sueño, y cuando éstas son cubiertas, el bebé suele calmarse. Pero, ¿qué pasa si sigue llorando y pareciera que ya agotamos todas las soluciones? Podría estar pasando por el síndrome del torniquete sin que nos demos cuenta.

Una madre británica alerta a otros padres sobre este síndrome, después de que su bebé estuviera a punto de perder cuatro dedos del pie.

Cuando mi hija nació, además de darme los consejos básicos, mi madre hizo mucho hincapié en que siempre le revisara los deditos de sus pies, para asegurarme que no hubiera un cabello o hilo enredado en ellos, pues podría cortar su circulación. Afortunadamente siempre lo hice y esto nunca ocurrió, aunque no sabía que eso tenía un nombre: síndrome del torniquete.

Alex Upton, madre de un pequeño bebé de tan solo 10 semanas, no tuvo la misma suerte que yo y ella lo descubrió después de mucho tiempo, cuando los dedos de su bebé estaban inflamados y rojos, tras aproximadamente 12 horas de que uno de los cabellos de ella se enredara en cuatro de los deditos del pie de su bebé.

Durante la mañana, su bebé no quiso comer y no paraba de llorar, hasta que finalmente ella lo descubrió mientras le cambiaba de ropa. Fue fácil quitar el cabello de tres de los dedos de su bebé, pero en el cuarto dedito, necesitó de un par de pinzas para depilar, pues se había inflamado demasiado.

Afortunadamente su bebé ya se ha recuperado y el médico le dio una crema antibacteriana para colocarle en lo dedos, después de asegurarse que no hubiera sido más grave. Hace algunos años, un padre pasó por lo mismo y acudió a las redes sociales para advertir a otros acerca de este peligro, pues no suele ser una de las recomendaciones que nos da el médico o las enfermeras.

Así que aunque tu bebé no llore ni se queje, hay que revisar siempre los deditos del pie, para asegurarnos que ni siquiera haya un cabello cerca, pues podría convertirse en un torniquete y ser un peligro para él.

Vía | TODAY

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio