Compartir
Publicidad

La violencia emocional hacia los niños, una cruda realidad

La violencia emocional hacia los niños, una cruda realidad
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Unicef vela por los derechos de los niños en el mundo y pone de relieve muchos hechos que podrían caer en el olvido. El informe "Ocultos a plena luz" ponía sobre la mesa la cruda realidad de millones de casos de violencia contra los niños. También casos de violencia emocional.

Y es que el abuso mental o psicológico puede manifestarse de muchas maneras. Es violencia emocional atemorizar, aterrorizar, amenazar, rechazar, aislar, ignorar, insultar, humillar o ridiculizar a un niño. También no prestarle apoyo emocional, desatender sus necesidades educacionales o médicas, exponerle a violencia doméstica y acoso psicológico.

Lo peor es que la violencia emocional contra los niños es habitualmente perpetrada por personas con las que estos tienen una relación personal estrecha. En ocasiones, el daño emocional sucede después de haber sufrido otras formas de violencia, sexual o física.

La violencia emocional, las agresiones verbales o psicológicas, provienen de los padres y tutores en los casos más comunes. El cuarto estudio nacional de Estados Unidos sobre la incidencia del maltrato y descuido al niño señalaba que el 73% de todos los casos de abuso emocional a niños en el periodo 2005-2006 eran provocados por alguno de los padres biológicos.

Recordemos que el informe "Ocultos a plena luz" se basa en datos de 190 países y documenta la violencia que se produce en lugares donde los niños tendrían que estar y sentirse seguros: sus comunidades, sus escuelas y sus hogares.

De este modo, se vulneran los derechos fundamentales de los pequeños, independientemente de sus circunstancias económicas, sociales, culturales, religiosas o étnicas. No hemos de viajar a otros mundos para saber que existe violencia de este tipo, a veces más cerca de lo que pensamos. Porque son casos ocultos.

En definitiva, la violencia emocional contra los niños sigue siendo una realidad escondida, con pocas estadísticas, tal vez debido a la dificultad de conceptualizar todas las posibles manifestaciones de este tipo de violencia y de cuantificar sus ramificaciones y consecuencias. Pero no podemos pasarla por alto.

Vía | AEPED
Más información | Unicef
En Bebés y más | Unicef publica un informe sobre la situación económica de los niños en diversos países: los españoles mal, claro, Las cifras del maltrato infantil oculto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio