Compartir
Publicidad
Publicidad

La dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

La dermatitis del pañal es el término utilizado para referirse a la erupción o irritación que aparecen en el área de piel del bebé cubierta por el pañal. El primer síntoma de irritación suele ser el enrojecimiento o la aparición de pequeñas ampollas en la parte baja del abdomen, las nalgas, los genitales y la entrepierna del bebé, es decir, las superficies de piel que están en contacto directo con el pañal. Este tipo de erupción muy pocas veces es grave y suele disminuir al cabo de tres o cuatro días si se trata adecuadamente.

Las causas más frecuentes de irritación son dos:

  1. Dejar puesto un pañal mojado durante demasiado tiempo, pues la humedad hace que la piel sea más susceptible a las rozaduras. Además, con el paso del tiempo, la orina contenida en el pañal empieza a descomponerse, produciendo sustancias químicas que pueden irritar la piel del bebé.

  2. Dejar puesto un pañal sucio de heces por demasiado tiempo. Los agentes digestivos contenidos en las heces atacan la piel, haciéndola más susceptible a la irritación.

Independientemente de cómo comience la irritación, la cuestión es que en cuanto la piel se lastima se vuelve más vulnerable a ulteriores irritaciones por contacto con la orina o las heces.

Para reducir las probabilidades de que tu bebé sufra de dermatitis provocada por el pañal, te sugerimos incluir estos pasos en la rutina del cambio de pañales. * Cuando tu bebé evacúe, cámbiale el pañal lo antes posible. Limpia el área que estaba en contacto con el pañal con agua y un paño suave después de cada evacuación. * Cambia los pañales mojados frecuentemente para reducir el tiempo que la piel del bebé está expuesta a la humedad. * Expone las nalgas del bebé al aire libre siempre que puedas. Si utilizas pantaloncitos de plástico o pañales desechables ajustados a la cintura y las piernas, asegúrate de que el aire puede circular por dentro del pañal.

Si a pesar de todos tus esfuerzos, aparece la irritación y la piel de tu hijo se agrieta, probablemente tendrás que utilizar alguna crema o pomada; si se trata de una irritación húmeda, son aconsejables las lociones desecantes. La irritación deberá mejorar visiblemente entre 48 y 72 horas. Si no mejora, consulta al pediatra.

Más información | Family Doctor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos