Compartir
Publicidad

"Las heridas pueden terminar en sepsis", alerta una madre que salvó la vida de su hijo al descubrir una mancha roja en su brazo

"Las heridas pueden terminar en sepsis", alerta una madre que salvó la vida de su hijo al descubrir una mancha roja en su brazo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Sabes qué es una sepsis? ¿Has pensado que una herida, aunque no parezca infectada y la hayamos curado, puede terminar en una infección de la sangre?

Pues esa es la realidad, aunque pocos padres somos conscientes de la importancia de estar alerta a los rasguños que nuestros hijos se hacen en la infancia. Corremos a limpiarlos y desinfectarlos y si no tienen apariencia de infección, nos olvidamos de ellos (soy culpable).

Por eso es importante que madres como Alexandra Ruddy, de Jersey (Estados Unidos), nos recuerde la importancia de vigilar las heridas de los niños. Días después de una caída de su hijo, descubrió una mancha roja en su brazo que parecía recorrer sus venas y le llevó a urgencias. El médico le dijo que había salvado la vida a su hijo, porque tenía sepsis en la sangre.

Reconocer la infección salva vidas

"He estado pensando si publicarlo, pero mi marido me convenció de hacerlo, porque si la mancha no hubiera estado ahí, no me habría dado cuenta. Estoy segura de que tampoco otros padres lo descubrirían, y la única razón por la que yo lo hice fue porque le había pasado al hijo de una amiga hace dos años, y lo compartió".

Son las palabras con las que Alexandra comienza su post en Facebook, acompañando a la foto del brazo de su hijo de ocho años, donde claramente se ve la infección.

Explica que una semana antes su hijo pequeño se había caido en el zoo y se había hecho un buen raspón, "pero una vez que llegamos a casa, lo limpié. Llamé al colegio al día siguiente para asegurarme de que se lavara las manos y me esforcé por mantener la herida limpia (mano y codo)".

La madre reconoce que las heridas se habían hecho más grandes pero no parecían infectadas, así que no se preocupó hasta que "ayer, de camino a la playa, me mostró su mano. Noté que una mancha roja estaba siguiendo su vena. Después revisé su codo, igual".

Asegura que llevó al pequeño a urgencias, sintiéndose un poco estúpida por si era una tontería su consulta. Pero cuando el médico vió lo que pasaba "me elogió por reconocerlo y acudir lo antes posible".

Y termina advirtiendo que la mancha de su hijo que muestra en la foto es envenenamiento de la sangre/sepsis, y no es algo que se pueda dejar hasta el lunes, para llevarle a la consulta habitual del pediatra.

Por eso, espera que su publicación "pueda ayudar a alguien, de la misma manera que el post de mi amiga me ayudó a mí" a reconocer la señal de que había infección.

Los antibióticos funcionan

Por suerte tal y como explica Alexandra, "los antibióticos están funcionando", aunque alerta a otros padres.

"Si ves una línea roja que sale de una herida, a lo largo de la vena, vete inmediatamente al médico".

Y es que la sepsis es una grave dolencia que se manifiesta cuando el sistema inmune de una persona actúa de forma desproporcionada o con menor intensidad de lo necesario frente a una infección poniendo en peligro su vida.

Conocida también como Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica (SRIS), genera una respuesta inflamatoria que, en los casos más graves, provoca un fallo agudo de otros órganos que no necesariamente estaban relacionados con la infección original, como el corazón o los pulmones, que dejan de funcionar con eficacia y regularidad.

Pueden ser ocasionadas por cualquier tipo de germen como bacterias, virus y hongos.

Hay que consultar al médico

La Asociación Española de Pediatría (AEP), recomienda acudir a consulta con un niño cuando:

  • No se pueda detener el sangrado después de cinco minutos de presionar o si la herida comienza a sangrar de nuevo.

  • No se pueda limpiar completamente de polvo y suciedad, o si hay un objeto en el interior de la herida.

  • Fue causada por un animal, una quemadura, un accidente eléctrico, un clavo...

  • Es más grande de un centímetro o si parece profunda, porque pueden ocasionarse daños en los nervios o tendones.

  • Se tienen dudas sobre si necesita puntos de sutura.

  • Está roja, hinchada, caliente al tacto o con pus en el interior (para valorar posible infección).

  • Se ha producido con un objeto sucio (clavo, alambre...) que puede precisar una vacuna antitetánica.

  • Se ha producido la separación de parte del cuerpo (p.ej. la falange de un dedo). En este caso hay que llamar de inmediato a urgencias.

Fotos | Facebook Alexandra Ruddy

En Bebés y Más | La inventiva de una madre: cómo convertir una herida en un disfraz de Harry Potter, Picaduras de insectos en bebés y niños, ¿qué hacer y cómo prevenirlas?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio