Compartir
Publicidad
Necrosis pulpar, traumatismo y rotura del diente a causa de un golpe, ¿cómo debemos actuar?
Salud infantil

Necrosis pulpar, traumatismo y rotura del diente a causa de un golpe, ¿cómo debemos actuar?

Publicidad
Publicidad

Los niños juegan, corren y saltan a veces totalmente ajenos al peligro. Forma parte de su naturaleza despreocupada y por eso las caídas en los peques son algo habitual, aunque por fortuna en la mayoría de los casos sin ninguna repercusión grave.

Pero los golpes en la boca suelen alarmar mucho, tanto a los niños como a los padres, pues al ser una zona tan vascularizada es frecuente que sangre de forma aparatosa o que incluso los dientes se vean afectados. Hemos preguntado a la Doctora Beatriz Iglesias Sánchez, miembro de la Sociedad Española de Ortodoncia y odontóloga y especialista en ortodoncia en la Clínica Pérez Varela, sobre cómo proceder en estos casos y qué hacer si el diente sufre algún daño.

Mantener la calma y valorar la herida de la boca

Lo primero que nos aconseja la doctora Iglesias ante un golpe en la boca o caída de nuestro hijo es mantener la calma, aunque veamos mucha sangre. Si nosotros estamos calmados nuestro hijo también lo estará, y será más sencillo hacer una primera valoración de los daños sufridos.

"Lo primero es intentar tranquilizarse aunque veamos sangre. Estas heridas sangran un montón porque es una zona muy vascularizada y suelen resultar más aparatosas de lo que en realidad son"
madre consolando

"Si el accidente ha ocurrido en casa, lo primero que debemos ver es si hay algún diente roto. Si no lo hay, y la herida de la boca deja de sangrar a los pocos minutos no hay que preocuparse. Se le va a inflamar mucho y para que no se infecte es necesario limpiarla bien con una gasa húmeda en agua. Cuando deje de sangrar debemos aplicar hielo durante unos minutos, envuelto en una bolsa de plástico para no quemarse con el frío" - nos aconseja la odontóloga.

La doctora Iglesias nos alerta de que las heridas en la boca suelen adquirir un aspecto muy feo y esto puede agobiar bastante a los padres. Pero la parte positiva es que se curan muy rápidamente, sobre todo en los niños, por lo que la molestia no debería ir más allá de los dos o tres días.

Si el diente se rompe debemos ir a Urgencias

Ante una herida en la boca que no deja de sangrar a los pocos minutos, o si algún diente se ha roto en uno o varios trozos, o se ha desprendido en su totalidad, la doctora aconseja acudir con urgencia a nuestro hospital de referencia. Pero antes, es importante que sigamos esta recomendación:

"Tanto si el diente se ha desprendido en su totalidad, como si se ha roto en uno o varios trozos debemos meterlo en un recipiente con suero fisiológico, o en su defecto en leche. Y nunca frotar los trozos" - aconseja la doctora.

En el hospital al que acudamos deberá valorar los daños un ondontólogo que será quien decida si merece la pena implantar el diente o no, en función de cómo se haya roto y si se trata de un diente de leche o permanente.

"Para que el diente se pueda volver a implantar, algo que es muy importante si se trata de un diente definitivo, es necesario que tenga parte del ligamento periodontal y por ello no se debe frotar para limpiarlo. Sólo recogerlo y meterlo en suero fisiológico o leche para llevarlo a la consulta del especialista"- recomienda la Doctora Beatriz Iglesias

Necrosis o muerte del nervio del diente

Si en la caída o el impacto el niño se da un fuerte golpe en la mandíbula existe el riesgo de que se produzca una necrosis pulpar o muerte del nervio del diente. Esto es debido a que el traumatismo bloquea el aporte sanguíneo del diente de manera inmediata.

En los casos en los que no se produce rotura del diente, la necrosis pulpar no se aprecia en el momento del golpe sino que puede tardar meses en dar la cara ya que el diente no experimenta cambios visibles de forma rápida.

Sin embargo, con el paso del tiempo irá adquiriendo otra coloración que puede ser desde amarillo, hasta gris o violeta. Es en este momento cuando los padres, alarmados por el cambio de color de la pieza dental, suelen acudir al odontopediatra que sería quien haga una radiografía pra valorar el estado del diente y confirmar la sospecha de necrosis pulpar.

"La necrosis pulpar tarda meses en ser visible desde que se produce la lesión, por lo que no valdría de nada hacer ninguna radiografia de revisión en el momento del golpe, ya que no se apreciaría nada. Una vez diagnosticada la necrosis, se valorarán las mejores opciones de tratamiento para cada caso concreto" - comenta la odontóloga.

Necrosis pulpar de dientes de leche

En los casos de que la necrosis se haya producido en un diente de leche, una de las opciones que podría considerar el odontólogo sería practicar una pulpectomía, es decir una endodoncia del diente. Pero la doctora Iglesias insiste en que no es la única opción posible y que además, no siempre puede llevarse a cabo.

En otras ocasiones, es probable que tras valorar el daño sufrido, el odontopediatra opte por no tocar el diente de leche y esperar a que acabe cayendo por sí solo, dando paso al diente definitivo que nacerá sin ningún problema.

"En la mayoría de los casos, cuando la necrosis pulpar ocurre en un diente de leche el único inconveniente sería el tema estético, porque el niño tendrá un diente de otro color, pero en cuanto el diente necrosado se caiga y salga el definitivo no habrá ningún problema"

Necrosis pulpar de dientes definitivos

En cambio, si la necrosis afecta a un diente definitivo el problema deja de ser exclusivamente estético:

"En este caso puede haber un riesgo de anquilosis, que por decirlo de un modo sencillo de entender, sucede cuando el diente se fusiona al hueso. La principal consecuencia de la anquilosis es que no podrá moverse el diente ni siquiera al hacer una ortodoncia" - explica la ortodoncista Beatriz Iglesias

Dentista

A día de hoy no existe ninguna forma de regenerar el nervio del diente, por lo que es imposible actuar frente a la necrosis, ni evitar que se produzca tras un golpe. Aún así, si nuestro hijo se golpea fuerte en la boca y tiempo después observamos cambios en la coloración de una o varias piezas dentales, es importante acudir al ortodoncista infantil para una valoración y seguimiento.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos