Compartir
Publicidad
Publicidad

El emotivo momento en el que una niña de 12 años toca la campana de quimioterapia para celebrar el fin de su tratamiento

El emotivo momento en el que una niña de 12 años toca la campana de quimioterapia para celebrar el fin de su tratamiento
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay historias que los niños no deberían vivir, y desde luego pasar por un cáncer es una de ellas. Por eso, me alegra tanto darle difusión a noticias como la sucedida en Cambridge hace pocos días. Alice Rossington, de doce años, celebra junto a su familia y al personal del hospital el fin de su tratamiento de quimioterapia tras ocho meses de lucha.

El toque de campana es una tradición en algunos hospitales y significa que una persona se encuentra casi libre de cáncer o ha conseguido finalizar con éxito su tratamiento. Forma parte de una pequeña ceremonia que se hace para despedir al paciente que por fin se va a casa. Se recita un poema y el paciente da tres toques de campana, un simple gesto que es todo un símbolo de esperanza y fortaleza.

Cambridge University Hospitals ha compartido en su cuenta de Facebook el vídeo de despedida de Alice, que es realmente muy emotivo:

Alice comenzó a sentir un dolor en la pierna en octubre del año pasado, pero los médicos pensaron que eran dolores de crecimiento. Luego tuvo dolores en la espalda, que se atribuyeron a la ciática. Pero al ver que no cesaban en febrero se le realizó escaneo que reveló que tenía un osteosarcoma, una rara forma de cáncer de huesos, en el muslo.

Cumplió sus doce años en el hospital y finalmente el martes 17 de octubre, tras 18 rondas de quimioterapia, pudo por fin tocar la campana. Ahora ya está en casa; le queda una larga rehabilitación y esperan que en enero pueda asistir de nuevo al colegio.

La campana de quimioterapia

Un tratamiento de quimioterapia es algo muy duro de superar para cualquier persona, y más aún para un niño. La idea de la "campana de quimioterapia" les ayuda a que las sesiones sean un poco más tolerables para los pacientes, ya que les da algo a lo que aspirar.

Es una campana que solo los pacientes de quimioterapia pueden sonar cuando celebran el final de su plan de tratamiento. Cuando los pacientes dan la campanada, también recitan el siguiente poema:

"Toca esta campana
Tres veces bien
Es difícil decirlo claramente
Mi tratamiento está hecho
Ha llegado a su fin
Y yo estoy en camino".

Vía | Cambridge News
En Bebés y más | Un niño con cáncer no deja de ser un niño: Día Mundial contra el Cáncer Infantil, Una niña con un cáncer terminal cumple su deseo de casarse con su mejor amigo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos