Publicidad

Dermatitis y picor por el uso de mascarillas: qué podemos hacer para aliviar y prevenir estas molestias en la piel del niño

Dermatitis y picor por el uso de mascarillas: qué podemos hacer para aliviar y prevenir estas molestias en la piel del niño
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las mascarillas se han convertido en un complemento obligatorio en nuestro día a día, y tanto los adultos como los niños mayores de seis años debemos utilizarlas en espacios públicos cuando no se puede guardar la distancia de seguridad. Pero este elemento tan imprescindible y necesario para evitar contagios, también está provocando la aparición de ciertos problemas dermatológicos, especialmente en esta época de más calor y entre pacientes con un tipo de piel más sensible.

Hablamos con la Dra. María Jesús Esparza, portavoz de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), sobre los efectos dermatológicos derivados del uso de mascarillas en niños y qué podemos hacer para aliviarlos.

¿Qué tipo de problemas de piel pueden aparecer?

En las últimas semanas, los dermatólogos han comenzado a ver un mayor número de pacientes con problemas de piel derivados del uso de mascarillas, tales como granitos, picor, irritación o dermatitis de contacto en zonas de la cara, la nariz, las mejillas o detrás de las orejas.

Por las particularidades de su piel, los niños son uno de los colectivos más afectados, junto con los sanitarios y otros profesionales que deben llevar mascarillas durante varias horas.

Y es que estos problemas se ven agravados cuanto mayor es el tiempo que el paciente lleva puesta la mascarilla, pero también con el calor y el sudor, y sobre todo si hay alguna afección dermatológica previa, como piel atópica, dermatitis seborreica o cualquier otra patología o alteración.

También está siendo frecuente la aparición de lesiones o heridas provocadas por el roce de la mascarilla en las zonas de más presión. En concreto, la rigidez de las mascarillas FFP2 afecta especialmente al puente de la nariz y zona malar (pómulos), mientras que las gomas de las mascarillas quirúrgicas - que son las que habitualmente utilizan los niños- provocan fricción detrás de las orejas.

¿Cómo prevenir y tratar la aparición de estas lesiones?

recomendaciones Servicio de Dermatología del Hospital de Toledo

Para aliviar todas estas molestias, desde la Asociación Española de Dermatología y Venereología recomiendan el uso de cremas hidratantes acordes a la edad y tipo de piel, así como lavar siempre la cara con agua templada y limpiadores suaves no jabonosos, para evitar irritarla más.

La correcta hidratación de la piel también es una de las recomendaciones básicas que nos ofrecen desde el Servicio de Dermatología del Hospital de Toledo. Pero además, también aconsejan la aplicación de vaselina en las zonas de mayor fricción (mejillas, detrás de las orejas, puente de la nariz...) para prevenir la aparición de heridas, y el uso de cremas reparadoras en caso de que la piel presente alguna lesión, y que pueden recomendarnos en la farmacia.

Por su parte, la doctora Esparza de la AEPap aconseja actuar de la misma forma que hacemos con la ropa que ponemos a nuestros hijos, evitando aquellos tejidos o materiales que irriten su piel y probando hasta dar con el tipo de mascarilla que mejor se adapte al niño.

"La mascarilla es como la ropa: si un niño tiene dermatitis atópica y ciertos tejidos le producen irritación, lo mismo le puede ocurrir con la mascarilla. Así pues, si una mascarilla le irrita, debe probar otra diferente hasta que encuentre la que tolere mejor", recomienda la Dra. Esparza

Además, conviene recordar las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría con respecto al uso seguro de mascarillas en niños, y elegir no solo mascarillas homologadas, sino adecuadas al tamaño de la cara del niño, y cambiarlas periódicamente según indicaciones del fabricante o cuando estén mojadas.

Deseamos que estos consejos puedan ayudar a aliviar las posibles molestias en la piel del niño provocadas por el uso de mascarillas. No obstante, si la irritación no mejora o el niño se queja de picor, es recomendable consultar con el pediatra, pues podría ser necesario otro tipo de tratamiento.

Foto | iStock

Agradecimientos | Dra. María Jesús Esparza, portavoz de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios