Publicidad

Depresión en niños y adolescentes: cuáles son los síntomas y por qué es importante el diagnóstico temprano

Depresión en niños y adolescentes: cuáles son los síntomas y por qué es importante el diagnóstico temprano
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hace unos días celebrábamos el Día Mundial de la Salud Mental, una fecha que tiene como finalidad concienciar sobre los problemas de salud mental, así como erradicar mitos y estigmas alrededor de este tema. La depresión es uno de los principales trastornos emocionales, que afecta aproximadamente a 300 millones de personas en todo el mundo.

Aunque tendemos a pensar que la depresión es una enfermedad típica de la edad adulta, desgraciadamente los bebés y niños no están exentas de padecerla en un momento dado, por lo que es importante saber identificar los síntomas para así poder prestarle ayuda lo antes posible.

La depresión también afecta a niños y adolescentes

depresion infantil

La depresión es un tipo de trastorno mental cuyas cifras aumentan de forma alarmante en todo el mundo, según los últimos datos de la OMS. Los niños y adolescentes no se libran de padecerla, pero especialmente este año, debido situación que estamos viviendo, los problemas de ansiedad, estrés y depresión se están haciendo más notables.

Según la Asociación Española de Pediatría la depresión afecta a un 3-4% de niños y adolescentes menores de 18 años, siendo igual de frecuente en niños que en niñas durante los cursos de Primaria, y teniendo una mayor prevalencia entre las niñas durante la adolescencia.

Las causas que pueden desencadenar una depresión son diversas, si bien la herencia genética juega un papel importante. En este sentido, la probabilidad de que un niño o un adolescente tenga depresión se multiplica por cuatro cuando uno de sus padres la ha padecido. Pero también influyen otras causas ambientales como cambios o desafíos en la vida diaria, así como experiencias traumáticas.

De este modo, situaciones familiares o sociales como un divorcio, el nacimiento de un hermano, una mudanza, las nuevas rutinas de vida, las noticias del mundo, la muerte de un ser querido..., factores relacionados con la escuela (un cambio de colegio, el inicio de este curso tan atípico, bullying...) o aspectos del ámbito de la salud (enfermedades, alergias, dolor...) pueden suponer una causa de estrés para el niño, que al no saber cómo manejar podría acabar desembocando en una depresión.

Cualés son los síntomas de depresión en niños

La OMS define la depresión como un trastorno mental caracterizado por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

Cuando hablamos de depresión en niños, la AEP enumera los siguientes síntomas:

  • Irritabilidad, ira o rabietas: estos comportamientos son muy frecuentes en la infancia, especialmente durante los primeros años de vida. Y es que debido a que los niños carecen de las habilidades lingüísticas necesarias para expresarnos lo que sienten, es fácil que caigan en este tipo de expresiones. Sin embargo, cuando estos comportamientos se producen de manera continuada, sin causa aparente, y no logramos calmarlos, es conveniente consultarlo con un especialista

  • Tristeza, llanto frecuente: recordemos que el llanto es la única forma que tienen los niños más pequeños de expresarnos cómo se sienten, por lo que jamás debemos obligarles a reprimirlo ni ignorarlo, pues podrían querer decirnos con ello muchas cosas.

  • Sentimientos de inutilidad, minusvalía o desesperanza, así como baja autoestima o excesiva culpa: es importante estar atentos a las señales que delatarían una falta de autoestima en el niño, pues en ocasiones esta es una de las primeras advertencias que podemos detectar en el comportamiento de nuestros hijos y que nos harían sospechar que algo no va bien.

  • Los niños dejan de disfrutar de las actividades que antes les gustaban y prefieren aislarle de la familia y los amigos y dejar de participar, o hacerlo en menor medida, en conversaciones y actividades familiares.

  • Su rendimiento escolar puede verse afectado, así como su capacidad de concentrarse. Esto podría acabar afectando a sus calificaciones, así como ocasionando pérdida de concentración, desmotivación o desgana.

  • Se pueden producir cambios en los patrones de sueño provocando insomnio o dificultad para dormir, o bien sueño excesivo. También suele ser frecuente el cansacio generalizado durante el día así como la falta de energía.

  • Cambios de apetito: comen con ansiedad, o por el contrario, comienzan a manifestar desgana o apatía por la comida. En la adolescencia podrían aparecer trastornos alimentarios

  • A menudo suelen quejarse de malestar físico como dolores de cabeza o dolores de estómago, sin que se encuentre una causa médica.

  • También podrían aparecer pensamientos sobre la muerte o ideas de suicidio. A este respecto, la AEP señala que la depresión es la principal causa de suicidio, y el suicidio es la tercera causa de muerte en jóvenes entre 10 y 24 años.

¿Qué podemos hacer los padres si creemos que nuestro hijo tiene depresión?

En caso de detectar cualquiera de estos síntomas es importante consultarlo cuanto antes con el pediatra, pues el diagnóstico precoz es clave para ayudar al niño de una forma más adecuada y evitar que la situación derive en otros problemas de mayor gravedad.

Pero desde casa también podemos ayudar a nuestro hijo ofreciéndole nuestro apoyo y comprensión, animándole a que nos exprese lo que le ocurre con total libertad y sin juicios por nuestra parte, y respetando y acompañando sus emociones

Además, es importante controlar el tiempo que pasan frente a las pantallas y redes sociales, ya que uso excesivo puede hacerles más propensos a la ansiedad y la depresión. También debemos fomentar el ejercicio físico y el deporte, ya que el sedentarismo en la infancia favorece la depresión en la adolescencia, cuidar su correcta alimentación y velar por el mantenimiento de hábitos saludables y un adecuado descanso.

Fotos | iStock

Vía | Asociación Española de Pediatría

En Bebés y Más | ¿Cuáles son los síntomas de ansiedad en los niños?, Más de un 20 por ciento de niños y adolescentes españoles se siente triste, y entre las posibles causas estaría la obesidad, Depresión infantil: factores de riesgo individuales

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios