Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuidar la piel del bebé en verano

Cuidar la piel del bebé en verano
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La delicada piel del bebé merece todos los cuidados que podamos darle, especialmente en verano cuando la humedad y el calor puede afectar su equilibrio.

Vamos a hablar entonces sobre cómo cuidar la piel del bebé en verano para que luzca y esté sana. Es una zona del cuerpo extremadamente sensible en los niños pequeños, que si cuidamos a tiempo en la infancia evitará problemas a futuro.

Protección solar... que no falte

La protección solar es el ABC del cuidado de la piel en verano, sobretodo en niños cuya piel es más sensible a los rayos solares.

Suena a exageración (a veces soy muy exagerada), pero no echar crema al niño debería considerarse negligencia. A menudo no tomamos consciencia del daño que pueden causar, pero los rayos solares dejan huellas a largo plazo en la piel pudiendo provocar enfermedades graves. La piel tiene memoria, por tanto, la crema de protección solar es un imprescindible antes de la exposición al aire libre, no sólo al sol, sino también a la sombra.

Qué factor solar utilizar en los niños es una duda frecuente entre los padres. Debe usarse el fotoprotector más adecuado para su tipo de piel, siendo el recomendado para los bebés una protección no menor de FPS 20 e idealmente de 40 o 50.

Los niños con piel oscura tienen más melanina para absorber los rayos UV y protegerse de sol, por tanto un factor de protección 20 puede ser suficiente, pero para la piel y cabellos claros o para niños pelirrojos con tendencia a tener pecas debemos utilizar un factor de protección 40 o 50.

Si el niño tiene alergia al sol, acné, o piel atópica, deberá utilizar fotoprotectores especialmente indicados.

Se aplica media hora antes de la exposición al sol para que darle tiempo a absorberse y que su efecto actúe desde el primer momento. Echar una capa gruesa y procurar que no queden zonas sin cubrir, de esas que se nos suelen olvidar como empeines, detrás de las orejas, manos, etc. Renovarlo cada dos horas.

Veréis que hay varias presentaciones de cremas solares en el mercado (spray, crema, loción, leche, barras, geles, etc.). Para saber cuál escoger, las cremas son ideales para bebés y niños pequeños pues cubren más, mientras que las leches se extienden más fácilmente y el spray es más práctico de aplicar, aunque hay que repartirla bien con la mano para evitar zonas sin cubrir.

Hidratación... por dentro y por fuera

piel-verano

En verano, es importante mantener la hidratación adecuada de la piel del bebé aplicando una crema hidratante a diario.

Son ideales las lociones que son más ligeras de aplicar, para el recién nacido mejor una hipoalergénica, y se puede aprovechar ese momento para darle un suave masaje al bebé, si es que se deja. Las marcas más reconocidas de línea cosmética para bebés son Johnson & Johnson, Mustela, Avene, Isdin, Sebamed, Suavinex. De todos modos, consulta con el pediatra cuál es la más adecuada para tu bebé.

También puedes aplicar aceite para bebés al agua del baño o aplicarlo después del baño con la piel húmeda.

Recuerda además que es importante hidratar al niño por dentro, ofreciéndole líquidos con frecuencia para mantener el nivel de hidratación adecuada. En los niños pequeños la deshidratación es un peligr

Otros cuidados para la piel del bebé

Por supuesto, no debemos olvidar otros cuidados como vestir al bebé con ropa ligera y fresquita, de tejidos suaves y fibras naturales que le permitan transpirar.

En zonas especialmente secas, podéis considerar el uso humidificadores, para proporcionar una adecuada humedad ambiente.

Problemas de la piel más frecuentes en verano

Al llevar poca ropa y estar expuesta a las agresiones ambientales la piel es más susceptible a sufrir alteraciones, sobretodo cuando hablamos de niños pequeños.

Si bien no es una problemática típica del verano, e incluso a algunos niños les mejora en los meses de calor, hay niños que pueden ver aumentados los síntomas de la dermatitis atópica como eccemas y picores, o sufrirlos igual que el resto del año.

A estos niños, además de tratarlos con los productos habituales que el resto del año, habrá que consultar con el pediatra tratamientos para aliviar los síntomas del brote, así como evitar que el niño sude demasiado con ropa adecuada, evitando horas de extremo calor y agua demasiado caliente para los baños. Otra cosa que va muy bien son los baños con avena.

Otro problema habitual en verano son los sarpullidos y picaduras así como una erupción cutánea típica de esta época conocida como sudamina o miliaria.

Se produce cuando los poros se obstruyen y no dejan salir el sudor formando pequeños granitos rojos o diminutas ampollas que pueden picar. Para evitarla, se debe mantener al bebé fresco y seco, evitar el uso del pañal todo lo posible, evitar talcos y cremas demasiado espesas que contribuyen a obstruir los poros y lavar la piel a diario con poco jabón, o usar un jabón con el pH un poco ácido. La loción de calamina viene muy bien para aliviar el picor de sarpullidos y erupciones.

Esperamos que estas recomendaciones os vengan bien para cuidar la piel del bebé en verano, ya que es una parte del cuerpo sumamente sensible y delicada.

Fotos | Magpie372 y Spider.Dog en Flickr En Bebés y más | Verano con niños: protegerles del sol, Consejos para cuidar la sensible piel del bebé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos