Compartir
Publicidad
Publicidad

La piel del bebé en verano: sarpullidos y picaduras

La piel del bebé en verano: sarpullidos y picaduras
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os hablamos de la piel de los niños en verano, centrándonos en los eccemas de los niños con dermatitis atópica, niños que por su patología pueden llegar a pasarlo muy mal estos días de calor o, por el contrario, pasarlo muy bien.

Hoy vamos a hablar de todos los niños en general tocando dos posibles problemas que suceden sobretodo en verano: los sarpullidos y picaduras en los bebés y niños.

Sarpullidos en la piel del bebé

Los bebés y los niños sudan tanto o más que los adultos y la combinación de calor y humedad suele ser demoledora con la piel de muchos bebés. Digo demoledora porque les afecta, no siempre de manera exagerada ni siendo especialmente molesto, pero sí con la aparición de sarpullidos que en algunos momentos pueden escocerles o picarles.

La causa, como digo, es la combinación de humedad y calor en una piel muy sensible. La humedad proviene del mismo sudor del bebé y también de las babas, si es que está en época de andar mojándose entero con la boca como fuente. También puede hacerse en la zona del pañal tanto por el sudor como por la misma orina (imagináos tener que llevar un pañal con la que está cayendo).

Como recomendaciones para evitar la aparición de los sarpullidos en la piel y para tratarlos si ya han aparecido se suele recomendar:

  • Bañar al niño todos los días, algo que ya suele hacerse, básicamente porque sudan a menudo. Utilizar poco jabón, o usar un jabón con el pH un poco ácido.
  • Cuidado con la cantidad de ropa que le ponemos al bebé. Casi diría que lo recomendable es ponerle la misma cantidad de ropa que nos ponemos nosotros. Si en casa la temperatura es alta, un pañal será suficiente. La ropa mejor que sea poco ajustada, de tela finita, de algodón o lino, evitando ropa que lleve fibras sintéticas o estampados plásticos que pueden dar bastante calor en la zona.
  • Deberemos cambiar los pañales a menudo para que romper la fórmula “humedad+calor”. Si el niño ya es un poco mayor y si tiene la piel ya enrojecida, lo ideal es que pase sin pañal el mayor número de horas posible.
  • Si el sarpullido le escuece o le pica puede irle bien, además de los baños con jabón de pH ácido, utilizar loción de calamina. Cremas hidratantes pueden ir también bien, siempre que no taponen los poros de la piel (cremas que no son de bebés, mezclas caseras, etc.).
  • Tenemos que observar cómo afecta el tejido del bañador en la piel. Muchos bañadores son de lycra, y podrían irritar si los sumamos a la arena de la playa. Si vemos que con ellos el niño está peor, mejor utilizar bañadores de algodón.

Picaduras de insecto en bebés y niños

La otra dolencia común que nos podemos encontrar en verano es la derivada de las picaduras de insectos, habitualmente mosquitos, que suelen darnos la noche volando al acecho de sus presas, nosotros, atacando en cuanto pueden.

La prevención creo que más o menos la tenemos todos clara. Utilizar ropa clara por el tema del sol (a más oscura más calor) pero no de colores llamativos, no usar jabones, colonias ni perfumes de olor intenso, utilizar repelentes de mosquito para niños, sin aplicarlos en manos ni pies si son bebés, no sea que lo chupen (ni en los labios, ojos ni nariz, claro). También es importante tener la casa limpita y ordenadita (a más desorden más probabilidad de que algunos insectos se queden a vivir con nosotros), utilizar mosquiteras para las ventanas, insecticidas y artilugios varios matainsectos o atrapainsectos.

En lo que respecta al tratamiento hay varias recomendaciones, a saber:

  • Si la picadura es con aguijón, y éste ha quedado dentro, no debemos presionar para sacarlo porque suelen clavarse aún más. Unas pinzas pueden ser útiles en ese caso o, ante la duda, acudir a un centro sanitario para que valoren cómo extraerlo.
  • Si vemos que la zona está ligeramente inflamada podemos aplicar frío local para evitar que siga inflamándose.
  • Si la zona pica, algo habitual porque ha habido extracción de sangre, podemos comprar aplicadores con amoníaco, que los venden en la farmacia y calman la zona. Si no, también se puede probar con ajo. Cortas un diente de ajo y lo pasas sobre la picadura. Si se seca cortamos una rodajita para dar con una zona de nuevo húmeda y seguimos.
  • Si la reacción es muy bestia para lo que solemos ver (de un tiempo a esta parte parece que los mosquitos hubieran desarrollado una mutación alienígena) podría ser interesante acudir a un centro sanitario para que nos recomienden alguna pomada para aplicar, ya sea antihistamínica, con corticoides o incluso antibiótica.

Esperemos que no tengáis que aplicar ninguno de estos consejos y que vuestros hijos pasen un verano maravilloso con una piel sana e intacta.

En Bebés y más | Los mosquitos prefieren a las embarazadas y a los niños, Qué hacer para prevenir y aliviar las picaduras de insectos, La sudamina o miliaria en los bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos