Compartir
Publicidad
Cómo aliviar y prevenir la mastitis cuando esta empieza a aparecer (mi experiencia)
Salud de la madre

Cómo aliviar y prevenir la mastitis cuando esta empieza a aparecer (mi experiencia)

Publicidad
Publicidad

Uno de los mayores temores que tenemos las mujeres cuando estamos embarazadas y hemos decidido alimentar al bebé con leche materna es sufrir de grietas o de mastitis. En mi caso no sufrí de las primeras pero sí empecé a desarrollar la temida inflamación de las glándulas mamarias en uno de mis pechos.

Según mi matrona, cada vez se ven más casos de ingurgitación de las mamas (muchísimo más que hace unos años), y aún no se sabe cuál es el motivo. Afortunadamente ella me ayudó a resolver el problema de una forma muy eficaz, así que hoy os cuento cuáles fueron sus intrucciones para aliviar el dolor, disminuir la hinchazón y solucionar el problema definitivamente.

¿Cuáles fueron los primeros síntomas?

Lo primero que sentí y que fue lo que me hizo sospechar que estaba desarrollando mastitis fue la inflamación del pecho. Al palparme sentía una especie de bultos muy duros que además resultaban molestos. Lo que hice en ese momento fue darme una ducha caliente para ver si se aliviaba, pero la verdad no me dio mucho resultado.

Al día siguiente me note una zona enrojecida (como una especie de círculo cerca del pezón). La zona además estaba bastante caliente, como si tuviese una fiebre localizada.

¿Qué consejos me dió la matrona?

Cuando acudí a su consulta me sorprendió con su primer consejo, frase que pronunció incluso antes de revisarme el pecho: 'el mejor sacaleches que puedes utilizar es a tu bebé'. Después de haber pasado por esto y con una lactancia totalmente instaurada a pesar de haber dado a luz por cesárea, debo decir que tenía toda la razón.

Sus instrucciones fueron realizar un masaje, colocarme calor seco con una bolsa de agua caliente justo antes de darle el pecho a mi bebé (aún recuerdo cómo lo pasaba con la bolsita en el pecho en pleno Julio con las temperaturas que tuvimos en Madrid), y empezar la toma siempre con el pecho afectado para lograr vaciarlo por completo.

El tratamiento debía complementarlo con unos probióticos que me prescribió (llamados Lactanza Hereditum) y tuve que tomar una cápsula en la mañana durante 30 días. Estas no están cubiertas por la seguridad social y no son baratas, pero dado el resultado supongo que vale la pena probarlas.

El procedimiento para hacer el masaje es muy sencillo: simplemente debes aplicar un poco de aceite, hacer un movimiento circular alrededor del pecho con los nudillos (de forma suave, claro) y posteriormente repetirlo de adentro hacia el pezón, como si quisiéramos ayudarle a las glándulas a expulsar la leche.

El resultado lo noté desde la primera vez que seguí sus instrucciones, ya que los bultos bajaron y las zonas que tenía rojas también. Si no hubiese sido por el calor que estaba pasando por estar en pleno verano, hubiese sido un momento de relajacion.

Después de el procedimiento también notaba que mi bebé mamaba mejor. Después me di cuenta que esos bultos que notaba también son molestos para ellos, ya que dificultan la succión. Lo mejor es que al cabo de algunos días tenía el pecho completamente normal.

Lo más importante: no dejar de amamantar

Si crees que estás desarrollando una mastitis, lo mejor es acudir al médico para asegurarse de que no hay infección. Claro, también ayuda el estar informadas, ya que se pueden presentar casos como el que conocimos hace poco en el que por una mastitis mal tratada tuvieron que extraer medio litro de pus del pecho a una mujer, pero lo más importante es tener presente que cuanto más mame el bebé, más limpias tendremos los conductos y menos posibilidades tendremos de llegar a tener un problema mayor.

En Bebés y Más | Para prevenir y tratar la mastitis, mucho pecho, Cómo actuar ante una ingurgitación mamaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio