Publicidad

Nace un bebé 'gigante' en Australia

Nace un bebé 'gigante' en Australia
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Cuando a Breanna Sykes le dijeron que su parto sería complicado porque el bebé venía bastante grande no podía imaginar que tendría el honor de ser el bebé más grande jamás nacido en Australia (que se sepa). Tan grande, que a pesar de que iba dispuesta a parir, tuvieron que quitarle esa idea de la cabeza por ser demasiado peligroso.

Casi 6 kilos de peso

El bebé, de nombre Ziad Kadic, rompió al nacer todos los récords australianos al medir 57 centímetros y pesar 5,9 kilos, que es la medida y peso que podría tener un bebé de tres o incluso más meses.

Perks3

Según se explica en el periódico PerthNow, Breanna iba dispuesta a dar a luz y los médicos tuvieron que negarle esa posibilidad al darse cuenta de que el bebé parecía pesar cerca de 6 kilos. La situación, el cambio de expectativas y el saber que le tenían que hacer cesárea le afectó demasiado y sufrió una crisis de ansiedad, tras la que optaron por utilizar sedación para poder intervenir sin riesgos.

Perks4

Fue al despertar cuando se enteró de que los cálculos eran correctos; su hijo había pesado 5,9 kilos y estaba completamente sano. Al preguntar a los médicos cómo era posible que su hijo fuera tan grande, le explicaron que no había una causa clara, porque ella estaba perfectamente de salud (los bebés más grandes suelen nacer cuando la mujer sufre diabetes gestacional y el control durante el embarazo no es el adecuado), así que concluyeron que era simplemente una cuestión de genética.

Pero los hay más grandes

Está claro que el bebé es enorme. Imaginad que vais a dar a luz y de repente os dicen que vuestro bebé mide como 7 centímetros más que la mayoría de bebés y pesa casi el doble. Pues bien, aún así, no sería el bebé más grande nunca nacido porque en Bebés y más os hemos hablado años atrás de otros muchos bebés gigantes:

No por ser más grandes están más sanos

Son muchas las personas que piensan que debe ser una suerte tener un bebé grande, porque así estará más saludable y más fuerte. Sin embargo no es así, o no tiene por qué ser así. Los bebés que nacen con un tamaño mayor al habitual pueden tener complicaciones igual que las pueden tener los que nacen con menos peso del habitual.

Eso quiere decir que la mayoría tienen que quedarse ingresados en la unidad de neonatos. La razón es que los bebés tan grandes suelen tener los niveles de glucosa en sangre muy inestables, al bajarles más de lo habitual cuando no comen, y esto es necesario controlarlo. Además, tienden a ser bebés más bien tranquilos a los que les cuesta despertar incluso para comer.

En Bebés y más | Macrosomía: las causas y riesgos de nacer demasiado grande

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir