Publicidad

Una madre logra hacer piel con piel a la vez con sus trillizos prematuros y con oxigenoterapia en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona

Una madre logra hacer piel con piel a la vez con sus trillizos prematuros y con oxigenoterapia en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona
Sin comentarios

Nacer antes de tiempo puede ocasionar varios problemas de salud en los bebés, como la pérdida de calor corporal, tener más dificultades para alimentarse o sufrir infecciones con más frecuencia.

Y para ayudar a superarlas, hay una medicina natural maravillosa: el contacto piel con piel con mamá. Sus beneficios son incontables para los bebés prematuros: mejora su neurodesarrollo, la frecuencia cardíaca y la respiración. El olor, la voz de la madre y su latido recrean las sensaciones que el bebé recibe dentro del útero y le tranquiliza. Esto se traduce en que los bebés duermen más, se alimentan mejor, digieren mejor y mejoran su desarrollo neurológico.

De ahí que la mayoría de las maternidades procuren facilitar el método canguro entre la madre y el recién nacido, incluso en las UCIN o con los niños muy medicalizados. Así lo hacen en el Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona, donde han logrado que los trillizos prematuros Roc, Aleix y Arai, puedan disfrutar del contacto piel con piel a la vez con su mamá, mientras siguen con oxigenoterapia para mejorar su neurodesarrollo

El método canguro, imprescindible para los prematuros

Según datos de la Sociedad Española de Neonatología (SENeo), en España nacen cada año unos 29.000 niños prematuros, es decir, antes de la semana 37. Representan el 75% de los ingresos hospitalarios en neonatos. Y Roc, Aleix y Arai, son tres de ellos.

Los hermanos nacieron el pasado 20 de marzo en el Hospital Universitario Vall d'Hebron a las 28 semanas de gestación, cuando su madre rompió aguas, unos 60 días antes de lo que se considera un embarazo a término. Al ser trillizos, tanto los padres como el equipo médico ya contaban con que el parto se adelantaría, pero no tantos días, tal y como explica el Dr. Fèlix Castillo, jefe de Neonatología del centro hospitalario:

"En un embarazo de trillizos, el volumen se triplica y esto provoca que la gestación no llegue a las 40 semanas, el parto se calcula para las 34 semanas".

El primero en nacer fue Roc, con 1,280 kilos; el segundo, Aleix, con 1,180 kilos, y el último, Arai, que pesó 1,200 kilos. Al ser prematuros y tener un peso por debajo de los 2,5 kilos, para los tres estaba indicado el método canguro, que recrea las sensaciones que el bebé percibe cuando está dentro del útero y que, según explican en el Servicio de Neonatología de Vall d’Hebron, promueven siempre que sea posible.

El reto estaba en que la madre pudiera realizar el método canguro con sus tres hijos simultáneamente, que además requieren oxigenoterapia de alto flujo y están conectados a una máquina. Pero, tal y como explica el Dr. Castillo el equipo de enfermería se las ingenió para lograrlo: colocaron una bombona de oxígeno extra para asegurar la aportación de oxígeno y que no hicieran hipoxia ni apneas, y así consiguieron que los tres niños prematuros se beneficiaran del contacto íntimo piel con piel con la madre.

El método canguro una práctica básica de los cuidados dentro del Servicio de Neonatología de Vall d’Hebron, que trabaja para dar altas precoces y avanza para culminar el proyecto “Contigo, como en casa”, que quiere situar a las familias en el centro de los cuidados de los neonatos.

El objetivo de esta iniciativa es poner a disposición de las familias habitaciones individuales para que puedan familiarizarse con la convivencia y necesidades de los niños. Este nuevo espacio, que ya ha empezado a construirse, permitirá seguir investigando sobre los beneficios aportados por la participación activa de las familias en los cuidados. Y es que este contacto también implica al padre desde el primer minuto, ya que tiene beneficios para los bebés en ambos casos. Eso significa que cualquier iniciativa para fomentarlo es bienvenida.

“A simple vista, madre y niños se tranquilizan, pero a través de los monitores, vemos cómo el bebé mejora la saturación, disminuye el estrés, el ritmo cardíaco y su situación clínica se estabiliza”.

Vía y foto | Hospital Universitario Vall d'Hebron

En Bebés y Más | Habitaciones familiares en la UCI neonatal del Hospital 12 de Octubre: iniciativa pionera en España, 'Cero separación ¡Juntos por un mejor cuidado!': campaña para no separar al bebé en la UCIN de sus padres, durante el Covid-19

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio