Publicidad

Manchas, granitos y marcas de nacimiento más frecuentes en la piel de los recién nacidos
Recién nacido

Manchas, granitos y marcas de nacimiento más frecuentes en la piel de los recién nacidos

Publicidad

Publicidad

Es frecuente que los bebés presenten manchas, granitos o marcas de nacimiento al nacer. Es algo que preocupa mucho a los padres y suele ser de los primeros motivos de consulta al pediatra. La mayoría de estas marcas o erupciones desaparecerán rápidamente sin ningún tipo de tratamiento, pero algunas pueden durar más tiempo o ser permanentes.

A continuación, te contamos cuáles son las manchas, granitos y marcas de nacimiento más frecuentes en la piel de los recién nacidos.

Beso del ángel o “picotazo de cigüeña”

piel-bebe

Una de las marcas más habituales en recién nacidos, sobre todo en los que tienen piel clara, son unas manchas de un color rosado intenso, generalmente localizadas en el puente de la nariz, la parte baja de la frente, los párpados superiores, la base de la cabeza y el cuello.

Responden a zonas en las que los vasos sanguíneos quedan más cerca de la piel, más superficiales, y por eso dan color. Se les llama también manchas salmón y, de un modo más científico, nevo simple.

Es una mancha benigna que no requiere tratamiento y que suele ir desapareciendo a medida que pasan las semanas y los meses. Hacia los 18 meses han desaparecido en su mayoría, aunque en algunos casos permanecen incluso hasta en la edad adulta.

Manchas mongólicas

manchas-piel

Son zonas extensas y lisas de la piel muy pigmentadas, que parecen azules o verdes (como los moratones) y suelen aparecer en las nalgas o en la espalda. Son muy comunes, sobre todo en los bebés de piel morena. Son benignas y no revisten ninguna importancia ni necesitan tratamiento.

La manchas desaparecen con el tiempo y el tiempo es variable. Unas veces desaparece antes y otras veces tarda más en irse. En la mayoría de ocasiones la mancha ha desaparecido cuando llegan a la edad escolar.

Melanosis pustulosa

Son pequeñas ampollitas que se secan rápidamente y se pelan, dejando manchitas oscuras muy parecidas a las pecas. Algunos bebés solamente presentan estas manchitas, lo que indica que tuvieron la erupción antes de nacer. Las manchitas desaparecen al cabo de varias semanas.

Acné miliar o “milia”

Es el llamado acné neonatal, también conocido como acné miliar o más popularmente como engordaderas o granitos de la leche son granitos blancos o amarillos que aparecen en la punta de la nariz o la barbilla, provocados por las secreciones de las glándulas sebáceas de la piel.

Se trata de acumulaciones de grasa que parecen tener volumen, pero son casi planas y suaves al tacto. Los granitos so son dolorosos, ni pican. No son contagiosos ni tampoco está relacionado con la alimentación de la madre, aunque se suele creer que aparecen por la leche materna.

Es posible que el bebé también presente estos granitos en la boca y en las encías a lo que se conoce con el nombre de perlas de Epstein.

Desaparecen al cabo de 2 o 3 semanas.Así como vinieron se van. No se recomienda aplicar ningún producto, ni refregar la piel del bebé ni mucho menos apretarlos pues podría quedarle marca. Basta con mantener la piel limpia para evitar que pudiera producirse una infección.

Miliaria o sudamina

La sudamina o miliaria es una reacción en la piel ante la producción de sudor, una erupción, que aparece en los bebés menores de un año. Consiste en una obstrucción de las glándulas del sudor que, al generarlo y no tener por dónde salir, provoca pequeños granos que pueden ser rojos o blancos.

El tratamiento pasa por hacer exactamente lo mismo que hacemos para prevenirla: evitar que pase calor y sude, evitar humedad, ropa liviana y de algodón, bañito refrescante, etc., y evitar el uso de talcos o cremas que puedan taponar aún más los poros.

Solo en caso de que la erupción sea importante y afecte al niño de algún modo (picor, molestia, intranquilidad) el pediatra podría recetar alguna crema con corticoides para aliviar la erupción más rápidamente.

Eritema tóxico

piel-bebe

Al eritema tóxico también se le conoce como urticaria del recién nacido, exantema toxoalérgico o "dermatitis por picadura de pulga", porque los granitos se parecen a los de la picadura de este insecto.

Se trata de una una enfermedad cutánea inflamatoria benigna que no necesita tratamiento y suele desaparecer por sí sola. La lesión cutánea es una pequeña pápula de 1 a 3 mm de diámetro, que evoluciona a una pústula con un halo prominente eritematoso. Las lesiones se presentan en número variable y pueden unirse en placas de varios centímetros.

Aparece entre el primero y el tercer día de vida (aunque pueden hacerlo más tardíamente incluso a las tres semanas de edad), y su duración se puede prolongar hasta la cuarta semana, aunque durante este periodo, pueden desaparecer y aparecer nuevamente.

No requiere tratamiento ni antibióticos, solo hidratar la piel del recién nacido como parte de su cuidado habitual.

Hemangioma o angioma

Son zonas rojas prominentes de textura rugosa. Durante la primera semana pueden ser de color blanco o pálido, pero más tarde se vuelven rojas.

Los hemangiomas son provocados por la dilatación de los vasos sanguíneos de las capas más superficiales de la piel, que han crecido más de lo normal y pueden formar una especie de ovillo.

Muchos bebés nacen con estas marcas de nacimiento, mientras que a veces se forman en los primeros meses de vida. Tienen una primera fase de rápido crecimiento en la que su volumen y tamaño aumentan rápidamente, seguida de otra de reposo, en la que el hemangioma cambia muy poco, y de una fase de involución en la cual comienza a desaparecer.

Requieren un control frecuente por parte del pediatra, del color y tamaño de la mancha por si pudiera cambiar de apariencia, pero la mayoría van reduciendo con el tiempo hasta desaparecer por completo.

Manchas tipo “vino de oporto”

Un tipo especial de angioma o hemangioma plano son manchas tipo "vino de oporto" por su particular color rojo oscuro o púrpura. Son áreas de la piel extensas y lisas de formas irregulares provocadas por un exceso de vasos sanguíneos bajo la piel. Estas manchas no desaparecen sin tratamiento. Pueden ser extirpadas por un cirujano plástico o un dermatólogo pediátrico cuando el niño sea mayor.

Si has identificado alguna de estas manchas o sarpullidos en la piel de tu bebé te sugerimos que le plantees al pediatra tus preguntas e inquietudes, pues será él quien determine el tratamiento adecuado en caso de corresponder.

Más información | Pediatric Advisor En Bebés y más | La delicada piel del bebé | Cuidar la piel de tu bebé es muy importante

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir