Compartir
Publicidad

La emotiva fotografía de una madre con fibrosis quística, a quien le habían dicho que no podría tener hijos

La emotiva fotografía de una madre con fibrosis quística, a quien le habían dicho que no podría tener hijos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las fotografías de bebés suelen ser muy especiales para la familia, pues no sólo es una forma de capturar la belleza y fragilidad del más pequeñito de la familia, sino que también son una celebración de la vida.

Para una madre, la fotografía de ella y su bebé recién nacido, acompañados por 65 rosas púrpuras, representa algo muy especial, pues logró cumplir su deseo de ser madre, a pesar de que le dijeron que no podría tener hijos por padecer fibrosis quística.

Mackenzie Bentley-Moult, la madre que aparece en la fotografía al lado de su bebé, padece un trastorno hereditario llamado fibrosis quística, que va dañando los pulmones y el sistema digestivo de forma progresiva con el paso del tiempo.

Debido a esta condición, cuando recibió el diagnóstico sus médicos le habían dicho que nunca podría tener hijos, pues su cuerpo sufriría y no sería capaz de ganar o mantener su peso durante el embarazo, y éste sería muy pesado para su corazón.

Sin embargo, y pese a todo pronóstico desalentador, Mackenzie logró concebir y tener un embarazo saludable de principio a fin, sin presentar ninguna complicación. Es por ello, que decidió realizar una sesión de fotos muy especial, en la que celebraría la vida de su hijo ,a quien considera un milagro.

Para ello, contactó a la fotógrafa Tara Ruby, con quien hablamos y amablemente nos dio autorización para publicar la preciosa fotografía que tomó de Mackenzie y su bebé. Juntas, pensaron en una forma de incluir dentro de la fotografía la fibrosis quística que Mackenzie padece, y para ello, eligieron utilizar 65 rosas púrpura.

¿Y por qué 65 rosas en color púrpura? Para empezar, porque ese es el color con el que identifican a la fibrosis quística. Y las 65 rosas, provienen de una historia que data de 1965, en la que un niño de cuatro años al escuchar el nombre de la enfermedad en inglés (cystic fibrosis) entendió "sixty-five roses" (65 rosas), y con el paso de los años, se volvió otra forma de enseñar a los niños el nombre de la enfermedad.

Por esa razón, aparecen un total de 65 rosas en la fotografía: 64 alrededor de Mackenzie y una en la mano de su bebé, que está envuelto en una mantita de color púrpura, y descansando sobre el hombro de su madre.

Tara, la fotógrafa, espera que esta fotografía inspire a otras madres que por alguna razón les dijeron que sería complicado tener hijos, para no perder la esperanza. "Creo que es un historia que otras madres necesitan escuchar", concluye.

Foto | Tara Ruby (reproducida con autorización)
Vía | Parents

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio