Compartir
Publicidad

El contacto piel con piel con el bebé es beneficioso incluso pasados los diez años

El contacto piel con piel con el bebé es beneficioso incluso pasados los diez años
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No cabe duda que el Método Canguro ha supuesto una revolución en el cuidado de los bebés prematuros. Algo tan sencillo como colocar al bebé en el pecho de la madre en contacto con su piel ha resultado ser un eficaz tratamiento para que los bebés nacidos antes de lo previsto logren salir adelante más fácilmente.

El poder del calor de una madre no tiene semejanza con ningún aparato. Al comparar bebés que habían permanecido en una incubadora con otros que habían recibido los cuidados canguro y analizar sus efectos a largo plazo, un estudio ha comprobado que el contacto piel con piel con el bebé es beneficioso incluso pasados los diez años.

Según la investigación realizada por científicos de la Universidad de Bar-Ilan (Israel) y publicada en la revista Biological Psychiatry, el calor de la piel de la madre (o del padre) en el período neonatal mejora las habilidades cognitivas y ejecutivas de los bebés.

Para llegar a esa conclusión, se le pidió a 73 madres de bebés prematuros que practicaran el Método Canguro una hora al día durante 14 días consecutivos. Por otra parte, se evaluó también a 73 niños que había recibido el cuidado de una incubadora estándar, y se les realizó a ambos grupos un seguimiento durante los primeros diez años de vida.

En primer lugar, observaron que las madres que habían practicado el método canguro eran más sensibles a las necesidades de sus bebés durante el primer semestre de vida, lo cual confirma que además mejora el vínculo afectivo madre-hijo.

También observaron repetidamente unas mejores habilidades cognitivas y ejecutivas en las pruebas que realizaron a estos niños entre los seis meses y los diez años, comparándolos con el otro grupo.

En concreto observaron que eran más organizados, tenían una mejor respuesta neuroendocrina ante el estrés, su sistema nervioso autónomo era más maduro y tenían un mejor control cognitivo.

Un prueba científica más de que el contacto piel con piel con el bebé es beneficioso para su desarrollo físico y psicológico, incluso durante varios años. Por tanto, ya sea que haya nacido antes de tiempo o no, le des pecho o biberón el método canguro es una práctica absolutamente recomendable.

Vía | Abc Foto | Anthony J en Flickr CC Más información | Biological Psychiatry Cómo practicar el método canguro o piel con piel (vídeo), Un nuevo estudio confirma que el contacto piel con piel mejora las tasas de lactancia materna

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos