Publicidad

Un nuevo estudio confirma que el contacto piel con piel mejora las tasas de lactancia materna

Un nuevo estudio confirma que el contacto piel con piel mejora las tasas de lactancia materna
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Los beneficios del contacto de la madre y el bebé piel con piel son numerosos, inmediatos y a largo plazo, y entre ellos está el hecho de que se favorece la lactancia materna. Un nuevo estudio presentado hoy confirma que el contacto piel con piel mejora las tasas de lactancia materna exclusiva.

Según un documento que se ha presentado en la conferencia nacional de la Academia Americana de Pediatría (AAP), es en la sala de partos donde hay que facilitar que el recién nacido se ponga en el pecho de la madre a través del contacto piel con piel, en una práctica preciosa y beneficiosa.

Hace unos días os recomendábamos el contacto piel con piel dierais pecho o biberón, pero es que en relación a la lactancia materna es sabido que esos primeros momentos de vida del bebé son muy importantes. Cuando el contacto se combina con la intención de la madre de amamantar, las posibilidades de una lactancia exclusiva exitosa se amplían significativamente.

Los investigadores revisaron 150 registros médicos electrónicos de nacimientos únicos a término o prematuros en un hospital de Nueva York. Buscaron información sobre si la madre y el niño tuvieron contacto piel con piel en la sala de parto, así como la edad materna, la intención de amamantar, la edad gestacional, el tipo de parto...

También tuvieron en cuenta que el número de tomas de fórmula, el peso al nacer, el peso al obtener el alta y la duración de la estancia hospitalaria. El 53% de los niños tuvo contacto de piel con piel con sus madres en la sala de partos.

Resulta llamativo que el 72% de las madres querían amamantar exclusivamente, aunque solo el 28% lo hizo finalmente. De todas formas, los autores señalan que el factor estadísticamente significativo es la intención de la madre de amamantar.

Y es que, no siempre que se quiere se puede, pero si lo tenemos claro desde el principio y recibimos el apoyo suficiente, es posible. Si a esto se suma el contacto piel con piel temprano con el recién nacido, las posibilidades de amamantar exclusivamente al bebé aumentan. ¿Hacen falta más razones para practicar este contacto único?

Vía | Europa Press Foto | Anthony J en Flickr-CC En Bebes y más | Beneficios del contacto precoz madre-bebé, Diez pasos hacia una feliz lactancia materna, Guía para padres en vídeo: el contacto precoz

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir