Prolapso del suelo pélvico o prolapso genital: qué es y síntomas

Prolapso del suelo pélvico o prolapso genital: qué es y síntomas
Sin comentarios

Se conoce como prolapso genital o prolapso del suelo pélvico y aunque no es una patología muy frecuente, en ocasiones afecta a las mujeres que han tenido un parto vaginal (especialmente si ha habido varios partos y los fetos son de gran tamaño), las que han tenido alguna cirugía vaginal o sufren obesidad, estreñimiento crónico, factores genéticos o una edad avanzada que provocan debilidad de los tejidos.

Prolapso es una palabra que proviene del latín cuyo significado es "desplazarse de su sitio", y referido a los órganos es el desplazamiento de los órganos del sitio que deberían ocupar.

El prolapso genital es el descenso de los órganos pélvicos debido al fallo en las estructuras de soporte del suelo pélvico. La vejiga o el recto caen sobre la pared vaginal y el útero desciende, ocupando la vagina e incluso asomando el cuello uterino por la vulva en los casos más graves.

Síntomas de prolapso genital

Aproximadamente un 11% de las mujeres serán intervenidas para solucionar el prolapso del suelo pélvico a lo largo de su vida. El debilitamiento de los músculos pélvicos y tejidos conectivos producido por la edad es la principal causa, y los síntomas, los siguientes:

  • Abultamiento en la vagina: ver o sentir un bulto saliendo de la vagina.
  • Presión pélvica durante la actividad física o sexual.
  • Incomodidad y/o dolor crónico en la zona de la pelvis.
  • Presión pélvica que empeora al estar de pie o al toser, o con el paso del día.
  • Incontinencia urinaria o problemas para la defecación.
  • Problemas al ponerse tampones

El prolapso del suelo pélvico no solo produce una sensación de bulto y de peso en la zona, sino que también puede conllevar incontinencia urinaria, disfunción sexual, dolor crónico, problemas en la defecación...

Por eso es importante, en la medida de lo posible, prevenir el debilitamiento del suelo pélvico. Lo cual es especialmente importante durante el embarazo, ya que se produce una distensión y debilitamiento de los músculos de la zona pélvica. Por ello, se recomienda realizar los ejercicios de Kegel en esta etapa y también en el postparto continuar con ellos.

prolapso

Tipos de prolapso de los órganos pélvicos

Existen diferentes tipos de prolapso de órganos pélvicos:

  • Cistocele o "vejiga caída": es el tipo de prolapso más frecuente, que se produce cuando la vejiga cae dentro de la vagina.
  • Prolapso vaginal: en el caso de mujeres a las que se les ha realizado una histerectomía (ya no tienen útero), se produce cuando la parte superior de la vagina empuja hacia abajo y cae sobre la parte baja.
  • Rectocele: se produce cuando el recto cae dentro de la vagina.
  • Prolapso uterino: se presenta cuando las estructuras de apoyo que sostienen el útero están comprometidas y el útero cae dentro de la vagina.
  • Enterocele: se suele producir junto a otro tipo de prolapso y sucede cuando el intestino delgado empuja la parte posterior de la vagina hacia la apertura.

El tratamiento de los diferentes tipos de prolapso depende de cada mujer, del grado de gravedad y cómo le afecta esta patología. En los casos leves, se puede recomendar un cambio de hábitos, la práctica de ejercicios, la utilización de dispositivos que ayuden a tonificar la zona, pero en los casos más graves se ha de recurrir a una intervención quirúrgica.

Cómo prevenir el prolapso del suelo pélvico

Pero para prevenir que se produzca el prolapso del suelo pélvico, es decir, evitar que se debiliten los músculos, ligamentos y otras estructuras que sostienen los órganos de la pelvis, lo mejor es realizar ejercicios antes del parto y una rehabilitación del suelo pélvico después del parto, así como llevar un estilo de vida saludable, estar en forma y mantener a raya la obesidad.

Es una zona bastante olvidada para muchas mujeres que en ocasiones no saben siquiera dónde localizarlo, pero es fundamental ejercitarlo durante el embarazo para afrontar mejor el parto. Como cualquier músculo, al estar fortalecido sufrirá menos lesiones. Técnicas como los ejercicios de Kegel o las bolas chinas ayudan a preparar la zona para tener un mejor parto y una mejor recuperación postparto.

En Bebés y más | Los deportes de alto impacto pueden debilitar nuestro suelo pélvico: ¿qué ejercicios son los más recomendables para fortalecerlo?

Temas
Inicio