Compartir
Publicidad

Para qué sirven las toallas calientes en los partos de película

Para qué sirven las toallas calientes en los partos de película
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si preguntamos qué necesitaríamos para atender un parto repentino, hasta al más neófito en esto de nacimientos y bebés contestará sin dudarlo que toallas calientes. El cine tiene gran parte de culpa.

Esta escena os sonará muy cinematográfica: la mujer embarazada, inesperadamente, siente contracciones y que el bebé está naciendo (¿por que nunca será tan rápido en realidad?). ¡El bebé ya está aquí! Nervios, carreras de aquí para allá, gritan si hay algún médico en la sala... no da tiempo a ir al hospital.

Una llamada a Emergencias entonces aconseja que preparen agua caliente y toallas o sábanas limpias. Cuando no, es la sabiduría popular de los presentes en la escena, que gritan "¡Necesitamos toallas calientes!", tijeras (¡buuffff...!), una cordonera...

Pero de entre todos los elementos improvisados ante este parto repentino, lo de las toallas calientes siempre me había llamado la atención. Evidentemente, no eran para hacer una limpieza de cutis a la madre o al bebé, pero exactamente, ¿de dónde viene el impulso a pedir toallas calientes para atender un parto?

¿Se trata de un recurso inútil inventado para dar emoción a la escena? Porque después pocas veces nos muestran en pantalla el parto, así que no sabemos muy bien para qué se usan todos los objetos recopilados para la atención improvisada.

La Organización Mundial de la Salud aconseja que para atender un parto domiciliario se necesitan ropa y toallas calientes para arropar al recién nacido y mantenerlo caliente.

Lo cierto es que revisando fotos de partos, aunque de los míos no recuerdo que hubiera toalla que los envolviera, en muchos se recibe al bebé con una toalla, creo que aparte de para lo comentado, para que no resbale y limpiarlo un poco.

En cualquier caso, el bebé al pasar del entorno uterino al exterior sufre cambios trascendentales y esas ropas y toallas calientes le ayudan a que el tránsito sea menos brusco y a controlar su temperatura corporal. Claro, que estar piel con piel con la mamá va a ser lo mejor...

De modo que la solicitud de toallas calientes para el parto "de película" que tantas veces hemos visto no es un tópico cinematográfico inventado sino que, efectivamente tiene una base, y ayudará q que los fotogénicos bebés de cine también estén calentitos.

Foto | Nina Matthews Photography en Flickr-CC En Bebés y más | La importancia de la no separación madre-bebé, La primera respiración del bebé, Beneficios del contacto precoz madre-bebé, Buenas prácticas en la primera hora de vida

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos