Compartir
Publicidad
Publicidad

La mujer no siempre pare donde quiere

La mujer no siempre pare donde quiere
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mucho nos hemos planteado en estas páginas acerca del lugar idóneo para parir, si casa u hospital, dónde elegirían dar a luz madres y bebés, acompañados por quién... La Organización Mundial de la Salud señala que el mejor lugar para dar a luz es aquel en el que la mujer se sienta segura y se den las condiciones necesarias para un parto convenientemente atendido.

Estas condiciones se pueden dar en tipos de parto muy diversos, bien en casa, en hospital, en casas de parto... Sin embargo, pocas veces reparamos en que existen muchas mujeres a las que no se las deja parir donde quieren, en un lugar en el que se sienten seguras y están atendidas, a pesar de que tienen esa posibilidad.

No hablamos de casos generalizados en nuestro entorno, pero sí en algunas culturas y países esta situación no es infrecuente.

Cuando no dejan ir a la mujer al hospital

Determinadas sociedades en las que el hombre decide sobre su mujer y ésta no tiene elección, ha de someterse a los deseos de sus maridos y de sus familiares y este entorno impide que ella sea vista por otras personas, aunque sean médicos.

Los sectores más radicales o tradicionalistas de ciertas culturas que no otorgan a la mujer ninguna consideración son claros ejemplo. Las mujeres allí son víctimas también de esta injusticia y marginación en el parto.

Estas mujeres muchas veces paren en casa, aisladas y "abandonadas", con suerte atendidas por madres o abuelas que han pasado por la misma situación y no tienen los conocimientos necesarios. Y ello a pesar de que sí existen médicos, matronas y hospitales disponibles para atender partos.

Cuando no hay hospital

Además, existen comunidades que no disponen de un hospital cercano ni medios de traslado. Para las mujeres que van a dar a luz en estos lugares, tampoco existen posibilidades de elección, y el hogar se convierte en el lugar tradicional para parir.

En estos casos, cuando no hay presión para que la mujer esté sola o no sea vista desnuda por otras personas, suelen acompañar las personas que en cada soiedad tradicionalmente han ejercido la labor de matronas, aunque frecuentemente no estén bien preparadas para ello.

La definición de "matrona" o "comadrona" de los diferentes organismos internacionales es la de una persona competente en obstetricia, entrenada especialmente para el cuidado del parto normal. Sin embargo, existen amplias diferencias entre países con respecto a la formación y las tareas de las matronas.

Esto no significa que la persona que acompañe en el parto deba tener la titulación oficial correspondiente, pues eso sería prácticamente imposible en los lugares de los que estamos hablando, pero sí que esté capacitada para actuar en caso de complicaciones y tenga ciertos conocimientos y formación en obstetricia y temas relacionados, como pediatría, planificación familiar, epidemiología...

Muchas recomendaciones señalan a las matronas como las profesionales idóneas para el cuidado obstétrico en poblaciones pequeñas, pueblos y en los hogares, incluso en los hospitales. Sin embargo, incluso en muchos países desarrollados y en vías de desarrollo, las matronas no existen.

Muertes por no parir donde se querría

En definitiva, son mujeres que no son atendidas en un momento crucial de sus vidas, así como no lo son sus bebés, condiciones que incrementan los riesgos y que aumentan la mortalidad relacionada con el parto a unas cifras demasiado elevadas.

La realidad del parto y embarazo en otros países muy diferente a la nuestra, y muy cruda, y sobre esos datos siguen luchando los organismos de salud internacionales, para velar por la seguridad de madres y bebés y que todos los partos se lleven a cabo en las mejores condiciones posibles.

No puedo evitar sentirme dolida por esos partos desatendidos cuando en los países pobres no hay profesionales médicos ni atención adecuada para mujeres y bebés durante el parto, pero lo que me indigna especialmente son los casos de mujeres "encarceladas" y sometidas a la incomunicación y al abandono de ellas y de sus bebés durante y después de sus partos.

Para todas estas mujeres que no pueden parir donde desearían, también deberían tenerse en cuenta los criterios para atender un parto en casa, y en ningún caso descuidar las condiciones de salubridad o las atenciones pre y postnatales, algo que también se hace difícil en ocasiones.

Más información | OMS: Cuidados en el parto normal: una guía práctica Foto | Big D2112 en Flickr En Bebés y más | El parto en Holanda, ¿Cómo elegiría nacer un bebé? La atención al parto en Europa, Un nuevo estudio reabre el debate sobre la seguridad de los partos en casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos