Compartir
Publicidad

Guía del Plan de Parto (monitorización)

Guía del Plan de Parto (monitorización)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Existen dos formas de realizar la monitorización de los latidos cardiacos del feto. Podemos incluir en nuestro Plan de Parto que tipo de monitorización preferimos. Una es externa, cuando se ponen dos captores sobre la barriga sujetos por dos correas. También se usa la monitorización interna, que da datos más exactos, pero supone una agresión al bebé ya que se clava un sensor en su cuero cabelludo.

Hasta hace muy poco era una práctica generalizada el realizar la monitorización cardiaca fetal de modo continuo. El argumento en que se apoyaba la obligatoriedad de esta práctica era la suposición de que era el modo más seguro de velar por el bienestar fetal.

Sin embargo estudios actuales señalan que no hay ventajas reales en esto, y que, siempre que no se encuentren signos evidentes de problemas en el feto, este tipo de monitorización, que impide la libertad de movimientos y puede acrecentar la preocupación de la madres, es contraproducente y puede influir negativamente en le proceso natural del parto. A pesar de ello la monitorización fetal continua sigue siendo común en muchas maternidades. Tiene indiscutibles ventajas en los partos de riesgo pero en los normales mantiene a la mujer inmóvil en la cama durante todo el proceso y se registran un número suficiente de falsos positivos como para desaconsejarla. No es raro que se registre una menor frecuencia cardiaca si la mujer permanece mucho rato acostada boca arriba. Y no hay evidencias científicas que señalen que hacerla de modo intermitente tiene relfejo en la seguridad del parto.

La auscultación intermitente ha demostrado buenos resulados en partos de bajo riesgo. Puede usarse un aparato dopler o una trompetilla pero es necesario que el Hospital disponga de una matrona por parturienta, lo que sin duda es la cifra ideal y se consigue en otros paises como Inglaterra..

Se puede realizar una monitorización fetal intermitente, dejando periódos de libertad de movimientos a la mujer entre una y otra monitorización. Se suele hacer cada 20 o 30 minutos.

Teniendo siempre en cuenta que puede ser necesario realizar estudios como la medición del ph sanguineo del bebé cuando se teme sufrimiento fetal, puedes incluir en tu Plan de Parto tu deseo de no ser sometida a monitorización interna o continua por costumbre.

En Bebés y más | Guía del Plan de Parto (algunos detalles que incluir), Guía del Plan de Parto (Dilatación), Guía del Plan de Parto (Derechos de la embarazada), Guía para hacer tu propio Plan de Parto (primera parte)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos