Compartir
Publicidad

Maca andina o aceite de onagra para aumentar la fertilidad: lo "natural" no siempre significa seguro

Maca andina o aceite de onagra para aumentar la fertilidad: lo "natural" no siempre significa seguro
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esperar un embarazo que no llega. Es una de las situaciones más difíciles para una mujer. Cuando se vive ese momento, entre el pensar "total, no pierdo nada" y los comentarios de "a fulanita le funcionó..." podemos caer en la tentación de recurrir a ciertos productos que se supone que aumentan la fertilidad.

Productos como la maca andina, el aceite de onagra o el inositol prometen ser la clave para conseguir el deseado positivo. Sin embargo, en este tema no hay recetas mágicas. Los expertos advierten de que no hay evidencias de que su uso aumente la fertilidad de las mujeres; al contrario, su consumo puede tener efectos adversos.

Los nuevos productos milagro

Basta con hacer una búsqueda rápida en internet para encontrar miles de páginas llenas de productos naturales para aumentar la fertilidad. Últimamente los que están "más de moda" son: la Maca andina, el aceite de onagra y el inotisol.

Según el Dr. David Rodríguez, especialista en Ginecología de mediQuo:

“No hay remedios caseros que funcionen realmente. Pese a la cultura popular, la efectividad de productos como la maca, el aceite de onagra o el inositol, son algunos de los mitos habituales que deben desterrarse, ya que no hay estudios científicos que lo demuestren”. Tomar ácido fólico tampoco ayuda a mejorar la fertilidad, pero sí es sumamente importante para la formación correcta del feto”, concluye.

Hemos consultado también con la doctora Martina Trabalón Pastor, ginecóloga del IVI de Murcia, que nos aclara si el consumo de estos productos aumenta las posibilidades de un embarazo.

La Maca Andina

Es una planta parecida a un rábano que se cultiva en la zona andina de Perú y Bolivia valorada por sus propiedades nutritivas y porque sus raíces, supuestamente aumentan la fertilidad y mejoran la líbido.

En un estudio reciente llevado a cabo por la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Vall d’Hebron en pacientes con mala calidad seminal, se concluyó que tras tres meses de tomar este compuesto mejoraba la motilidad espermática. Según explica la doctora Trabalón:

"Este estudio es pequeño y no tenía un grupo de control, por lo que sus resultados, aunque positivos, necesitan estudios adicionales. Pese a que se habla de muchos y diferentes efectos beneficiosos que relacionan la Maca Andina con la fertilidad tanto en hombres como en mujeres, hay que resaltar que la mayoría están basados más en conocimientos tradicionales que en estudios concretos con seres humanos que los avalen".

Aceite de onagra

El aceite de onagra es el extracto concentrado obtenido de las plantas: Oenothera biennis y Oenothera lamarkiana. Se le atribuyen propiedades como el mantenimiento de la presión arterial dentro de valores normales, el control del colesterol LDL, la mejora de la salud mental, el mantenimiento de la estructura, elasticidad y funcionalidad de la piel y propiedades antiinflamatorias, entre otras.

Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) declara no haber encontrado relación causa-efecto entre el consumo de aceite de onagra y la mayor parte de las propiedades que se le atribuyen.

Inositol

Es una vitamina que forma parte de las membranas de los tejidos animales. Según nos cuenta la experta consultada por Bebés y más,

"Los estudios han demostrado que la presencia de altas concentraciones de inositol en el fluido folicular humano contribuye a una correcta maduración folicular y además es un marcador indicativo de la buena calidad de los ovocitos. En general, sabemos que los suplementos dietéticos con antioxidantes pueden ayudar a superar los trastornos debidos al estrés oxidativo que están asociados a la infertilidad femenina y masculina."

Aunque en este caso, sí haya estudios que avalen la eficacia de estos suplementos alimenticios, eso no quiere decir que sean beneficiosos en todos los casos. Debe ser el especialista en reproducción quien valore si debemos o no tomar un suplemento alimenticio teniendo en cuenta factores como intolerancias alimenticias o si se está tomando algún tipo de medicación, ya que los problemas de infertilidad normalmente son multifactoriales.

¿Pueden ser contraproducentes?

Los suplementos alimenticios que podemos encontrar en herboristerías, farmacias e incluso supermercados incluyen vitaminas, minerales, hierbas, aminoácidos o enzimas. Su consumo sin supervisión médica puede traer consecuencias negativas porque:

  • Algunos productos naturales están poco regulados y no contienen listado en el prospecto de todos sus componentes (no sabemos realmente lo que estamos tomando).
  • Pueden llegar a usarse como sustituto de la variedad de alimentos que constituyen una dieta sana.
  • Ciertos suplementos alimenticios pueden aumentar o disminuir la absorción, metabolización o excreción de un medicamento y, por tanto, alterar su efecto.

Es muy importante que nuestro médico esté siempre informado de todos los productos que consumimos habitualmente, por más inofensivo que parezcan.

Lo que sí ayuda a la fertilidad

Los factores que afectan a la fertilidad de una mujer son muchos. Hay algunos como la edad o la herencia genética en los que no podemos influir, otros son desconocidos y otros dependen de nuestros hábitos y estilo de vida y ahí si podemos intervenir. Para favorecer quedarnos embarazadas podemos:

  • Realizar actividad física moderada de forma continua.
  • Evitar el tabaco y el alcohol, que generan estrés oxidativo mediante la producción de radicales libres y envejecimiento celular.
  • Poner atención en la dieta: Aunque no está demostrado científicamente que haya que seguir una dieta específica para la fertilidad, sí podemos afirmar que para favorecer la probabilidad de embarazo lo mejor es mantener un estilo de vida saludable con una dieta equilibrada, rica en nutrientes y baja en grasas saturadas. La dieta debería contener:

    • Antioxidantes y Vitamina C, presente en frutas como la naranja, el limón, el kiwi, y verduras como el brócoli, la coliflor, espinacas, pimientos o tomates.
    • Omega 3, componente de mariscos, salmón, sardinas, atún, nueces y aguacate, entre otros.
    • Hierro, presente principalmente en las proteínas animales y las legumbres.
    • Calcio y Vitamina D, típicos de los lácteos, los frutos secos como las almendras y las nueces…
    • Ácido fólico: No ayuda específicamente a lograr el embarazo, pero su consumo es fundamental para aquellas mujeres que lo estén buscando. Un aporte adecuado de este componente durante la gestación hace que el bebé tenga menos probabilidades de tener malformaciones del sistema nervioso central como espina bífida. Está presente en verduras de hoja verde, los cereales integrales, las legumbres, el plátano, los huevos o el requesón.
    • Zinc, elemento que juega un papel esencial en la movilidad del espermatozoide para su llegada al óvulo y muy común en alimentos como el salmón, las semillas de calabaza, el chocolate negro, el germen de trigo, los garbanzos o el jengibre.
    • Selenio, presente en huevos, carnes, pescados y frutos secos.

Como hemos visto, del mismo modo que, al hablar de alimentación, no existen "productos milagro" que nos vayan a hacer bajar de peso rápidamente y sin esfuerzo, en el tema de la fertilidad tampoco los hay. De hecho, tomar uno o varios complejos alimenticios podría tener efectos negativos. ¿Maca andina, aceite de onagra, inositol? Ojo, porque natural no siempre significa seguro.

Más información | IVI
En Bebés y más La infertilidad, una enfermedad que afecta tanto física como psicológicamente, "Lo peor de la infertilidad es sentirte madre y no tener bebé", hablamos con Eva M. Deiros sobre el duro camino de la infertilidad

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio