Vacaciones para mamá: por qué deberías realizar un viaje sin tus hijos de vez en cuando
Nuestras experiencias

Vacaciones para mamá: por qué deberías realizar un viaje sin tus hijos de vez en cuando

HOY SE HABLA DE

Ser madre es uno de los trabajos más demandantes, tanto física como emocionalmente. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el cerebro de una madre no suele tener momentos de descanso, pues desde que despertamos hasta que volvemos a poner la cabeza en la almohada por las noches, solemos tener una lista interminable de pendientes.

Por ello hacemos particular énfasis en la importancia de que las madres tengan un tiempo a solas para ellas, en el que además de tomar un respiro de la carga y responsabilidades de la vida maternal, se den la oportunidad de reencontrarse consigo mismas y atender sus propias necesidades individuales.

Pero además de recomendar el darnos por lo menos pequeños momentos a solas, hay otra cosa de la que hoy me gustaría hablar: las vacaciones sin hijos. Te comparto por qué deberías tomarte unas "vacaciones de mamá" y realizar ocasionalmente un viaje a solas.

Las mamás también necesitan vacaciones

Hace ya algún tiempo abordé este tema por primera vez, y en aquel entonces explicaba que este concepto de tomarnos unas vacaciones sin nuestros hijos podía considerarse egoísta. Sin embargo, cuando analizamos a fondo lo que esto representa, la realidad no suena tan "irresponsable".

La maternidad puede llegar a ser agotadora, y como en cualquier otro trabajo, es necesario tomarnos un descanso de vez en cuando. Si tomamos vacaciones de nuestro trabajo porque necesitamos y merecemos un descanso, ¿por qué no hacer lo mismo en nuestro trabajo como madres?

Organizarnos para hacer un pequeño viaje a solas o tomarnos unas vacaciones sin hijos no solo nos ayuda a desconectar de la rutina, sino a descansar de esa crianza 24/7 a la que estamos habituadas.

Y esto no quiere decir que seamos malas madres. Simplemente somos seres humanos, y como a cualquiera, nos viene bien unos días en los que podamos realmente descansar.

¿Por qué a solas?

Esto no se trata de decir que no queremos maternar o que no queremos estar con nuestros hijos. Pero la realidad es que tras convertirnos en madres, esos días de vacaciones ya no son lo que eran antes, y la palabra "descanso" brilla por su ausencia.

Porque a pesar de que disfrutemos mucho el viajar con nuestros hijos, ir a la playa o visitar algún pueblo cercano, no logramos obtener esa deseada desconexión que muchas veces buscamos al salir de la rutina.

Al viajar sin hijos, soltamos un poco todas esas responsabilidades y carga mental que siempre llevamos sobre nosotras, y podemos aprovechar ese tiempo para volver a reconectar con nosotras mismas. Algo así como un "reset" para renovar y recargar nuestra energía.

No necesita ser un gran viaje

Quizás con eso de "viajar sola" pensamos que es necesario tomar un avión o hacer un gran viaje a algún sitio lejano por varios días. Pero aunque sería fantástico escaparnos por una semana a alguna playa paradisiaca, las vacaciones de mamá no necesitan ser algo extraordinario. La idea, es que logremos tener esos días u horas de desconexión y tiempo a solas fuera de casa.

Una idea relativamente fácil de realizar, es hacer un viaje de fin se semana -sola o con amigas- a algún pueblo cercano en el que podamos tener un par de días de calma y tranquilidad.

Incluso si lo único que podemos hacer es viajar de ida y vuelta el mismo día en coche, el simple hecho de salir de nuestra comunidad nos ayuda a despejarnos y tener esas horas necesarias de desconexión y nuevos aires.

Por otro lado, si por alguna razón el viajar fuera de la ciudad no es una posibilidad, siempre podemos tomarnos unas vacaciones sin salir de nuestra zona. Alquilar una habitación en un hotel es otra fantástica idea para tener unas mini vacaciones a solas y algo que personalmente he hecho y recomiendo ampliamente - hay que admitir que hay algo mágico en saber que nos libraremos de ordenar y limpiar.

Lo más importante, independientemente del tamaño o distancia que tomemos para esas vacaciones, es que nos regalemos esas horas o días exclusivamente a solas. ¿Y lo mejor? Que al regresar de ellas estaremos descansadas y llenas de energía para abrazar y amar aún más a nuestros hijos.

Foto de portada | Anthony Tran en Pexels

Temas
Inicio